Archivado en Comunicados, Jornada

Gestión de presencia


Seguramente, bajo esta designación podríamos agrupar diferentes problemáticas que entendemos sería bueno que se abordasen por separado. De esta manera podríamos encontrar soluciones a un tema que sólo crea malestar y pérdida de tiempo.


pdf
print
pmail

Diferenciaríamos así tres cuestiones.

MARCAJE o control de entrada.

Sería la parte que más fácilmente se podría solucionar y que la gente agradecería más.

Entendemos, que en función de las características del puesto de trabajo, lo más ágil seria que computara la primera vez que
se realizara cualquiera de las siguientes acciones:

    •Utilización de la tarjeta identificativa del empleado o empleada.
    •Apertura del PC de trabajo.
    •Apertura del aplicativo de Gestión de Presencia, sin realizar ningún otro paso.
  
No creemos que pasar la información a la al aplicativo de Gestión de Presencia fuera ningún problema informático irresoluble.

GESTIÓN DE PRESENCIA, propiamente dicha

El principal problema del sistema no sería tanto operativo como de concepto.

Está claro que no pretende saber el tiempo de presencia de los empleados.
Se conforma con saber quién es quien marca un minuto tarde.

Nos parece abusivo que sólo queden registrados los retrasos y no los empleados que llegan antes de tiempo o las prolongaciones de jornada.

Nos parece muy desafortunada la cuestión de la pausa. Ya existen otros mecanismos de control cuando se sale del Edificio Central. Por lo tanto, consideramos que este apartado se debería eliminar de la normativa.

En cuanto a los supervisores que han de autorizar las diferentes incidencias (permisos, salidas, etc., creemos que sería conveniente que recibieran avisos que de los asuntos que estuvieran pendientes.

Por otro lado, entendemos que hay “cosillas” a nivel operativo que se irán puliendo con el uso y las sugerencias de los usuarios.


SEGURIDAD, básicamente del edificio del Pla d’en Boet

Dentro de pocos meses dejará de funcionar el edificio ubicado en la calle Palau, y entonces sólo quedará con una problemática de seguridad, como aquí comentaremos, el nuevo edificio del Pla d’en Boet. Lógicamente, por lo que respecta a las oficinas sería otro asunto, del cual ahora no trataremos.

En primer lugar decir que, estando aún en obras el edificio lo que digamos deberá entenderse como provisional, a la espera de la situación definitiva.

De todas maneras, en una primera aproximación hemos de decir que un edificio que requiera de la utilización excesiva de las tarjetas identificativas para trasladarse de un puesto de trabajo a otro, no parece estar demasiado bien diseñado, ni ser demasiado operativo. Es, en definitiva, un sistema que sólo implica pérdida de tiempo.

También se deben valorar los problemas que se podrían derivar en caso de incendio o cualquier otra incidencia, al haber demasiadas barreras que impidan el acceso a las salidas de emergencia.

Si bien no tenemos demasiado claro si es un tema de seguridad, no podemos dejar de decir que nos parece un absurdo que se vuelvan a recuperar los aparatos de control de acceso al comedor. ¿No tuvieron suficiente con los problemas que hubo la otra vez? ¿Tan mal íbamos ahora? ¿No tienen nada más importante que hacer?.

Mataró, 23 de enero del 2007.