Archivado en Comunicados, Elecciones sindicales

Elecciones 2006

Delirios de grandeza


20.11.06.- Estos días hemos asistido a una serie de circulares emitidas por CIG a las que, muy a nuestro pesar, tenemos que salir al paso, pues hacen una serie de consideraciones que distan bastante de la realidad.


pdf
print
pmail

Hay quien piensa que porque abre el paraguas es por lo que empieza a llover. Delirios de grandeza nada más lejos de la realidad. Las cosas pasan porque tienen que pasar y la dirección de Caixa Galicia se marca sus objetivos y procura seguirlos con la mayor fidelidad posible. La presión que ejercemos los trabajadores a través de sus representantes sindicales, no es patrimonio de nadie, sino producto de la historia del movimiento sindical.

CCOO presentó un documento de queja y repulsa firmado, con nombres y apellidos, por 180 directores y subdirectores de oficinas a la Dirección General. El propio JL Méndez indicó que recogía las sugerencias, pero que no pensaba variar la política estratégica de la entidad.

¿Porqué pensar, entonces, que son los abucheos de la CIG los que producen efecto y los de CCOO no? ¿Es que la CIG tiene otras influencias cerca de la Dirección además de las exclusivamente sindicales, con las que contamos los demás sindicatos? ¿Es que la CIG presiona políticamente a la Dirección de la Caja?

Los logros sindicales obtenidos tanto en Caixa Galicia como en el sector se deben en gran parte a la negociación. Un escenario en el que la CIG brilla por su ausencia. Ni participa en el convenio estatal (en el último convenio, mientras que sus delegados sindicales se mostraban favorables a la firma, al igual que lo hicimos el resto de las centrales sindicales, la dirección de este sindicato se negó a ello), ni lo hace tampoco en Caixa Galicia, con el agravante de que trata ahora de atribuirse logros ajenos.

Por ello conviene contestar a las preguntas que se formulan, más que nada para refrescar la memoria a los desinformados:

¿Quien te asesoró cuando la transformación de los planes de pensiones?

Ni más ni menos que CPPS (una Consultora de Pensiones) designada por unanimidad sindical a propuesta de CC.OO., por ser la empresa que había asesorado a todas las Cajas con mayoría de CC.OO. Las Asambleas por todas las Territoriales se hicieron conjuntamente por los sindicatos firmantes:  el 12-11-2002 toda la representación sindical de la Caixa lo subscribió, menos CIG. Este Sindicato se adhirió 17 días más tarde (29-11-2002), al verse fuera de un acuerdo positivo para los trabajadores y no quedarse fuera de juego, como les sucedió en 1998, con el acuerdo de prejubilaciones, en donde la CIG no firmó y con posterioridad, viendo que era bueno, los mismos negociadores de la CIG se acogieron los primeros al acuerdo.

Su gestión global y sus cálculos individuales se han reconocido por todos, incluida la Empresa. Su asesoramiento continúa en el Fondo a propuesta de CC.OO.; recientemente este asesoramiento ha supuesto un ahorro en las comisiones de gestión de 197.166,57 €, es evidente que su continuidad nos interesa a todos.

Pero la gestión de CC.OO. no se acabó en la transformación. Nuestro Gabinete Jurídico llegó hasta el Tribunal Constitucional para mejorar las condiciones laborales y pensionables de los trabajadores, en concreto su acierto ha mejorado los derechos consolidados de 129 trabajadores en Caixa Galicia, con una aportación adicional de la Caja de más de 3.100.000 €

¿Quien posibilitó el ascenso por antigüedad de los auxiliares administrativos?

El convenio estatal, firmado por CCOO, UGT y CSICA. CIG no sólo rechazó el convenio estatal de ahorro, que recogía entre otras cosas esta reivindicación, sino que lo hizo aún a pesar del voto favorable de sus delegados sindicales, que lo veían como un acuerdo ventajoso; sin embargo su órgano directivo dijo “NON”. Además, en Caixa Galicia, como resultado de la negociación para la implantación del SRV, se ha logrado por la representación social de los trabajadores que éste complemento influya en la carrera profesional, de forma que, por antigüedad y desempeño, se puede llegar hasta el nivel VI. ¿La propuesta y posterior negociación? De CCOO.

¿Quien posibilitó las jubilaciones anticipadas y la regularización de los contratos temporales?

Otro caso de pensar que empieza a llover si abrimos el paraguas: la CIG habrá propuesto, como hemos hecho todos los sindicatos, que la Dirección pusiera en marcha las jubilaciones a tiempo parcial con contrato de relevo. Cosa distinta es que éstas se hayan puesto en marcha por la petición de la CIG. Desde el 31 de diciembre de 2004, año en que el Banco de España prohibió a las entidades financieras realizar prejubilaciones con cargo a reservas, todos los sindicatos (unos más, otros menos), hemos realizado a RRHH diversos planteamientos para dar salida a los compañeros que se encontraban a punto de cumplir los sesenta años. CCOO además hemos vinculado los mismos al establecimiento de contratos de relevo y que los mismos fueran ofertados primeramente a los ETT's que había en nuestra Caja. Nuestros compañeros de CC.OO. en la Caixa de Pensiones de Barcelona, desde el 2.002 fueron los pioneros y con sus estudios e implantación numerosa (más de 5.000 jubilaciones) nos marcaron el camino.

¿Cómo se pudieron descongelar los Salarios Garantizados, ligándolos al IPC?

Salvando los favores de la Dirección que los incrementaba un año sí, otro no por debajo del IPC. Haciendo por parte de CC.OO. un planteamiento ligado a las carreras profesionales y a la importancia de éstas. Huyendo de las propuestas intransigentes de CIG que sólo favorecían a los más antiguos en la Caja.

¿Y de la creación del CPAS, y su equiparación al CPAR, qué decir?

Cuantos novios le salieron de repente a este complemento administrativo para los SS.CC., reivindicación histórica de CC.OO. desde que en el siglo pasado se negociara el CPAR para los administrativos de la Red.

Año tras año, haciendo encuestas y propuestas de los delegados de CC.OO. en Pocomaco, hasta que se reunieron las fuerzas y el momento para crearlo y, meses más tarde, equipararlo al alza a la cuantía del CPAR (2.160 €/año a partir del 2.007). Otros se apuntaron al viaje justo al final del trayecto. Y era tan reacia la dirección de la CIG a la negociación del CPAS, que su negociador tuvo que emplearse a fondo para convencer a sus indolentes compañeros.

Casos como los anteriores los tenemos todos los días: en la comisión de la Mujer (que para nuestro sindicato es de Igualdad y en la que nuestras representantes están esperando, todavía, alguna iniciativa de CIG); en el seguimiento del SRV (en lo que en palabras de su responsable, María Camino, somos el único sindicato que se ha personado); en la de Previsión Social (donde se ufanan para no invertir en valores norteamericanos y acusan, incomprensiblemente, a los demás de pagar las balas que matan a mujeres y niños en Iraq), o, en fin, en otras sesiones de trabajo, donde las propuestas deben quedar sobre la mesa pues todo el interés de CIG está en presentar a los asistentes la propuesta de Estatuto de Galicia del BNG. E incluso, ilusos, en conseguirle a JL Méndez una entrevista con Anxo Quintana, el vicepresidente de la Xunta, "cando ti queiras, ¿eh?".

Esta es la CIG con la que tenemos que “trabajar” todos los días: la misma que ahora, en otros foros de la Caja, aboga por algo parecido a una “unidad sindical” cuando les interesa. ¡Así no se hacen las cosas, “compañeiros”!