Archivado en Comunicados

1º de Mayo en Asturias

Por la igualdad. Empleo de calidad y con industria, más.


Manifestación. Sede sindical de Avilés. 12 de la mañana.


pdf
print
pmail

MANIFESTACIÓN DEL 1º DE MAYO DEL 2007- AVILÉS.

Salida: Plaza del Vaticano, s/n. (frente a la Casa Sindical).

Hora: 12 del mediodía.

Recorrido: C/ Alcalde Francisco Orejas, Plaza de la Guitarra, C/ González Abarca (hasta rodear la Iglesia de Sabugo), C/ Marcos del Torniello (tramo lateral de la Iglesia de Sabugo), Plaza de la Merced, C/ Pedro Menéndez, Plaza de Pedro Menéndez, C/ La Muralla, C/ La Cámara.

Visualiza el recorrido:

Llegada: Plaza de España (frente al Ayuntamiento).

Como en años anteriores, las Uniones Comarcales de CC.OO. pondrán autocares a disposición de los afiliados y afiliadas. Los autocares dejarán a los manifestantes en la inmediaciones de la Plaza del Vaticano (se habilitará su aparcamiento en el Polideportivo de El Quirinal), lugar de salida de la manifestación y los recogerán en el mismo sitio al finalizar el acto.

Manifiesto Confederal

[ Descargar ]

Manifiesto Regional

¡POR LA IGUALDAD. EMPLEO DE CALIDAD Y CON INDUSTRIA, MÁS!

El 1º de Mayo es un día para la reivindicación y la movilización. En esta histórica jornada, caracterizada por su dimensión internacionalista y solidaria, millones de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo se manifiestan por la mejora de sus condiciones de vida y trabajo y en defensa de los derechos humanos, la justicia social, la igualdad, la paz, la libertad y la democracia.

Por un orden mundial más justo y en paz.

Para U.G.T. y CC.OO. de Asturias es imprescindible que las políticas neoliberales den paso al gobierno democrático de la economía global; que se garantice el respeto universal de los derechos fundamentales, reduciendo las desigualdades dentro de cada país y entre las naciones; que se genere trabajo digno para acabar con la pobreza masiva y se promueva el crecimiento mediante una distribución equitativa de la riqueza.

CC.OO. y U.G.T de Asturias reclamamos la intervención activa de los organismos internacionales para poner fin a la ocupación de Irak y para buscar soluciones satisfactorias y pacíficas a conflictos ya enquistados, como los que afectan a los pueblos de Palestina y el Sahara.

En defensa de la Europa Social.

Las instituciones y gobiernos de la U.E. se han esforzado en eliminar las barreras a la competencia y en impulsar la libre circulación de capitales, mercancías y servicios, mientras arrinconaban el objetivo de avanzar en la dimensión social europea. Por el contrario, se atacan los aspectos más sociales con iniciativas como la Directiva de Servicios Bolkestein, de la que la movilización sindical ha conseguido eliminar sus contenidos más negativos, o las orientaciones sobre el Derecho Laboral recogidas en el Libro Verde de la Comisión Europea que, con el pretexto de su modernización, pretenden debilitar los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Y sin embargo, para U.G.T. y CC.OO. de Asturias, la construcción europea precisa de otras políticas para restablecer la confianza de los ciudadanos y ciudadanas en el proceso de unificación y en sus instituciones. En este sentido, el pleno empleo, el crecimiento económico sostenible, el reforzamiento de los sistemas de protección social, la mejora de los derechos laborales y la ampliación de los espacios de participación y negociación colectiva son, entre otros, los objetivos prioritarios que deben guiar las políticas de las instituciones y gobiernos de la U.E. En esta misma dirección, y tal como defiende la Confederación Europea de Sindicatos, es imprescindible que la Carta de Derechos Fundamentales forme parte de cualquier futura Constitución o Tratado de la Unión.  

Por la igualdad y el empleo de calidad.

La excesiva temporalidad y precariedad del empleo suponen el principal y más grave problema del mercado laboral en España; donde en los últimos años se está creando más empleo que en el resto de los países de la Unión Europea.

El acuerdo para la reforma laboral, firmado el pasado año por las Confederaciones Sindicales de CC.OO. y U.G.T. con el Gobierno y las organizaciones empresariales C.E.O.E. y C.E.P.Y.M.E., que contiene evidentes aspectos positivos, con nuevos derechos para los trabajadores, medidas para limitar el uso abusivo de la contratación eventual e instrumentos de participación y control sindical, no ha conseguido  reducir la temporalidad de manera sustancial y las cifras todavía siguen distantes de la media europea. Tras unos primeros meses donde se alcanzaron unos niveles de contratación indefinida desconocidos en la última década, una vez finalizado el plan extraordinario para la conversión de contratos temporales en fijos, las tasas de contratación indefinida se sitúan moderadamente por encima de las que había antes de la entrada en vigor de la reforma laboral.

Era previsible, porque la actitud de la patronal – intentando vincular los avances en la lucha contra la eventualidad con la pérdida de derechos del contrato indefinido – impidieron un acuerdo más ambicioso para combatir un problema que no sólo afecta negativamente a los trabajadores y trabajadoras que lo sufren; además influye negativamente sobre la economía española en términos de crecimiento, productividad y competitividad.

No obstante, la mejora de la calidad del empleo no depende únicamente de los límites que se establezcan a la contratación temporal; es imprescindible un cambio en el modelo productivo que asegure un crecimiento económico más equilibrado y sostenible y empleos con futuro, lo que CC.OO. y U.G.T. vamos a seguir exigiendo tanto al Gobierno como a los empresarios. Los importantes beneficios empresariales tienen que revertir en innovación, tecnología y formación.

Pero los trabajadores y trabajadoras también deben participar de los elevados beneficios de las empresas a través de la mejora del poder adquisitivo de sus salarios, con especial incidencia en los más bajos; la eliminación de las diferencias retributivas discriminatorias, que afectan principalmente a mujeres, jóvenes e inmigrantes; y el reflotamiento de una economía sumergida que, en la actualidad, se sustenta principalmente en la explotación de la inmigración irregular. En la misma línea de combatir la discriminación en el trabajo ha entrado en vigor recientemente la Ley Orgánica para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, fruto del diálogo social, que supone un impulso importante para mejorar la posición de las mujeres en el mundo laboral y nos dota de herramientas importantes para hacer frente a la discriminación desde la acción sindical en la empresa.

También como consecuencia del diálogo social confederal ha visto la luz en los últimos meses la Ley de Atención a las Personas en situación de Dependencia, que constituye un logro histórico en la lucha por reforzar el modelo público de protección social y la ampliación y mejora de derechos sociales. Para U.G.T. y CC.OO. de Asturias es fundamental que el desarrollo reglamentario de la Ley y su aplicación avancen en la cohesión del sistema de protección y garanticen la calidad de los servicios, desde un papel protagonista del sector público.

Porque CC.OO. y U.G.T. de Asturias nos mostramos contrarios a las tendencias privatizadoras de los servicios públicos, que son el mejor exponente de la solidaridad y la redistribución de la riqueza, y que pierden ese carácter cuando interviene la gestión privada y, con ello, la búsqueda del mayor beneficio empresarial aunque sea en detrimento de la calidad de dichos servicios.

Por un Plan Industrial para Asturias.

La situación del mercado laboral asturiano ha mejorado en los tres últimos años, alcanzándose niveles de empleo similares a los existentes en la década de los 70 (antes de que la dura reconversión de los 80 y 90, que afectó a los sectores básicos de nuestra economía, supusiera la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo en la región), y reduciéndose en más de 10.000 personas las listas del paro registrado.

Pero, pese a esa mejoría, la situación socioeconómica asturiana sigue siendo insatisfactoria. El crecimiento económico asturiano ha estado a la cola del país en la última década, separándonos a un ritmo de cinco décimas anuales de la media del conjunto de España. Pese a la ligera mejoría de 2006 (dos décimas menos que la media) seguimos lejos de los niveles de crecimiento de las comunidades autónomas más dinámicas. Nuestras tasas de actividad y empleo aún están nueve puntos por debajo del promedio estatal, y la de paro es de las más elevadas, lo que supone que más de 50.000 personas buscan empleo infructuosamente en nuestra región, con especial incidencia entre las mujeres y los jóvenes. También son estos colectivos los más castigados por la eventualidad en el empleo, que afecta a uno de cada tres trabajadores de la región.

Otros problemas, que exigen soluciones sin demora, son los elevados índices de siniestralidad laboral o los déficits en la integración laboral y social de los inmigrantes y de las personas con discapacidad.

El acuerdo de concertación en Asturias (ADECE) para el período 2004-2007 está dando resultados positivos y es parte destacada de la mejoría socioeconómica relativa que ha registrado nuestra comunidad autónoma precisamente durante el período de vigencia del acuerdo.

El Salario Social, otra consecuencia del acuerdo, es hoy una realidad que dió protección en 2006 a más de 12.000 asturianos y asturianas en situación de pobreza, aunque todavía no se ha aprobado el Plan de Inclusión Social que complemente este derecho. La creación del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales (con participación tripartita y paritaria de Gobierno y agentes sociales en su gestión) y la reciente aprobación de un plan estratégico para combatir, desde una visión integral, la siniestralidad laboral deben significar un freno a la importante sangría de muertes y heridos en el trabajo que sufre nuestra región.

También las medidas sobre Vivienda contempladas en el ADECE están suponiendo la construcción de miles de viviendas con algún tipo de protección pública para facilitar el acceso a la vivienda de los asturianos y asturianas, especialmente de aquellos colectivos más desfavorecidos.

Pero aún quedan cuestiones pendientes de cumplir por parte del Gobierno que están limitando los efectos positivos del ADECE. Es el caso de algunas medidas que afectan directamente a la capacidad de crecimiento y desarrollo de la economía asturiana, como la capitalización de la SRP, uno de los principales instrumentos para la promoción de nuevas empresas, que no se ha cumplido en su totalidad; o la inversión en I+D+i, vital para la competitividad del sistema productivo asturiano, que ha quedado lejos de los objetivos que se habían fijado, manteniéndonos muy alejados de la media estatal en esta materia. Lo mismo podemos decir del compromiso de situar la tasa de eventualidad en la Administración Autonómica en el 8% en 2006 y en el 5% en 2007, que está muy lejos de cumplirse, y que afecta a uno de los problemas más graves del mercado laboral asturiano

U.G.T. y CC.OO. de Asturias continuaremos exigiendo el cumplimiento íntegro del ADECE, porque sus contenidos son importantes para el futuro socioeconómico de Asturias y de quienes vivimos y trabajamos en esta región.

Por esas mismas razones, exigiremos al Gobierno que surja de las elecciones autonómicas del 27 de mayo la negociación de un nuevo acuerdo que sustituya al ADECE, cuya vigencia finaliza este año, y que sea más ambicioso en sus contenidos, tal como demanda la aún difícil realidad económica y social asturiana.

En este nuevo acuerdo debe ocupar un lugar destacado la elaboración y ejecución, en el marco del Foro por la Industria, de un Plan Industrial que impulse el crecimiento ordenado de un sector que tradicionalmente ha jugado un papel de primer orden en la economía asturiana, y que debe seguir jugándolo, desde nuevas perspectivas, por su papel tractor sobre otros sectores económicos y como garantía de un crecimiento equilibrado y sustentado sobre bases firmes. Un sector que, en los últimos años, sigue viendo aumentar el desempleo, en un contexto regional de reducción del mismo, y que aún mantiene serias incógnitas sobre el futuro de algunos de sus subsectores más determinantes, como el del carbón (con el plan sectorial prácticamente paralizado y pendiente aún de la decisión de la U.E. sobre las empresas que se integrarán en la Reserva Estratégica Europea, únicas con futuro a partir del año 2010); la siderurgia (donde aún están pendientes de cumplir importantes inversiones, como la tercera línea de galvanizado, en las plantas asturianas de Arcelor-Mittal); o el naval (con especial preocupación en el caso de los astilleros de la bahía gijonesa: Izar, pendiente de un Plan Industrial que garantice su futuro, y Nagisa, que no acaba de concretar la entrada de un nuevo empresario que aborde las inversiones necesarias para su supervivencia).

Además, la industria asturiana está viéndose afectada ya por la deslocalización empresarial hacia otros países, que ha supuesto el cierre de Autotex y amenaza a la emblemática Fábrica de Loza de San Claudio.

En definitiva, hay razones más que sobradas para exigir un Plan Industrial, negociado por el Gobierno con sindicatos y patronal, que suponga un salto cualitativo que resulta imprescindible para el sector. Un plan que concrete compromisos de inversión productiva y de innovación tecnológica, como base de un nuevo modelo productivo que se sustente sobre la calidad y el mayor valor añadido de los productos, la estabilidad en el empleo y la cualificación de los trabajadores, con empresas responsables social y medioambientalmente.

CC.OO. y U.G.T. de Asturias exigimos también el cumplimiento de las inversiones que corresponden a nuestra comunidad autónoma en el desarrollo del Plan General del Carbón y que sufren importantes retrasos y desajustes, pese a la incidencia directa que algunas de ellas tienen sobre el desarrollo económico e industrial de la región.

En otro orden de cosas, U.G.T y CC.OO. de Asturias lamentamos que no haya sido posible ni tan siquiera iniciar la necesaria reforma de nuestro Estatuto de Autonomía. Ambas organizaciones consideramos imprescindible que, tras las próximas elecciones autonómicas, se abra la reforma estatutaria desde la perspectiva de ampliar nuestra capacidad de autogobierno y de defender la suficiencia financiera de nuestra comunidad autónoma, con criterios de reparto entre autonomías basados en principios de equidad y solidaridad territorial, y en los que deben tenerse en cuenta aspectos definitorios de la realidad social asturiana, como el envejecimiento y la dispersión de la población. Una reforma que debe abordar, sin más dilación, el reconocimiento oficial de la “llingua”, y que, entre otras cuestiones de interés, reconozca el papel fundamental que ocupan en nuestra sociedad los agentes sociales.

Por último, en esta histórica fecha del 1º de Mayo queremos recordar y mostrar nuestra solidaridad y apoyo a quienes hoy luchan en Asturias en defensa de su empleo o para mejorar sus condiciones sociales y laborales.

Porque la negociación y la movilización son instrumentos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras para la mejora de sus condiciones de vida y trabajo y para avanzar hacia una sociedad mejor.

Por eso, U.G.T. y CC.OO. de Asturias llamamos a los trabajadores y trabajadoras en particular, y a la sociedad asturiana en general, a participar en la manifestación del 1º de Mayo, que tendrá lugar en Avilés, con salida a las 12 del mediodía desde la Plaza del Vaticano.

¡Por un orden mundial más justo y en paz!

¡En defensa de la Europa Social!

¡Por la igualdad y el empleo de calidad!

¡Por un Plan Industrial para Asturias!

¡Por un Estatuto de Autonomía con más capacidad de autogobierno!

¡¡¡VIVA EL 1º DE MAYO!!!