Archivado en Noticias, Socio Economico

CCOO ASEPEYO

El trabajo no lo es todo


Sólo la estabilidad es más importante que la conciliación, que preocupa al 95%.

La compatibilidad, principal preocupación de los trabajadores.



pdf
print
pmail

02-09-2008 - Aunque siempre estuvo en el diccionario, la palabra conciliar parece haber ganado todo su sentido hace tres años. Al menos para los trabajadores, que en estos escasos 36 meses han pasado de ignorar su existencia a situarla como su segunda prioridad a la hora de valorar un puesto trabajo. Así lo pone de manifiesto el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), donde el 95% de los encuestados otorgó a este aspecto mucha o bastante importancia. Sólo la seguridad y estabilidad en el empleo superó en el porcentaje de respuestas a la conciliación. Claro que conciliar la vida personal con la laboral ni tan siquiera figuraba en el propio cuestionario del CIS cuando se realizó la penúltima encuesta de valoración sobre los factores en el puesto de trabajo, en el 2005.

Probablemente porque las circunstancias para las parejas con hijos a su cargo se han complicado en exceso durante los últimos años, entre otras cuestiones porque España es uno de los países donde más horas se trabaja, aunque eso no repercuta en un aumento de la productividad, una de las más bajas de la UE. Esto obliga a los padres a dejar a sus hijos a cargo de terceros, ya sean familiares, personal del servicio doméstico o escuelas infantiles.

Los nuevos padres se niegan a traspasar su responsabilidad y exigen poder desempeñar su papel de progenitores de forma presencial, algo que creen no tiene que ser incompatible con el desarrollo de la carrera profesional.

Los cambios en la forma de ver la vida de los españoles, claramente diferente a las anteriores generaciones, también se observan en la valoración que reciben conceptos como que el empleo "no exija muchas horas de trabajo", que hace tres años era considerado como muy importante para el 16% de los encuestados y que tres años después ha crecido diez puntos. También evolucionó que el horario sea flexible o que el puesto esté cerca de su domicilio.

Otra prueba de que los españoles no están dispuestos a todo por consolidar su empleo o ascender en la empresa es la reducción de horas trabajadas a las semana, que ha pasado de 40,9 a 39,5 en sólo tres años. Y no es porque exista ninguna legislación que lo haya propiciado, como ha sucedido en Francia con la fallida ley de las 35 horas. En España la reducción se debería a la negativa de los trabajadores a prolongar su jornada más allá de lo estipulado.

Otro de los cambios sociales que se aprecian en el último trabajo del CIS tiene que ver con la igualdad de género. El 65% de los españoles considera que la familia ideal es aquella en la que ambos miembros trabajan con similar dedicación y "se reparten las tareas del hogar y el cuidado de los hijos", de haberlos, cuestión que ni siquiera se planteaba hace tres años a los entrevistados.

La evolución también se manifiesta a favor de que sea el miembro de la pareja con menos salario o más en precario el que trabaje menos horas para ocuparse del hogar y los niños. Eso esconde otra realidad: en la mayoría de los casos la mujer es la que tiene menos ingresos (en torno a un 20% menos que sus compañeros de su misma categoría), lo que explica que el 80% de los contratos a tiempo parcial corresponda a las mujeres.

CELESTE LÓPEZ / LUIS IZQUIERDO
La Vanguardia


Participa en nuestra encuesta:
¿ESTAS SATISFECHO CON TU SALARIO?


 Opina en nuestro blog

 

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]