Archivado en Comunicados, Jornada, Formacion

Nuestra Caja

LA FORMACIÓN, EN HORAS LABORALES.


Como siempre vuelven los cursillos. Y volverán a convocarnos fuera del horario de Convenio, dentro del tiempo que nos pertenece, pisando nuestra vida privada. Tenemos que estar preparados, debemos saber decir NO.


pdf
print
pmail
Según un requerimiento de Inspección de Trabajo, en respuesta a una denuncia de CCOO contra una caja catalana: “De acuerdo cono la distribución horaria descrita en el artículo 31.2.1 del Convenio, se constata que los horarios del curso superan los límites de jornada previstos para estos días de la semana. En consecuencia, se ha formulado requerimiento en materia laboral a esta Caja, por tal de adaptar, en lo sucesivo, los horarios de los cursos a la duración de la jornada de trabajo según Convenio.” Por lo tanto, no hay ninguna otra interpretación posible de nuestro Convenio Colectivo. La Formación se tiene que impartir dentro de nuestra jornada laboral. Esto es particularmente importante ahora que la mayoría de Cajas está pactando mejoras con los representantes de los trabajadores para la Conciliación de la vida Familiar y Laboral. Por parte de la Sección Sindical de CC.OO, también queremos negociaciones para mejorar la relación Familia-Trabajo. Nuestra Dirección debe empezar a entender que la mejora de nuestra vida fuera de la Caja redunda en beneficio de nuestra capacidad laboral, ayuda a mejorar nuestro rendimiento. Es tan lógico que cuesta de entender que no lo hayan entendido hasta ahora. Como cuesta entender que motivación no es únicamente un beneficio añadido, sino que es absolutamente necesaria, si se quiere un rendimiento óptimo de la plantilla. Por lo tanto, desde ahora, cuando te propongan un cursillo por la tarde, simplemente di ... NO. De 8 a 15 hay más que suficiente. No nos negamos a ser formados –lo cual, hay que recordarlo, redunda en beneficio de la Caja- sólo nos negamos a ser explotados. Así de sencillo. Y por supuesto desde esta Seción sindical no vamos a tolerar más, citaciones por parte de las zonas como “curso OBLIGATORIO PARA TODOS LOS EMPLEADOS”, ni mucho menos que se realice un seguimiento de la asistencia a los mismos, con la consiguiente llamada telefónica al empleado que no ha asistido pidiendo explicaciones de su absentismo. Máxime cuando estos cursos son impartidos (para colmo de los colmos) en tardes visperas de fiestas, o en tardes en que alguna oficina se encuentra en fiestas patronales.