Archivado en Negociacion Colectiva

Diferencia de arqueo


Las diferencias de arqueo no han de servir de excusa para que la Dirección presiones e intimide al personal.


pdf
print
pmail

Resulta del todo inadmisible que las diferencias de arqueo SIRVAN PARA PRESIONAR E INTIMIDAR AL PERSONAL.

La Caja se beneficia con creces al no tener que pagar el quebranto de moneda (art. 54 del Convenio Colectivo)  Y no lo hace porque decidi√≥ asumir TODAS las diferencias que se produjesen en las oficinas por descuadre a lo largo del a√Īo. ¬ŅA qu√© se debe, pues, que de manera sistem√°tica se env√≠en cartas intimidatorias a los empleados que han sufrido alguna diferencia de las denominadas, elevadas, por la Caja? Y lo qu√© es m√°s grave a√ļn, a qu√© obedecen ciertas llamadas de algunos Jefes de Zona amenazando a los empleados responsables te√≥ricos de las diferencias con tomar represalias contra ellos en caso de que no aparezcan la mencionadas diferencias? ¬ŅEs que vamos a tener que denunciar p√ļblicamente con nombres y apellidos a quien as√≠ act√ļa?

La Caja que tiene que hacer, con el dineros que se ahorra, que son muchos miles de euros compa√Īeros y compa√Īeras (haciendo un c√°lculo por encima, este a√Īo de 2004 se pueden haber ahorrado del orden de 200.000 euros), es poner medios para reducir las diferencias (dispensadores de billetes, m√°quinas de contar billetes que adem√°s detecten los falsos, m√°s personal en las oficinas, as√≠ las cargas de trabajo no ser√°n tan onerosas y en lugar de hacer mil y una cosa podremos estar m√°s por la faena, etc.)

La deficiente organización de la Caja hace que en las oficinas y también en los Departamentos Centrales haya una falta crónica de personal y un exceso de burocracia, ambas, causas de conflictos permanentes.

Las diferencias de arqueo no deber√≠an representar una carga a√Īadida sobre los hombros de los esforzados trabajadores y trabajadoras que soportan este descontrol organizativo, como tampoco es de recibo que las diferencias repercutan negativamente en la consecuci√≥n de los objetivos de la oficina, como no debe ser ni podemos aceptar que se amenace al personal.

Qu√© pasa, Se√Īores Directivos de la Caja, es que no saben ustedes c√≥mo funciona esta empresa? Pues si lo saben, si saben de las insuficiencias, trampas y obst√°culos que nos han puesto para desarrollar con holgura nuestra labor diaria, a qu√© viene presionar tanto al personal?

Digamos basta. Si la Caja tiene una deficiente organización del trabajo que busque soluciones, y si alguna cosa no funciona que lo arregle.

Nos hemos dirigido Al Cabo de Recursos para aclarar este tema y buscar conjuntamente una solución (adjuntamos escrito)

 

Mataró, 4 de febrero de 2005