Archivado en Comunicados

Testimonio de los compañeros de trabajo de José Miguel

RECUERDO Y HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS


Las Secciones Sindicales de CC.OO., ACCAM, UGT, Alternativa Sindical y CSICA en Caja Madrid queremos transmitir las siguientes reflexiones e iniciativas que, estamos seguros, son compartidas por todos los trabajadores:


pdf
print
pmail
HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS

RECUERDO Y HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS

Las Secciones Sindicales de CC.OO., ACCAM, UGT, Alternativa Sindical y CSICA en Caja Madrid queremos transmitir las siguientes reflexiones e iniciativas que, estamos seguros, son compartidas por todos los trabajadores:

 

El 11 de marzo de 2004 es una fecha que será imposible olvidar. La masacre contra miles de ciudadanos que se dirigían pacíficamente a sus quehaceres diarios escapa a la comprensión de personas con una mente normal y escapa también a cualquier comportamiento lógico y racional, propio de la condición humana. La consternación y la rabia por este horrible suceso son, pues, mayores, por situarse en el plano de lo irracional y por sus características de extrema brutalidad y vileza. Toda persona de bien, dentro y fuera de nuestras fronteras, siente como propio el sufrimiento de las víctimas. En ese tren íbamos todos.

Para las personas que formamos parte del Grupo Caja Madrid, el golpe ha sido significativamente duro. En esta masacre han fallecido un compañero y varios familiares de empleados; asimismo, han resultado heridos otros seis trabajadores de la Caja. En nombre de toda la plantilla, les transmitimos a ellos y a sus familias nuestro respeto, cariño y solidaridad más sinceros. Asimismo, los sindicatos de la Caja nos ponemos de nuevo a su disposición para todo aquello que esté en nuestra mano hacer.

La Entidad ha abierto una cuenta donde se pueden ingresar aportaciones para las miles de víctimas de la masacre, que ayudarán a afrontar las diversas circunstancias prácticas que se derivan de una situación como ésta. La cuenta es la 20380603266030000045. Animamos a todos a contribuir, aunque bien sabemos que ninguna ayuda económica podrá borrar la profunda huella de este suceso, en especial en las más de doscientas familias que han perdido para siempre a sus seres queridos.

Como decimos, entre las víctimas mortales se encuentra nuestro compañero José Miguel Valderrama López, que trabajaba en el edificio de Plaza Celenque de Madrid, en 0753-Activos Adjudicados. José Miguel tenía 25 años. Economista, ingresó en la Entidad en el año 2000. Buen trabajador y buen compañero, tenía ante si un futuro de brillantes perspectivas profesionales. Sensible a lo que ocurría a su alrededor, era de los que dan un paso adelante cuando las circunstancias de la vida lo demandan. Por eso, no dudó en ir a Galicia a recoger chapapote. También, en las pasadas elecciones sindicales, se presentó en la candidatura del sindicato al que se afilió prácticamente desde el inicio de su trayectoria laboral en la Caja, convencido de la necesidad de que los empleados se organicen y del papel que deben jugar los sindicatos en unas relaciones laborales modernas.

José Miguel reunía en su persona los mejores valores de una juventud a la que no siempre se juzga con justicia: nobleza, generosidad, altura de miras, solidaridad, compromiso... así como una bondad y sonrisa permanentes, que contagiaba a los demás. Sus ilusiones y proyectos al lado de sus padres, de su novia y de sus amigos, han sido truncados trágicamente.

Los representantes de los trabajadores en el Consejo de Administración han propuesto a este Órgano que se dé el nombre de José Miguel Valderrama a alguna de las iniciativas de la Obra Social con carácter permanente en el tiempo como, por ejemplo, una instalación, una convocatoria, una beca... El Consejo ha apoyado esta propuesta por unanimidad.

Pero sin duda, son sus compañeros de trabajo quienes mejor pueden hablar de José Miguel. A ellos les cedemos la palabra, como recuerdo y homenaje a nuestro compañero y al resto de las víctimas de esta brutal masacre. Un recuerdo y un homenaje que nunca podrán ser definitivos.

Madrid, 18 de marzo de 2004    

 

Testimonio de los compañeros de trabajo de José Miguel

 

* “Cada mañana al volver al trabajo falta tu sonrisa y esa palabra alegre que tenías para todos”. Raquel.

* “La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido”. Luis.

* “Solo no existiría si nos olvidáramos de él, y eso, es imposible”. Paloma.

* “Mi competidor, mi contrincante, mi discutidor, mi antítesis de edad, un lancero, mi compañero y mi excelente adversario que no pudo serlo. Un Príncipe de mirada agraciada. Hoy es mejor el cielo”.

* “Aunque el bocata no me sepa igual cada mañana, esa bonita sonrisa, tatuada en mi recuerdo, ilumina todos los días el desayuno”. Marta.

* “Mi admiración por ti y tu compromiso con los más desfavorecidos. Te echo de menos”. Amando.

* “¿Me pedís que elija un momento?...su sonrisa…su disposición a hacer cosas…No, le recuerdo durmiendo en mi sofá, arropado por mis cuatro perros y mi gata. También era amante de los animales”. Antonio.

* “Era un chico genial, noble y comprometido con los demás. Fueron tantas las horas compartidas que no puedo resumir tan extraordinaria compañía: los partidos de paddel, el cafetito de la mañana, las habituales cañitas y su compañía de regreso hasta Atocha… Se marchó siendo feliz y haciendo felices a los demás. Nunca te olvidaré”. Elenita.

* “No hay dolor sin sufrimiento ni tristeza sin esperanza. No hay ausencia de un compañero si lo llevas en el alma. Te despediste en silencio pero sé quién te acompaña, donde estás no estás sólo, ni hoy ni mañana. No hay olvido, no hay rencor, no hay tristeza ni desesperación, sólo hay en mi corazón tu recuerdo, campeón. Se feliz”. Montse.

* “Nunca olvidaré tus ojos llenos de luz rebosando entusiasmo ni ese aire romántico de tu mirada desbordando el cuerpo material que los cobijan”. Maena.

* “Te transmitía todo con una mirada suya, que resaltaría…sus ganas de vivir y de compartirlo con su gente, una cosa tenía que ir ligada con la otra, de otra forma no podía ser”. Mª José.

* “Mery, ¿cuándo vamos?, ¿a qué jugamos?, ¿llevamos algo?, ¿a qué hora y dónde?...Las risas del viaje a Galicia después de untarnos de chapapote…La despedida de aquella noche…” María.

* “A José Miguel: Eras el niño del Área y ya nunca podrás crecer excepto en nuestros corazones”. Nuria, Macarena, Mariví, Galia y Teresa.

* “Esto suena a despedida, pero ¿cómo nos vamos a despedir, si aún no te has ido? Un beso muy fuerte, allí donde estés. Te queremos y te echamos de menos”. Mamen.

* “No se pasa, no se olvida, ni el dolor, ni la tristeza, ni el vacío que dejas. Qué puedo decir de ti, sólo, lo orgullosa que estoy, YO, te conocí”. Pilar.

* “Jose, cada día siento tus pasos, cariñoso, acercándote a nosotros”. Amalia.

* “Se podía hablar con él de cualquier tema: historia, arte, cultura, medio ambiente, problemática de la juventud... Era solidario. Estaba lleno de energía y vitalidad. Siempre te recordaré así”. María Antonia.

* “Yo como cada día en un bar de Vallekas que es mi barrio

el dueño del bar se llama Juan y el bar se llama bar Rambo.

La carta es una pizarra que tiene clavada en el portal

en la que pone con pintura blanca de esa que no se va:

De primero, Sopa de...

De segundo, patatas con...

De postre fruta del tiempo

Pan, gaseosa y vino peleón

Armado con una tiza, Juan cambia el menú.

Si ayer puso sin hache hortalizas, hoy pone verduras con b,

Si tiene bistecs, escribe vistele

Si tiene croquetas, escribe concletas

Si escribe panceta, lo escribe con z

Si tiene paleta, escribe jamonllo

Pero no cambia el tío cabrón

que el menú del bar Rambo, es un menú de 5 tenedores

por eso el que llega el 6º con las manos se lo come.

Pero donde se ponga este sitio que se quite el burrikin, el kentukifranchukin, el picsa-ju y tos los fasfus,

que a 5,25 € yo me quedo con este menú

Ah y si tomas un café te invito a un chupito.

 

A Josito le gustaba ir a Vallekas, su pueblo natal, al sitio mas cutre...donde mejor se comía”.  Monti. 

* “El tiene algo que alegra mi tristeza: su sonrisa…Hasta en estos momentos tan dolorosos es capaz de hacerme sonreír ya que siempre le veo sonriendo…hablando de fútbol, sonreía; hablando de política, sonreía; hablando de música, hablando de trabajo, sonreía…siempre sonreía. Hasta en estos momentos nos deja su sonrisa. Un besazo y mi mejor sonrisa para ti”. Trini.

* “Echo de menos el: ‘¡dame una posición, corre!’; ‘¡vamos, hoy sí te quedas a tomar algo!’; echo de menos el contagio de tu alegría y sobre todo echo de menos el poder seguir disfrutando de tu compañía y tu sonrisa. Tu recuerdo es la forma de no olvidarte nunca”. Gema.

* “Recuerdo el vacile de aquel día, ¡no podíamos parar de reir!. Descubrí a un ser fantástico”. Olga.

* “¿Dónde está la sonrisa del Área? ¡Cuánto la echo de menos! Feliz cumpleaños”. Isabel.

* “ Yo no soy yo.

Soy este

que va a mi lado sin yo verlo,

que a veces voy a ver

y que a veces olvido.

El que calla, sereno, cuando habla.

El que perdona, dulce, cuando odio.

El que pasea por donde no estoy.

El que quedará en pie cuando yo muera”.    ( Juan Ramón Jiménez)

* “Jose Miguel: me sorprendió, y hoy me emociona al ejercitar mi memoria, comprobar al reencontrarnos que conservabas ese carácter solidario, esa bondad que todos disfrutamos en aquellos cursos compartidos y convividos que nos dieron la bienvenida a la Caja, y en los que tú hacías las veces de benjamín. Sigue riendo, como lo hacíamos entonces, por siempre”. Fabián.

* “Yo me quedo con la vitalidad, alegría y ganas de vivir la vida con la que contagiaba a todo el mundo. Aunque podría seguir escribiendo cosas buenas de Jose Miguel, creo que resumen muy bien su personalidad. Siempre te recordaremos”. Pablo.

* “Como compañero del Área de Recuperaciones, recordar la alegría, espontaneidad e ilusión que Jose Miguel llevaba consigo en todas las facetas de su vida y que siempre impregnaba con ellas a los demás, haciéndonos a todos partícipes de su vitalidad y optimismo y de las ganas de sonreir en todo momento y en toda circunstancia, así como de su humor y sinceridad que le caracterizaba. Siempre te recordaré”. Tomás

* “ Para mi “el niño” ha sido muy especial, me ha transmitido muchas cosas, sólo algunas de ellas han sido: Alegría, Vitalidad, ganas de hacer cosas, de hacer planes y, sobre todo, de compartirlo siempre con los demás. Disfrutaba mucho con todo y con todos y nunca perdía nada, ni los papeles, ni la sonrisa. Estoy muy agradecida por todo eso y segura de que fue muy feliz. Y lo voy a echar mucho de menos”. Laura

* “Si cada uno de nosotros éramos una persona especial para Jose Miguel, él sigue siendo especial para todos nosotros. Te echamos de menos”. Araceli.

* “Jose Miguel, el niño de muchos, un niño solidario, alegre y lleno de vida. Te echaré de menos” Isabel.