Archivado en Documentacion, Empleo, Socio Economico

La industria: ¿Motor del crecimiento económico español?


La producción industrial está repuntando con fuerza desde el año 2006. Los últimos datos disponibles (a julio 2007) no muestran que dicho repunte se esté frenando, sino que mantiene su impulso. Ese repunte de la producción todavía no está teniendo efectos positivos sobre la creación neta de empleo en la industria.


pdf
print
pmail

CONCLUSIONES


La producción industrial está repuntando con fuerza desde el año 2006. Los últimos datos disponibles (a julio 2007) no muestran que dicho repunte se esté frenando, sino que mantiene su impulso. Ese repunte de la producción todavía no está teniendo efectos positivos sobre la creación neta de empleo en la industria.

Hay dos subsectores industriales con una producción en declive y que están perdiendo empleo: textil/confección/calzado y electrónica/informática.

El grueso de las ramas industriales están aumentando su producción, especialmente en el último año y medio (enero 2006- junio 2007). Estas ramas son las que están creando empleo en la industria, aunque también hay ramas donde está repuntando la producción y siguen destruyendo empleo asalariado.

Varias de las ramas que están sosteniendo el repunte de actividad en la industria son sectores muy ligados a la actividad de la construcción/vivienda, a la que abastecen de todo tipo de bienes y materiales que necesita: fabricación de productos de madera, muebles, de productos metálicos y de otros productos minerales no metálicos. En la medida que el crecimiento industrial se apoye en estas ramas, dado el aparente agotamiento de la construcción, menos sostenible en el futuro será el actual repunte industrial.

Otra de las ramas relevantes (vehículos de motor) depende en gran medida de la evolución del endeudamiento familiar y de los tipos de interés. La situación actual ya muestra un leve descenso en la demanda nacional de automóviles y el endurecimiento de las condiciones crediticias frenará igualmente la demanda externa de vehículos.

Las ramas industriales que están destruyendo empleo concentran “solamente” un tercio del empleo industrial, pero están perdiendo más asalariados que los ganados por el resto de ramas industriales, que suponen 2/3 del empleo industrial. En los últimos trimestres, la destrucción de empleo en la industria está siendo más intensa e intensiva que la creación.

La utilización de la capacidad productiva se encuentra ya en porcentajes elevados (82%), cercanos a la cifra a partir de la cual es necesario aumentar las inversiones y contratar más trabajadores para elevar adicionalmente la producción. Los sectores de bienes de inversión y bienes intermedios son los que se encuentran más próximos al límite de utilización de su capacidad productiva (por lo que de mantenerse la tendencia serán los primeros en crear empleo), mientras que los sectores de bienes de consumo cuentan con un menor nivel de utilización de su capacidad productiva y pueden seguir aumentando de momento su producción sin recurrir a nuevas inversiones ni contratar más trabajadores.

VEr documento La industria: ¿Motor del crecimiento económico español? PDF 156 Kb