Archivado en Publicaciones, Mujer e Igualdad, Empleo

Acabar con la desigualdad


El Consejo de la Juventud de España (CJE) inicia una nueva andadura en donde se plantea los retos de lograr una mayor participación, más igualdad entre géneros y mejor empleo. José Luis Arroyo


pdf
print
pmail

El Consejo de la Juventud de España (CJE) ha iniciado una nueva andadura liderada por las organizaciones sindicales UGT y CC.OO., impulsando esta nueva etapa con dos retos fundamentales, el fortalecimiento de las entidades miembro del CJE, implicándolas más activamente en la planificación, desarrollo y ejecución de las acciones que se llevan a cabo desde este organismo que representa al tejido asociativo y la juventud en general, y el derecho a la emancipación de la juventud española.

Los jóvenes sufren una gran precariedad en el empleo, derivada de unas altas tasas de temporalidad, de salarios bajos y condiciones laborales peores a la del resto de trabajadores, que dificultan su acceso a la vivienda y el poder desarrollar una vida autónoma. De hecho, la juventud española abandona más tarde el hogar familiar que la edad media del resto de países de la Unión Europea.

Estas situaciones de precariedad se ven agravadas en las jóvenes, que en la actualidad y a pesar de los avance conseguidos por los movimientos de reivindicación por la igualdad de las mujeres, sigue encontrando techos de cristal, que les dificultan para decidir en un plano de igualdad con los hombres, a la vez que aún sigue reposando sobre ella las cargas de la sociedad. Por esa razón, desde el CJE se viene trabajando desde la transversalidad de las acciones en materia de género, mostrando claramente que el problema de la desigualdad no es sólo de las mujeres, sino que es un problema histórico del conjunto de la sociedad al que definitivamente hay que ponerle fin.

La igualdad forma parte del ideario con el que esta nueva Comisión Permanente va a afrontar estos dos años y una acción fundamentada en la presencia de la perspectiva de género en todas las acciones, desde la configuración de una dirección del CJE paritaria, hasta trasladar la idea de la igual representación a todo el tejido asociativo juvenil, tanto en el ámbito estatal como en el internacional.

La nueva dirección del CJE considera necesaria la valoración del impacto de género de las distintas acciones que se llevan a cabo para intentar acelerar el proceso de igualdad, también es necesario exigir que el resto de las organizaciones que componen el CJE lo hagan por igual. De esta forma es necesario que en las políticas de juventud se planifique el cómo afectan al objetivo irrenunciable de la igualdad real entre mujeres y hombre; además de internacionalizar la idea de que todos los seres humanos somos iguales en dignidad independientemente del lugar en el que residamos. Por esa razón, esta generación tiene que ser la que desde un compromiso de firmeza, ponga fin a las discriminaciones, teniendo un comportamiento ejemplar que imposibilite nuevos retrocesos en este sentido.


"Las situaciones de precariedad se ven agravadas en las jóvenes, que en la actualidad siguen encontrando techos de cristal"

Para evitar las desigualdades hay que trabajar de un modo intenso en busca de un reparto equitativo de los recursos económicos entre géneros, porque la exclusión histórica de las mujeres de los bienes, retrasa su emancipación de la tutela machista. En España la tasa de actividad femenina es muy inferior respecto a la masculina y el desempleo de las mujeres duplica al de los varones. Además los datos de acceso al trabajo por parte de las jóvenes nos demuestran que si no se realizan los esfuerzos necesarios, esta realidad se mantendrá vergonzosamente en el tiempo.

José Luis Arroyo (jarroyo@cje.es) es vicepresidente del Consejo de la Juventud de España por Comisiones Obreras.

Trabajadora