Archivado en Campañas, Mujeres e Igualdad, Jornada, Actividades Madrid

jornada ccoo madrid

Los hombres y su revolución pendiente son una necesidad personal


cartel jornada hombres feminismo
  • CCOO de Madrid reflexiona sobre los hombres y el feminismo, en una jornada celebrada en la sede del sindicato

CCOO de Madrid ha celebrado este miércoles una jornada sobre hombres y feminismo, organizada por la Secretaría de las Mujeres del sindicato. Con el título de “En cada hombre hay una revolución pendiente”, la cita ha reunido a tres dirigentes sindicales madrileños moderados por la titular de la Secretaría, Pilar Morales.

Esta, en vísperas del Día internacional contra la violencia machista, ha explicado que este 25 de Noviembre se quiere implicar a los hombres de una manera “más activa” y ha reivindicado la unión de todos los colectivos que luchan por la igualdad para hacer frente a los postulados de partidos como Vox.



pdf
print
pmail

La masculinidad nos lleva a la violencia sobre las mujeres

El secretario general de la Unión Comarcal Sur de CCOO, Raúl Cordero, ha partido del concepto de masculinidad, que no es otra cosa que el ejercicio pleno de género que tienen los hombres y que el patriarcado construye cultural y socialmente. Después ha definido claramente cuál es la revolución pendiente que tienen los hombres para conseguir la igualdad, que es la revolución feminista, que plantea “la abolición de los géneros”. Para el joven dirigente sindical, la revolución feminista es básica, pero mientras tanto hay que realizar una transformación profunda que pueda cambiar la sociedad, ir a fórmulas colectivas de transformación y apoyar el empuje de las compañeras.

Según Cordero, la masculinidad lleva a la violencia sobre las mujeres. Todos los sistemas tienen mecanismos de género para que las diferencias entre hombre y mujer sean resultado de algo natural y no el resultado de una construcción social. A los hombres “se nos impone el género sin poder decidir qué proceso de socialización queremos” y en la definición que el patriarcado confiere a la masculinidad se dicen cosas que corresponden al ser humano, no sólo a los hombres. Por tanto –ha concluido- “nos hemos apropiado de lo humano y con ello deshumanizamos a las mujeres”. Esta es la primera fórmula de violencia

Convertir la masculinidad en un lugar incómodo

A continuación, el secretario general de la Federación de Servicios de CCOO de Madrid, Miguel Periáñez, ha iniciado su exposición desde el proceso interno de “hacerse hombre”. El dirigente sindical, desde su experiencia personal, ha expuesto el cuestionamiento del relato oficial que el patriarcado le iba enseñando, pues “la masculinidad no encajaba con la vida real”. Ha contado que su dedicación y afición por la música le ha permitido, sin tapujos, “ir por el camino de la igualdad y de la sensibilidad”, además de pertenecer a una generación donde la socialización política y la ideología jugaron un gran papel en su vida con la lucha activa. Le sirvieron para darse cuenta de que “defender la igualdad es abrazar a la izquierda, que además es indisoluble del feminismo”. Ser autosuficiente y ser responsable en sí mismo le llevó por el camino irreversible de la igualdad y el feminismo.

La ideología que nos impone el género viene desde una ideología de derechas, sin olvidar que la Iglesia Católica es la que establece la supremacía del hombre, ha reflexionado Periáñez, para quien, como dirigente sindical, ha sido fundamental “dejar de hacer lo que hemos venido haciendo durante tantos años y que iba en contra de las mujeres”. “La batalla que tenemos que dar es convertir la masculinidad en un lugar incómodo”, ha finalizado.

Ser varios hombres

Antes de un interesante debate con las personas asistentes, ha cerrado las intervenciones el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, que ha repasado su evolución personal en paralelo a los cambios en la sociedad española, diferenciando entre las distintas generaciones y concluyendo que en su trayectoria vital una persona del género masculino puede llegar a ser “varios hombres”, desde la sociedad franquista fuertemente jerarquizada hasta el momento actual que ha denominado de “boom del movimiento feminista”.

Después de esos años 50 la situación empieza a cambiar en el emblemático año 1968 y algo más tarde en España, con la llegada de la revolución sexual y en lo personal, con el acceso a la Universidad. En los años 80 se produciría un “boom de la libertad”, y aunque la igualdad sigue sin ser una prioridad el sindicato sí que empieza a tomársela en serio. En este recorrido personal, Cedrún aprecia un salto cualitativo cuando empieza a militar en la Federación de Enseñanza de CCOO, que promueve la coeducación, el lenguaje inclusivo, etc. A partir del año 2000 tienen lugar hitos como la Ley contra la violencia de género o la conmemoración del 8 de Marzo, antes de llegar la década actual en la que el escenario es otro muy distinto, para bien, al del punto de partida.

Ha concluido el secretario general de CCOO de Madrid con una valoración positiva de la estrategia sindical a favor de la igualdad pero siendo consciente de la necesidad de ir “más deprisa” y de “masificar” esta lucha. Como Pilar Morales, Cedrún ha incidido en la importancia de vencer la “resistencia organizada” contra la igualdad que está ejerciendo la extrema derecha para que esta reacción no llegue hasta los centros de trabajo.