Archivado en Comunicados

PAZ Y SOLIDARIDAD COMFIA Catalunya

¿Nuestro dinero: invertido con criterios éticos o en el negocio de las armas?


La industria y el comercio de armas son un lucrativo negocio del cual muchas de las empresas que forman parte de nuestro sector financiero no son ajenas, ejerciendo una práctica empresarial que no parece demasiado consecuente con los principios de Responsabilidad Social de Empresa que proclaman.


pdf
print
pmail
Sin entrar en el impacto negativo para la paz que representa la industria y el comercio de armas, este negocio está rodeado de secretismo y carencia de transparencia que se oculta a la opinión pública, y hace difícil, incluso, poder comprobar que cumple los requisitos impuestos por el código de conducta de la UE a la exportación de armas.

De este secretismo se beneficia el mundo financiero, que difumina su responsabilidad real en la industria y el comercio de armas, al ocultar su participación accionarial y financiera en este macabro negocio. Participación que nos implica directamente como ciudadanos, puesto que esta, sin nuestro conocimiento, se hace utilizando nuestro dinero.





El Grup de Pau i Solidaritat de COMFIA-CCOO Catalunya queremos poner a vuestro alcance algunas de las principales señas de este negocio con el objetivo de ser más conscientes y continuar luchando por la paz. Porque tenemos que ser conscientes de que las problemáticas generales no nos son ajenas y son susceptibles de ser transformadas, facilitadas o entorpecidas con nuestra intervención.

Pese a la Constitución Española proclama que “hay que promocionar las relaciones pacíficas entre los pueblos”, hay un conglomerado industrial español –de empresas, de accionariado y de políticos defensores de intereses armamentistas– dedicado a la fabricación, venta y exportación de armas.

El año 2006 el Estado español exportó armas por un valor de 845 millones de euros, que representa el 3 % del total mundial. El destino de este comercio es la UE y países en vías de desarrollo. Y pese a que el código de conducta de la UE establece que no se deben vender armas a países sancionados, inestables, en conflicto armado, que vulneren los derechos humanos, que no condenen el terrorismo o que tengan un nivel de bienestar débil, España en los últimos años ha exportado a países como Turquía, Arabia Saudí, Marruecos, Ecuador, Colombia, India, Israel, Venezuela, Emiratos Árabes Unidos, Indonesia, Singapur, Tailandia, Sri Lanka, Angola, Ghana, Pakistán o Kenia.

Muchos bancos y cajas participan de varias maneras en estos negocios. Tienen participaciones accionariales en las empresas fabricantes de armas. Juegan un papel fundamental en el comercio internacional de armas dando fluidez y seguridad a fabricantes, comerciantes y compradores, así como la posibilidad de obtener financiación ya sea con adelantos o con créditos. Detrás de cada operación de venta de armamento hay una o más entidades financieras que dan un apoyo sin el cual sería muy difícil que la operación se materializara, y de la cual sacan una substanciosa comisión y un provecho. Pero esta información no es pública y la que el gobierno español está obligado a dar sobre estas operaciones no incluye ninguna información sobre las entidades financieras que intervienen.

Un banco o una caja pueden elegir dónde intervenir, buscando la mejor rentabilidad, pero estas decisiones no deben ser ajenas a criterios éticos. No podemos permitir que los bancos y cajas se justifiquen, mientras miran hacia otro lado, diciendo que no son los responsables del comercio de armas. Debemos hacer respetar los criterios de Responsabilidad Social de Empresa, rompiendo la opacidad y avanzando en prácticas democráticas.

Es necesario crear una opinión pública que favorezca un cambio de actitud de las entidades financieras, que haya un alud de críticas, un ruido mediático y una opinión pública que denuncie las entidades que financian el comercio y la fabricación de todo tipo de armas, y en esto los trabajadores y trabajadoras del sector financiero podemos y debemos jugar un papel importante por la vinculación que tenemos con estas entidades y la especial responsabilidad que esto nos otorga.

COMFIA-CCOO Catalunya continuaremos profundizando e informando sobre esta cuestión.