Archivado en Preguntas frecuentes, Mujer e Igualdad

Normas en permiso de maternidad


Deben considerarse también las recientes normas aprobadass por la Ley de Igualdad


pdf
print
pmail


  • El descanso por maternidad podrá disfrutarse en régimen de jornada a tiempo parcial y se podrá compatibilizar el trabajo, en jornada a tiempo parcial, y la prestación por maternidad.

  1. De las 16 semanas del descanso por maternidad, serán las 10 últimas las que se podrán realizar a tiempo parcial, de manera que se pueden convertir en 20, trabajando sólo media jornada.
  2. Pueden disfrutar el permiso tanto el padre como la madre.
  3. El padre y la madre podrán simultanear las 10 semanas del permiso, es decir, hacer cinco cada uno, los dos a la vez.
  4. El permiso a tiempo parcial será incompatible con el uso simultáneo del permiso de lactancia o el de reducción de jornada.
  5. Para que pueda disfrutarse el permiso a tiempo parcial, será imprescindible el acuerdo entre la empresa y la trabajadora.

  • En caso de que la madre lleve poco tiempo trabajando y no cumpla el requisito de la cotización mínima exigible para percibir la prestación de maternidad, la podrá recibir el padre, referido sólo a la 10 semanas, en caso de que la madre se las ceda.

  • Posibilidad de que la madre pueda revocar la cesión a favor del padre de parte del descanso por maternidad (ausencia, enfermedad o accidente, abandono de familia o separación).

  • Se podrá suspender el descanso por maternidad si el recién nacido queda hospitalizado con posterioridad a las 6 semanas después del parto y hasta que sea dado de alta, reanudándose a partir de ese momento, el periodo de descanso de la madre o el padre. También se regula el permiso retribuido de una hora diaria mientras dure la hospitalización del bebé y el derecho a un permiso de dos horas diarias con descuento proporcional de salario, para el mismo supuesto.

Estas medidas contempladas en el Real Decreto, son positivas pero no eliminan ni corrigen las insuficiencias de la Ley en temas tan relevantes como el permiso individual de paternidad, entre otros. Tampoco resuelven los problemas de conciliación entre responsabilidades familiares y laborales, ni garantizan condiciones de igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el trabajo, pero son derechos conquistados tras años de reivindicarlos. Es por ello que creemos necesaria su divulgación entre todas las trabajadoras y trabajadores para que se pueda hacer un buen uso de los mismos.

Para cualquier duda o aclaración os podéis poner en contacto con nuestras delegadas y delegados.

Noviembre 2001