Archivado en Comunicados, Salario

No saldremos de pobres (II)


Mejoras de pluses.


pdf
print
pmail

En nuestra nota No saldremos de Pobres (Intranet 03.02.06) ya dábamos unas pinceladas del que suponíamos sería el camino que la Dirección seguiría para intentar calmar el creciente descontento existente entre toda la plantilla.

En el Consejo de Administración de esta semana se aprobaron una serie de pluses y mejoras a un cierto número de empleados y empleadas.

En primer lugar, a aquellos que se beneficien de esta decisión, nuestra enhorabuena. Es una justa y mínima recompensa a su trabajo, pero lo que no nos parece razonable, es que esta mejora no abarque todas las situaciones injustas.

Esta vez las subidas han afectado a más gente (parece ser que más de cien), básicamente de oficinas. Responsables de oficinas con niveles muy bajos. Más pluses que niveles. En definitiva no pasa de ser la regularización de una clasificación de oficinas raquítica y que no cumple las expectativas de una carrera profesional razonable.

También ha habido alguna modificación en la cuantificación de la recompensa por el cumplimiento de objetivos (se incrementaran a los que lleguen al máximo y se penalizará a los que queden por debajo del mínimo). Muy razonable si no fuera por lo problemático que resulta el tema de los objetivos, lleno de arbitrariedades tanto al establecerlos como al computarlos.

 

Las principales carencias del sistema son:

 

a.- La subjetividad de la Dirección para otorgar, o no, estas mejoras.

b.- Está sustentado, casi exclusivamente, en la consecución de los presupuestos asignados, cuestión totalmente subjetiva y llena de insuficiencias y carencias.

c.- Sólo contempla, y parcialmente, a los cargos de delegado/a. Suponemos también que a responsables de secciones internas. Pero deja fuera al resto de la plantilla. ¿Es que no somos un equipo y todo el mundo cuenta?

d.- La Dirección no quiere llegar a ningún acuerdo con la Representación Laboral, ni tan siquiera hablar, ni escuchar nuestras peticiones ni nuestro parecer.

e.- La Dirección, y esto es quizás lo más importante, con esta actuación no se obliga a nada en el futuro. Tan sólo quiere crear expectativas, que se cumplirán, o no, en función de sus propias necesidades.

En definitiva, la Dirección no quiere un acuerdo a medio o largo plazo con la Plantilla. Ni que esta sepa cual puede ser su proyección profesional y económica dentro de la Entidad. Como siempre, nos quiere sometidos a su antojo. O sea, nuestro nivel salarial presente y futuro irá en función de las necesidades de la Caixa, independientemente de nuestros esfuerzos y de lo injusta que sea nuestra situación particular.

En un mundo económico cada día más competitivo, cada vez más exigente, dónde se necesita la máxima profesionalidad y se nos pide el máximo, nuestra Entidad hace el mínimo esfuerzo y no quiere asumir el menor asomo de compromiso futuro respeto a la plantilla.

Para CCOO, la Dirección está perdiendo otra vez la oportunidad de mejorar realmente las relaciones laborales y de crear un vínculo de ilusión para todo el mundo. Sólo una visión miope y a corto plazo del negocio puede justificar esta decisión.

 

 

Mataró, 21 de marzo del 2006