Archivado en Comunicados, Socio Economico

El sector de cajas rurales sigue sin definirse mientras el mercado aprieta


Mientras se realizaban toda clase de declaraciones contrarias a cualquier proceso de integraci√≥n mediante fusiones, se expon√≠a la necesidad de realizar, en conjunto, acciones estrat√©gicas, que pudieran solventar los problemas de tama√Īo y competir en mejores condiciones


pdf
print
pmail
Hace ahora dos veranos (julio de 2006), los medios de comunicaci√≥n especializados en temas financieros, publicaban informaciones del tipo: ¬ď12 Cajas rurales preparan un proyecto de integraci√≥n¬Ē (El Pa√≠s) o ¬ďuna docena de cajas rurales propone una fusi√≥n virtual¬Ē (La Gaceta de los Negocios).  Este proyecto, que sustitu√≠a al anterior y que pretend√≠a una ¬ďconsolidaci√≥n de balances¬Ē entre todas las Cajas del Grupo, se planteaba de nuevo como una soluci√≥n a los problemas end√©micos de las Cooperativas de Cr√©dito.

Mientras se realizaban toda clase de declaraciones contrarias a cualquier proceso de integraci√≥n mediante fusiones, se expon√≠a la necesidad de realizar, en conjunto, acciones estrat√©gicas, que pudieran solventar los problemas de tama√Īo y competir en  mejores condiciones, en un mercado cada vez m√°s dif√≠cil.

Sin embargo, estos dos a√Īos han vuelto a poner de manifiesto las dificultades, cuando no incapacidad,  que tiene el Grupo Caja Rural, para llevar a cabo proyectos en com√ļn (salvo el tema de NOVANCA, que se desarrolla mucho m√°s lentamente de lo previsto). Los eternos debates sobre la territorialidad, la imagen com√ļn corporativa, los problemas de RSI para dar servicio a Cajas de tama√Īos tan diferentes, los problemas financieros de RGA que no terminan de resolverse, siguen estancados, sin soluci√≥n y sin que nadie logre poner orden ni exista un liderazgo de Caja o grupo de Cajas capaz de dise√Īar y llevar a cabo un proyecto com√ļn cre√≠ble. La inestabilidad en algunas de las Cajas Rurales (entre ellas la primera del Grupo -RuralCaja-) no ayuda a mejorar esta situaci√≥n.

Porque, entretanto, el sector financiero cooperativo est√° sufriendo modificaciones de importancia. Aunque en los √ļltimos 5 a√Īos ha mantenido una cuota pr√°cticamente estable (en torno al 4,2 %), lo realmente cierto es que casi el 40% de esta cuota la poseen dos entidades (Cajamar y Caja Laboral). El caso de Cajamar, que ha pasado de ser el 13,5% del sector en 2001, al 20,9% en la actualidad, nos indica que su crecimiento en cifras se produce a costa del resto de las Cajas, dado que se mantiene estable la cuota total. Las conclusiones ser√≠an evidentes: 1¬™, el tama√Īo s√≠ que importa a la hora de competir y de crecer y 2¬™, el resto del conjunto de cajas rurales est√° perdiendo cuota de mercado.

Desde Comfia-CCOO creemos que hacen falta voluntad política y soluciones reales

En un marco generalizado de incertidumbre ¬Ņpor qu√© no llamarlo crisis? del conjunto del sector financiero, a COMFIA-CCOO, el sindicato mayoritario en la representaci√≥n de los trabajadores,  nos queda exigir que se antepongan los intereses colectivos, del futuro de las empresas y de los trabajadores, antes que los particulares, tanto de ejecutivos como de rectores.

El futuro del grupo pasa por un proyecto que tenga credibilidad, con o sin fusiones, con o sin alianzas estratégicas, pero con un mensaje nítido. No como hasta ahora, que se traslada a la masa social y a los trabajadores un mensaje y la práctica va en sentido opuesto.

Madrid, 29 de julio de 2008

Afíliate a CCOO