Cantidad vs Calidad

Archivado en Documentacion, Salud Laboral

Cantidad vs Calidad


Cuantas veces hemos dicho: 'las circunstancias nos pueden' o, 'no controlo el día a día'. 


pdf
print
pmail

Debido a la interminable cantidad de trabajo pendiente, y a la sensación de que existe poco tiempo para ejecutarlo, la actividad de cada vez más profesionales consiste en ir "apagando fuegos".

Numerosos trabajadores viven en un permanente estado de estrés que atenta contra su salud y productividad. Van perdiendo la salud, así como la capacidad de disfrutar y, en definitiva, de aportar valor añadido para la empresa en la que trabajan. 

Muchos líderes siguen creyendo, que introducir la prisa en su estrategia empresarial es bueno y se obtienen mejores resultados y en menos tiempo.  

Sin embargo, al perseguir frenéticamente la cantidad, marginando por completo la calidad, terminan perdiendo ambas. 

Entre otros efectos negativos, desencadena que las personas caigan en el automatismo y la inercia, que les impide reflexionar sobre lo que están haciendo. 

Entre otros síntomas, destaca la ansiedad, la taquicardia, la sudoración, el nerviosismo, el insomnio y la indigestión. Además, el estrés provoca que las personas lleven hábitos de vida muy poco saludables, lo que les sumerge en un peligroso círculo vicioso.  

Todo ello aumenta la presión, la frecuencia cardiaca y los triglicéridos, provocando importantes riesgos cardiovasculares en el organismo, como la diabetes, el colesterol, el tabaquismo, la obesidad, la angina de pecho y el infarto cerebral.

El estrés y la ansiedad son señales que nos envía el cuerpo para hacernos conscientes de que no podemos cumplir con las exigencias impuestas por la mente.      

Según un estudio divulgado por la Fundación Nacional del Sueño de EEUU (NSF), que analizó la conducta de 1.000 estadounidenses adultos, uno de cada cinco personas ha perdido el interés por el sexo, producto de la falta de sueño debido a las largas jornadas laborales, y al exceso de horas extraordinarias.

Casi 50 millones de norteamericanos, sufren problemas y desórdenes crónicos de sueño que afectan sus carreras, sus relaciones personales y la seguridad en las carreteras. Jornadas laborales más largas y un mayor acceso al lugar de trabajo, a través de Internet y otras tecnologías, parecen causar que los estadounidenses duerman menos.

El estudio mostró que el 36 % de los estadounidenses, se ha dormido al volante, y casi dos tercios indicaron tener problemas al dormir, como despertarse por la noche o dificultad para dormirse.  Los estadounidenses duermen una media de seis horas y 40 minutos por noche, esto es, 18 minutos menos de las siete horas que necesitarían como mínimo. 

Consecuencia de la falta de sueño, el 12% de los consultados reconoció haber llegado tarde el mes anterior, y el 20% admitió tener menos interés por las relaciones sexuales porque están demasiado cansados.

Para luchar contra la falta de sueño, el 58% de los consultados bebe café, el 38% recarga sus baterías con dulces y el 37% intenta dormir una siesta. El 5% toma medicamentos para mantenerse despierto.  

Los estudios muestran que el sueño inadecuado habitual (menos de siete u ocho horas por noche), crea cambios de largo plazo en la habilidad de la persona para pensar y funcionar bien durante el día.

Un motivo por el cual los estadounidenses no duermen lo suficiente es la cantidad de horas que pasan en el trabajo o viajando al trabajo. Un tercio de los estadounidenses trabaja 10 o más horas por día, y uno de cada cinco pasa otras 10 horas trabajando desde su casa. El tiempo medio para llegar al trabajo es de más de 45 minutos