Archivado en Comunicados, Mujer e Igualdad, Empleo

UNA MIRADA DE GÉNERO. CCOO reivindica al Gobierno que impulse un plan de choque para el empleo con enfoque de género


Los datos de paro registrados, relativos al mes de junio de 2017, y publicados por el Ministerio de Empleo, lo dejan bien claro: la cifra de mujeres desempleadas ha crecido en estos últimos 10 años. 



pdf
print
pmail
En junio de 2007 había 1.223.179 de mujeres en el desempleo (el 37,8% del paro registrado); en junio 2017 la cifra asciende a 1.939.077 (el 57,7%). Es un hecho que ha aumentado el número de mujeres en el paro registrado en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SEPE) y de estos resultados queda claro que existen prácticas discriminatorias ocultas en el acceso al empleo.
 
CCOO insta al Gobierno a que tome medidas de inmediato, en el marco del diálogo social, ya que  no es admisible la parálisis del Gobierno ante esta desigualdad manifiesta, por las graves consecuencias en las condiciones y oportunidades para la vida diaria de las mujeres. Para CCOO es urgente que el Gobierno asuma que atajar estas desigualdades es una prioridad, que implica diálogo y negociación con los agentes sociales. Hay que actuar ya, porque la precariedad, la temporalidad y la pérdida de empleo se siguen cebando con los sectores más desfavorecidos, protagonizados por las mujeres.
 
La nota de prensa sobre Datos paro registrado de junio 2017 (publicada por el Ministerio de Empleo el pasado 4 de julio) no aporta los datos desagregados por sexo. CCOO reclama la necesidad de ofrecer y valorar los datos de empleo desagregando por sexos para poder visualizar las brechas estructurales  de mujeres y hombres ante el empleo, producto de una inserción laboral desigual que sólo se detecta si analizamos separadamente la evolución de los datos. Porque a CCOO le preocupa la situación de desempleo en general, que sigue afectando a 3.362.811 personas registradas como paradas en junio, pero considera que deben analizarse estos datos con una perspectiva de género.
 
El saldo positivo en empleo tiene mucho que ver con la extensión de la precariedad (9 de cada 10 contratos firmados son temporales y 1 de cada 3 es un contrato a tiempo parcial). El Informe de coyuntura laboral de Junio 2017, elaborado por el Gabinete Económico Confederal de CCOO, ofrece una información más detallada.
 
Según los datos del SEPE, el desempleo masculino se sitúa en 1.423.734 al bajar en 54.943 (-3,72%) y el femenino en 1.939.077, al reducirse en 43.374 (-2,19%) en relación al mes de mayo. Si lo comparamos con junio de 2016, el paro masculino baja en 241.952 (-14,53%) personas y el femenino se reduce en 162.291 (-7,72%). 
 
De dichos datos, se extraen tres cuestiones:
 
En primer lugar, el paro femenino supera al masculino ampliamente (pese a la brecha de género en la actividad, de 11 puntos, o lo que es lo mismo, con 2,1 millones de mujeres menos incorporadas a la actividad). Recordemos que, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2017, la tasa de actividad de los hombres se sitúa en el 64,62%, mientras que la de las mujeres es del 53,24%: continúa inamovible una brecha de género en la actividad de más de 11 puntos. O dicho de otro modo, hay dos millones de mujeres en edad de trabajar no incorporadas a la búsqueda de empleo, lo que visibiliza unas barreras ya en el acceso a la actividad.
 
En segundo lugar, la contratación es desigual: las mujeres tienen más dificultades para abandonar el paro. En términos anuales, el paro femenino ha descendido en un porcentaje que es la mitad que el de los hombres. En 10 años, las desempleadas han pasado de suponer el 37,7% del paro registrado en junio de 2007 (1.223.179 paradas)  a ser el 57,7% (1.939.077 paradas), 20 puntos porcentuales más (y 700 mil desempleadas más que en 2007). Comparando datos de actividad (EPA 1ºT 2007-2017), en estos 10 años, hay 154,5 mil activas más, luego cabe deducir la enorme pérdida de empleos que han sufrido las mujeres, producto de la crisis y la gestión gubernamental de la misma.
 
Por último, es una barrera estructural, un mes más, el mapa de género del paro registrado es monocolor: en todas las CCAA, en todas las provincias, el número de paradas en las oficinas del SEPE supera al de los parados.
 
Elena Blasco, nueva secretaria confederal de Mujeres e Igualdad tras el 11º Congreso Confederal de CCOO, insta al Gobierno a que actúe de manera urgente: "El Gobierno debe activar un plan de empleo que tenga en cuenta las brechas y barreras que afectan al derecho en igualdad de las mujeres al empleo". Y añade: "CCOO exigirá al Gobierno que establezca mecanismos y recursos para vigilar con más efectividad que no se produzca ninguna discriminación en el acceso, permanencia y promoción de las mujeres en el mundo laboral. Es una obligación gubernamental y siguen existiendo evidentes muestras de discriminación, cuando corresponde a la autoridad laboral vigilar y sancionar".
 
Elena Blasco aboga por la derogación de las reformas laborales, la de 2010 y, sobre todo, la de 2012, de enorme impacto de género; porque es importante poder recuperar los derechos laborales, sindicales y de negociación colectiva, así como fortalecer la acción sindical como herramienta imprescindible para combatir la precariedad laboral y las brechas de género.
 
La secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO recuerda también la necesidad de impulsar medidas y planes de igualdad en las empresas, que sean negociados con la representación sindical partiendo de un diagnóstico real de cada compañía, que permita  afrontar cualquier tipo de brecha detectada en cada empresa o centro de trabajo y así poder aplicar las medidas correctoras adecuadas a esa realidad. Es fundamental dotar de recursos y mecanismos a la representación legal de trabajadores y trabajadoras para garantizar su implementación, seguimiento y evaluación.
 
Secretaría Confederal de Mujeres  e Igualdad de CCOO
 14 de julio de  2017



banner afiliacin