Fusión de Cajamar y Caja Rural del Duero

Archivado en Comunicados, Fusiones

Fusión de Cajamar y Caja Rural del Duero


El jueves 19 de julio, los Consejos Rectores de Caja Rural del Duero y Cajamar tomaron el acuerdo unánime de proceder a la fusión de ambas entidades. Los directores generales de ambas empresas han manifestado su decisión de salvaguardar los intereses laborales y sociales de los trabajadores.


pdf
print
pmail

A la par que hacían pública su decisión, facilitaron a la representación sindical de ambas entidades una información exhaustiva del alcance de dicha fusión y un documento en el que los directores generales de ambas empresas han manifestado su decisión de salvaguardar los intereses laborales y sociales de los trabajadores.


  • Por un lado, garantizando tanto el volúmen como la calidad del empleo en ambas entidades, renunciando expresamente a la utilización de cualquier medida traumática para el futuro.
  • Por otro, asegurando que todos los trabajadores/as de Caja Rural del Duero y Cajamar, cuando se produzca oficialmente la fusión (es decir, cuando se registre la misma) dispondrán de idénticas condiciones laborales: salariales, en materia de préstamos, en Planes de Pensiones, en materia de préstamos y anticipos, en licencias y permisos, en Conciliación de la Vida Laboral y Familiar, en Prejubilaciones, etc., etc.



La posición de Comfia-CC.OO.

Desde CC.OO. no nos manifestamos nunca a favor o en contra de un proceso de fusión, dado que no participamos en el proceso de decisión del mismo. Nuestra postura siempre es trabajar en el mismo sentido, en que cualquier proceso o decisión empresarial garantice la calidad del empleo y las mejoras sociales y económicas de los trabajadores/as de las empresas afectadas.


Comfia-CC.OO. es el sindicato mayoritario en ambas cajas rurales, y desde esta posición y desde la experiencia que tenemos en este tipo de procesos, vamos a dar apoyo a ambas secciones sindicales para conseguir que el proceso se desarrolle de la forma más favorable posible.

Entendemos que la inexistencia de solapamiento de las oficinas de ambas empresas, por su desarrollo geográfico distinto, y el proyecto estratégico de expansión que Cajamar está desarrollando en la práctica totalidad del estado, pueden permitir amplios crecimientos en volumen de empleo y en la calidad del mismo.


Desde ambas secciones sindicales se ha creado un Comité de Enlace que ya está en contacto para ir propiciando la elaboración de estudios y trabajos que les permitan conocer mejor las condiciones laborales, económicas y sociales de ambas plantillas, sus estructura salariales, con objeto de avanzar en propuestas que permitan una convergencia y homologación de condiciones sociales y económicas beneficiosas para ambos colectivos.


Se ha producido un importante revuelo en el sector


Desde la Agrupación Estatal de Cajas Rurales nos cuesta trabajo comprender la oposición frontal que han manifestado determinadas cajas rurales, e incluso, la Asociación Estatal de Cajas Rurales con respecto a esta fusión.


Desde el año 1997, año en que la A.E.C.R. solicitó a la consultora MacKinsey un estudio de viabilidad para el sector, la Asociación Empresarial es consciente de la importancia que el tamaño y el músculo financiero tienen para hacer frente a los retos que la economía globalizada impone, especialmente a empresas como las nuestras que disponen de un volumen de negocio y un tamaño pequeños o medianos y que podrían caer en manos, fácilmente, de empresas ajenas al mundo cooperativo. Ya en 1997, Mackinsey apostó por un grupo cohesionado alrededor de las grandes cajas rurales, que iniciaran proceso de integración de negocio, de compras, de economía de escala, que les permitieran abordar un proyecto conjunto.


No se puede decir que, hasta el momento, la Asociación haya hecho nada en los diez últimos años por potenciar este marco cooperativo, pues un proceso de Consolidación de Balances que ha tenido escaso éxito y ha sido rechazado por el Banco de España, y la utilización futura de una nueva ficha bancaria (Caja de Crédito y Ahorro) para abrir una serie de 60 o 70 oficinas en Madrid es poco bagaje para ofrecer a un sector necesitado de adquirir volumen para competir.


En un sector financiero cada vez más competitivo, las empresas del sector tienen el deber de buscar argumentos que permitan hacerlas más competitivas, que fortalezcan los vínculos cooperativos entre ellas y el resto de empresas del sector, que garanticen el empleo y las condiciones laborales y sociales de los trabajadores/as, al igual que están haciendo el resto de empresas en el sector cooperativo europeo.


Madrid, 20 de julio de 2007