Archivado en Comunicados

Hay costumbres que no cambian

Se ataca y se insulta a los representantes de los trabajadores por informar a empleados de cuestiones sindicales


En estos días asistimos una vez más al espectáculo bochornoso y recurrente en el que reponsables del área de Collections atacan a los representantes de los trabajadores por compartir con los empleados la información incluida en el artículo anterior.


pdf
print
pmail

En su esplendido libro “Patas Arriba” Eduardo Galeano comienza hablando de los modelos del éxito e índica que, en contra de todo lo que oficialmente el modelo imperante pregona, lo habitual es que sea justamente lo contrario es “...el mundo al revés”.

 

Se nos describe las cualidades que caracterizan a este modelo como el desprecio de la honestidad, el castigo del trabajo,  la recompensa de la falta de escrúpulos y el fomento del canibalismo.

 

Y todo esto nos suena de algo en nuestro día a día desde hace años en nuestro entrono de trabajo, en el que a ciertas personas se les permite cuestionar el trabajo y la honestidad de otros cuando son incapaces de mostrar ni la más mínima capacidad de trabajo.

 

Personas que se permiten discriminar de forma abierta y arbitraria a personas de su entorno, acosar e insultar a subordinados, demorar o no comunicar directamente informaciones, usar parámetros de evaluación incluso hasta extremos de usar límites numéricos que no existen (¿ceros o sietes?)  para favorecer o perjudicar a quién se cree digno de ello (por supuesto los favorecidos creen que nunca estarán en el otro grupo y callan, otorgan; mientras hay dinero hay alegría).

 

Por supuesto entendemos que todo esto es del agrado de los empleados del entorno y que la culpa es del comité de empresa “de esos XXXX del sindicato” que no entienden que este tipo de actitudes son las convenientes, los alarmistas por informar y asumir sus responsabilidades, gente con mala intención por intentar responder colectivamente tras recibir más de 40 preguntas (muchas por escrito) entre el viernes 31 de marzo y el lunes 3 de abril sobre la perdida de cartera en Collections BSSC conjeturando todo tipo de “cierres patronales”; pero eso no es motivo de alarma provocado por que los responsable de comunicar “del negocio” hayan cometido algún error, sólo “demoras y carencias en los canales de información, lógicos en personas con todo tipo de preocupaciones”.

 

Y todos estos comportamientos son conocidos por los reportes jerárquicos oportunos que han tomado medidas adecuadas para “desactivar la situación”, juzgando que este tipo de actitudes son dignas de evaluación positiva y de cuantiosos “Bonus” anuales.

 

Lo dicho, el mundo al revés.

 

Pero en algunos aspectos nuestro particular “mundo al revés” es perfectamente reversible y estas personas no dudan en abrazar y disfrutar aspectos promovidos por esos “XXXX del sindicato” a los que discriminar y poner a parir tiene premio:  que si ayuda de guardería, festivos, planes de horas extras, cambios de categoría laboral, revisiones  de salarios, distribución de jornada laboral y vacaciones, permisos de convenio colectivo (sí, promotores del mundo al revés, los convenios colectivos que disfrutan son firmados por XXXX del sindicato con el respaldo de los afiliados al mismo).

 

Ya que estamos en lógica inversa nos agradaría que fuera para todo y estas personas renunciaran también a estos aspectos que son promovidas por personas tan degradadas como los XXXX.

 

Igualmente en esta dinámica esperamos que las personas que se creen inmunes y que a ellos no les va a pasar nada no recurran a los XXXX en ninguna dificultad laboral en lo que lo más recomendable sea ponerse bajo el paraguas colectivo, por que vivimos en el mundo al revés, pero en él algunos todavía tenemos memoria.