Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Formacion

CCOO BANESTO
La responsabilidad no es exclusiva de los trabajadores

Asegurar los seguros


Nuevamente nos encontramos con una situación que se está haciendo ejemplar en la política de recursos humanos del banco, la de descargar toda la responsabilidad en los trabajadores, imponiendo unos criterios de imposible cumplimiento, sin apoyo especializado y sin ningún compromiso por parte del banco; salvo el de exigir el cumplimiento estricto de las obligaciones y la aplicación rigurosa de la política disciplinaria.


pdf
print
pmail

Desde el pasado 30 de Junio, la mayoría de los  incorporados al banco antes del 18 de Julio de 2006 estamos recibiendo correos para que efectuemos los cursos que la Ley de mediación de seguros y reaseguros obliga a realizar a los empleados de los operadores de banca-seguros, que es la denominación que actualmente reciben los bancos que realizan labor de mediadores de seguros poniendo su red de oficinas para la distribución de productos.

Los cursos de 60 horas que se están ofertando, son los que están previstos por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones para los empleados de cualquier tipo de mediadores de seguros que no desarrollen funciones técnicas.

Debemos obtener algunas conclusiones prácticas con objeto de que nuestra actividad laboral diaria no se vea ensombrecida por el peso de la ley, ya que se exigen responsabilidades a todos aquéllos que intervienen en los procesos de mediación de seguros, aunque no con el mismo nivel de exigencia.

  • Con este nivel de cursos nuestra responsabilidad en las oficinas se circunscribe a la formación recibida y se limita a las labores auxiliares de captación de clientes o tramitación administrativa.

  • No podemos asesorar, ni prestar asistencia en la gestión o formalización de los contratos en caso de siniestro; para ello debemos tener otro nivel de formación, de responsabilidad y de especialización según indica la ley.

  • El banco debe garantizar, a los trabajadores afectados, la cobertura de la responsabilidad civil a través de un seguro de responsabilidad civil que nos proteja en caso de conflicto.

  • La formación es voluntaria y debe ser compensada, si no es posible realizarla dentro del horario de trabajo. Con la escasez de plantillas actual no es viable su realización.

  • La ley obliga a un proceso de formación continua y cada tres años los trabajadores nos vamos a tener que someter de nuevo a un proceso formativo, por lo que entendemos es imprescindible su regulación a través de la negociación colectiva.

  • No debemos asumir la formalización de seguros si no están efectuados los cursos, la ley obliga a su realización y su incumplimiento puede acarrear sorpresas desagradables.

Vamos a instar al banco a que negocie un plan de formación que posibilite el cumplimiento de las exigencias derivadas de esta ley y que garantice la cobertura de nuestra R. Civil.

La improvisación, la urgencia y la imposición son malas consejeras, los trabajadores no nos merecemos esta política de descargar responsabilidades sobre nuestras espaldas para justificar el mal hacer de algunos.

Agosto de 2008