Archivado en Comunicados

Rechazo de CC.OO. al nombramiento del nuevo Scretario del Consejo de Administración


En su última reunión, el Consejo de Administración, sin ningún voto en contra, aprobó que el Director General dejaría de ejercer la función de Secretario del organismo, que había asumido desde el inicio.


pdf
print
pmail

Para cubrir este cargo acordaron contratar un abogado externo.

La única referencia que el Reglamento de los Órganos de Gobierno de la Caja hace de esta figura es que podrá ser miembro del Consejo de Administración. De sus funciones no dice nada.

Hasta este momento, el Director General, en su doble función de Director y de Secretario del Consejo, dirigía las reuniones y hacía la propuesta de los temas a tratar y aprobar. Además, existía un Secretario de Actas que se cuidaba de aportar la documentación, registrar los acuerdos y redactar las actas. También asistían el Director Adjunto, el Jefe de Recursos, responsable entre otras del área jurídica de la Institución, y los Jefes de Préstamos y Oficinas.

Con el desdoblamiento de funciones, no tenemos claro que hará cada uno de los actores. Parece ser que el Secretario de Actas continuará con sus funciones. El papel jugarán el Director General y el futuro Secretario del Consejo es una incógnita.

Llama la atención que una función que hasta ahora asumía el Director, ahora que tenemos dos directores, se vea la necesidad de contratar una nueva persona, ajena a la Entidad, para desarrollarla.

En resumen, a pesar de que el nombramiento no contradiga lo que dice el Reglamento, creemos que es totalmente innecesario. No mejorará el funcionamiento del Consejo de Administración y, además, costará un dinero que podría destinarse a cosas de más provecho.

Hasta aquí el análisis, con intención pedagógica, de la situación.

El problema es que la persona escogida es el hijo del Director General.

En estos momentos ya podemos decir que toda su descendencia esta colocada, de manera directa o indirecta, en la Entidad.

En esta última maniobra, creemos que se ha traspasado una línea peligrosa. No sabemos si el nuevo cargo del hijo del Director General será, como el anterior de Asesor de los Jefes de Departamento, para hacer currículum o, en este caso, se pretenderá que adquiera un peso específico en la estructura de poder de la Caja.

Nos gustaría que quien tiene la responsabilidad de velar por el buen funcionamiento de las Cajas se decidiera a actuar para controlar el excesivo poder que demasiadas veces acumulan algunas personas.

Mataró, 2 de julio del 2007