Archivado en Comunicados, Mujer e Igualdad, Elecciones sindicales

Un plus de representatividad


El incremento de delegadas significa un plus de representatividad dentro del proceso de elecciones sindicales en los centros de trabajo.


pdf
print
pmail

Las elecciones sindicales son un proceso por el cuál los trabajadores y trabajadoras eligen a sus representantes legales en los centros de trabajo, con un mandato de 4 años de duración. Los resultados de las mismas tienen también el efecto de determinar el nivel de representatividad de las organizaciones sindicales en los ámbitos superiores a la empresa; nivel de representatividad que determina la capacidad para negociar y firmar convenios colectivos sectoriales o para la interlocución con las Administraciones Públicas (diálogo social, procedimientos de consultas ante reformas legales...) y la representación en instituciones públicas estatales (INEM, INSS, Consejo Económico y Social, FOGASA, ....) y de otros ámbitos territoriales, entre otras facultades otorgadas por la legislación a las organizaciones sindicales representativas.

Cada 4 años se convocan para renovar la representación elegida en el proceso anterior y, aunque no se celebran en una fecha única en todas las empresas del país, la gran mayoría se realizan en lo que se conoce como “periodo de concentración” que, para la mayoría de los sectores de actividad y territorios del Estado español, se produce a lo largo de un periodo de 18 meses.

Este mes de septiembre se ha iniciado el proceso de renovación de las representaciones legales elegidas en el proceso anterior (septiembre de 2002 a diciembre de 2003) y hasta el 31 de diciembre de 2007 se realizarán elecciones en más de 100.000 centros de trabajo (1).

En España hay algo más de 300.000 personas electas en los centros de trabajo (2), de las que el 39,68% lo han sido en candidaturas de CC.OO., el 29,55% de UGT y el 30,77% restante entre diversos sindicatos y agrupaciones electorales, de los cuales sólo unos pocos llegan a tener relevancia en algunos sectores y territorios. Solamente UGT y CC.OO. tienen implantación en todos los sectores y en todo el Estado español y por tanto la consideración de “sindicatos más representativos”. ELA y CIG también alcanzan dicha consideración legal al sobrepasar el 15% de representación en el País Vasco y Navarra, en el primer caso, y en Galicia en el segundo.

Más allá de la relevancia política de cada proceso, las elecciones sindicales sirven para que la representación electa se adecue lo más posible a las características de las plantillas que conforman los centros de trabajo y, por agregación, a quienes conforman el colectivo laboral asalariado.

El mercado laboral se ha transformado de forma importante en la última década, con la incorporación creciente de las mujeres a la actividad profesional; con la expulsión anticipada de muchos trabajadores y trabajadoras mayores de 50 años; con la incorporación de nuevas generaciones y con el fenómeno pujante de la inmigración.

Que las candidaturas que concurren sean representativas de la configuración de las plantillas es algo lógico, deseable y beneficioso para el posterior ejercicio de la actividad representativa, pero con frecuencia se buscan criterios de representatividad exclusivamente profesionales o funcionales (talleres, oficinas, servicios técnicos, mandos, comerciales, turnos, instalaciones...) olvidando otros factores de representatividad como el sexo, la edad o el origen.

Aumentar de forma significativa el número de electas en las candidaturas de CC.OO. en las empresas es un objetivo comprometido en su Plan de Igualdad, de forma que la importante presencia de mujeres en los centros de trabajo, en la afiliación y en sus órganos de dirección, también tenga su correlato en la representación electoral. La experiencia de procesos electorales anteriores, indica que el número de delegadas crece pero de forma insuficiente para alcanzar los objetivos de equilibrio de sexo en la representación sindical. CC.OO. ha aprobado medidas de incentivo a las organizaciones que mejoren los resultados en cuanto a la elección de mujeres y jóvenes en este nuevo proceso electoral que ahora se abre.

Evolución en Comisiones Obreras

La presencia de trabajadoras en las candidaturas presenta una continua evolución positiva, tanto en número como en porcentaje sobre el total de representantes de CC.OO. elegidos. Y esta situación se produce, no sólo a nivel global del Estado, sino en la práctica totalidad de los sectores de actividad y de las Comunidades Autónomas, pues en los pocos sitios donde no hay crecimiento en porcentaje sí lo hay en cuanto al número de elegidas.

El crecimiento global en los últimos 4 años ha sido de cerca de 8.000 delegadas más y de 2,93 puntos más de representación de mujeres con respecto al total de personas elegidas en candidaturas de CC.OO. A pesar de este incremento, el porcentaje de representación de trabajadoras en las candidaturas -que alcanza actualmente el 27,83% -está aún lejos de la tasa de afiliación femenina que se sitúa en torno al 36%

Las organizaciones sectoriales que han incrementado el porcentaje de mujeres por encima de la media han sido: COMFIA (Servicios Financieros y Administrativos), FECOHT (Comercio, Hostelería y Turismo), FITEQA (Textil, Químicas y Afines) y Sanidad y Sectores Sociosanitarios. Y las territoriales: Aragón, Asturias, Cataluña, Castilla y León, Ceuta, Madrid, Melilla, Navarra y Rioja.

Las federaciones sectoriales que han aportado un crecimiento significativo en el número de delegadas han sido: Actividades Diversas, Agroalimentaria, FSAP (Administración y Servicios Públicos), COMFIA (Servicios Financieros y Administrativos), Federación de Enseñanza, FECOHT (Comercio, Hostelería y Turismo), FITEQA (Textil, Químicas y Afines) y Sanidad y Sectores Sociosanitarios. En cuanto a las territoriales: Andalucía, Canarias, Cataluña, Castilla y León, Madrid y la Comunidad Valenciana.

Otro dato significativo y muy positivo es que el porcentaje de delegadas en el tramo de edad de menores de 30 años se incrementa en cerca de 7 puntos, y alcanza el 34,33% del total de jóvenes representantes de CC.OO.; un reflejo del mayor nivel de afiliación de mujeres en este tramo de edad.

Mayor presencia femenina

En cuanto a la presencia de delegadas elegidas en las empresas, CC.OO., con 33.839 delegadas, se sitúa a la cabeza de las organizaciones sindicales en número y porcentaje de representación femenina, seguida por UGT, con 22.974.

 


Total

CC.OO.

UGT

Resto

% sobre total delegadas

100 %

43,94 %

29,83 %

25,88 %

% delegadas sobre total representación

25,12 %

27,83 %

25,39 %

31,31 %

Fuente: Elaboración propia partiendo de resultados oficiales a 30 de junio de 2006.

CC.OO. es una organización implicada en la defensa de los derechos de igualdad y no discriminación de las mujeres en la sociedad y en el ámbito laboral. Así lo viene demostrando en la actividad cotidiana en la negociación colectiva, en el diálogo social, en el asesoramiento sindical y jurídico, la información y la formación. Por eso pretende que cada vez más trabajadoras participen en todos los ámbitos de decisión y representación y las elecciones son una buena ocasión para que éstas, además de dar su voto, lo pidan para convertirse en representantes de sus plantillas y sectores. Ese es el primer paso para que más trabajadoras dirijan la negociación colectiva en sus empresas o sectores, lideren las estructuras sindicales y hagan avanzar las políticas de las organizaciones en la lucha contra la discriminación. Quien apueste por las mujeres; quien apueste por un presente y un futuro con mayor equidad entre los sexos, conseguirá un plus de representatividad y legitimidad democrática.


Rita Moreno Preciado trabaja en la Secretaría Confederal de Acción Sindical y Políticas Sectoriales de Comisiones Obreras.

(1) Además de en este periodo, en cualquier otra fecha del año se convocan elecciones en centros de trabajo de reciente creación o que, por diversas causas, aún no tienen representación electa, elecciones parciales para cubrir vacantes o crecimientos significativos de plantilla.