Archivado en

Ciencia Ficción?

La privacidad amenazada. Acabar con la intrusión hi-tech en el puesto de trabajo.


Tarjetas radio cosidas en uniformes o implantadas bajo la piel de los trabajadores, células telefónicas vinculadas con satélites de posicionamiento global y el control permanente de llamadas telefónicas, pulsaciones en el teclado y correos electrónicos son todos ellos una amenaza para la fuerza de trabajo del Siglo XXI.


pdf
print
pmail
 
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCIÓN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

 

UNI Sindicato Global está instando a la Unión Europea y a la Organización Internacional del Trabajo a que tome más medidas para proteger la privacidad de los trabajadores contra la nueva vigilancia permitida por la tecnología.


Tarjetas radio cosidas en uniformes o implantadas bajo la piel de los trabajadores, células telefónicas vinculadas con satélites de posicionamiento global y el control permanente de llamadas telefónicas,pulsaciones en el teclado y correos electrónicos son todos ellos una amenaza para la fuerza de trabajo del Siglo XXI.


Mini ordenadores de pulsera y la posibilidad de control de los recesos para ir al baño y de las áreas de reposo también contribuyen a socavar la dignidad de los trabajadores, advierte UNI en un informe sobre control y vigilancia electrónicos titulado "Te están siguiendo".


UNI, que representa a más de 900 sindicatos a través del mundo, advierte a la UE de la "insidiosa recogida de datos” y pide la prohibición total de implantes de tarjetas de identificación por radiofrecuencia (RFID) y de la vigilancia de los trabajadores fuera de las horas de trabajo. Los sindicatos también exigen la reglamentación escrita del uso de las tarjetas Se está exhortando a la OIT a que actualice sus directrices en materia de control y vigilancia en el trabajo para tomar en cuenta los rápidos cambios en el trabajo y en la tecnología durante este último decenio.


Ya se utiliza la RFID para seguir el movimiento de palés de mercancías en el mundo, pero a medida de bajan los precios de estas minúsculas chips, podrían encontrarse en alientos individuales en su nevera y en los trabajadores.


El control y la vigilancia pueden entrar en conflicto con el derecho fundamental a la privacidad contenido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidos y en el Convenio de la UE sobre Derechos Humanos. El informe cita al Grupo de Trabajo de Protección de Datos de la UE que dice que los trabajadores no abandonan su derecho a la privacidad y a la protección de los datos todas las mañanas al entrar en el lugar de trabajo".


"Queremos respeto y dignidad en el trabajo", dijo Philip Jennings, empleados seguir la traza a los trabajadores cada minuto del día y de la noche no significa que deba permitírseles hacerlo." Si se reúnen las cámaras video, el posicionamiento radio, el control del

teléfono y del correo electrónico y la tecnología informática, tienen la pesadilla del Siglo XXI - un lugar de trabajo de gran estrés y personal deshumanizado. Una economía del conocimiento requiere creatividad y abrir las puertas al potencial humano y no crear un clima de temor que paraliza el pensamiento y la acción."


UNI está preparando un Código de Práctica para ayudar a los sindicatos a enfrentar el reto de la RFID y quiere que los trabajadores en línea tengan derechos en línea claros, incluidas la privacidad del correo electrónico y la libertad de conversar electrónicamente con su sindicato.


A través del mundo los sindicatos ya han iniciado el diálogo con los empleadores para proteger la privacidad de los empleados y asegurar la negociación de la vigilancia y que ésta se mantenga en un mínimo necesario y que se explique claramente.


Los sindicatos de tiendas y almacenes de Europa han comenzado a conversar con los empleadores sobre los chips RFID para abordar su incidencia en los empleos y en la manera en que afectarán la vida cotidiana de los empleados de comercio.


Los sindicatos de telecentros quieren reglas más estrictas en materia de control de las llamadas telefónicas y en general los sindicatos quieren asegurar que las medidas para controlar la externalización electrónica o para mejorar la seguridad no se utilicen para acosar y castigar a los trabajadores.


La medida del control y vigilancia electrónicos en el trabajo ha aumentado considerablemente e incluye nuevos instrumentos digitales altamente sofisticados, dice el informe. “Estas tecnologías pueden utilizarse positivamente, de manera a facilitar y mejorar la vida tanto a los empleadores como a los empleados. Ahora bien, la mayoría de las veces se introducen de maneras menos benignas. Algunos

empleadores sencillamente quieren aprovechar la oportunidad de crear una fuerza de trabajo inactiva, pasiva, en menor medida de ejercer sus derechos de organización colectiva y de representación."

Ver Resumen del Informe

"Te están siguiendo" (PDF 70 Kb)

UNI es el sindicato global para capacidades y servicios y cuenta con 15 millones de miembros a nivel mundial en más de 900 sindicatos de 150países.


UNI global union, Avenue Reverdil 8-10, 1260 Nyon, Switzerland (+41 22 365 2100 or press@uniglobalunion.org)