Archivado en

SINIESTRABILIDAD LABORAL

Un juez califica de accidente laboral el suicidio de un hornero


"El ambiente laboral en que se encontraba, determin√≥, en √ļltimo lugar, el suicidio"


pdf
print
pmail
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCI√ďN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

La sentencia se√Īala que el trabajador padec√≠a estr√©s en su empleo.

Primero, aguant√≥ el mal ambiente y las horas extra. Luego, se quej√≥; m√°s tarde el des√°nimo le gan√≥ y llegaron las bajas m√©dicas. Ocho a√Īos despu√©s, Rafael Garc√≠a se suicid√≥. Un tribunal de Madrid ha dictaminado que la muerte de este hornero fue un accidente de trabajo. La sentencia, que ha sido recurrida por la empresa, estima que el suicidio sigui√≥ a una depresi√≥n reactiva a estr√©s por las condiciones laborales.

La sentencia de Segismundo Crespo, titular del Juzgado de lo Social 11 de Madrid, se√Īala que el suicidio de Rafael se produjo "a consecuencia de factores relacionados con el ambiente laboral en que se encontraba, que le llev√≥ a una depresi√≥n reactiva a estr√©s laboral, que determin√≥, en √ļltimo lugar, el suicidio".

Durante los a√Īos anteriores a la muerte de Rafael, su mujer, Manuela Garc√≠a vio, d√≠a a d√≠a, c√≥mo √©l se sentaba al borde de la cama y suspiraba: "A ver qu√© me hacen hoy estos cabrones". Luego se levantaba a rega√Īadientes y se marchaba a enfrentarse a jornadas de hasta 14 horas y a manejar tres hornos a la vez, dice su esposa.

No siempre fue as√≠. Rafael era hornero en las exclusivas pasteler√≠as madrile√Īas Mallorca y le gustaba su trabajo. Se emple√≥ con 17 a√Īos, en 1972. En los 23 a√Īos siguientes no tuvo problema alguno, seg√ļn la sentencia. Tampoco "hab√≠a factores personales ajenos a su √°mbito laboral que pudieran haber actuado como agentes coadyuvantes de una decisi√≥n tan dr√°stica" como el suicidio.

Despu√©s de dos bajas m√©dicas, un intento de suicidio y casi tres a√Īos con episodios de depresi√≥n, Rafael se quit√≥ la vida el 27 de agosto de 2003 en una casita de verano de un pueblo de √Āvila. Ten√≠a 50 a√Īos. Las tensiones empezaron, seg√ļn la sentencia, en 1995, cuando se produjo un cambio de direcci√≥n de la empresa y se nombr√≥ nuevo encargado. "Cuando exist√≠a mucho trabajo, cambiaba a los empleados de horario o de d√≠a de descanso, sin previo aviso. Si alguien pon√≠a reparos a veces dec√≠a: 'Atente a las consecuencias", se√Īala la sentencia.

El horario de Rafael era de seis de la ma√Īana a una de la tarde. "Como el resto de los trabajadores, estaba sometido a continuas presiones para que realizara horas extras". √Čstas "se abonaban en met√°lico, fuera de n√≥mina. A veces se compensaban con d√≠as libres", a√Īade el texto. Rafael llevaba un cuaderno en el que anotaba horas extras que la viuda aport√≥ al juicio. En un a√Īo, entre julio de 2002 y junio de 2003 hab√≠a sumado 528,5 horas. Por ellas, seg√ļn esos cuadernos, percibi√≥ 6.984,73 euros. "Me gustar√≠a decirles a los jefes que escuchen a sus trabajadores. Mi marido se quejaba, les dec√≠a, es que no puedo m√°s, no puedo trabajar 14 horas", asegura Manuela. "Le respond√≠an, 'pues c√≥gete una baja m√©dica".

La sentencia a√Īade estas horas al c√≥mputo de la base de cotizaci√≥n para la pensi√≥n de la viuda (que ser√° de 30.446 euros al a√Īo), quien demandaba, adem√°s de a Moreno Garc√≠a Ribera (la empresa propietaria de las pasteler√≠as), a la Seguridad Social y a la mutua Ibermutuamur.La resoluci√≥n se√Īala que cuatro trabajadores denunciaron a la empresa a la inspecci√≥n de Trabajo en junio de 2003 por "comunicar la jornada a realizar de forma verbal y con una antelaci√≥n de 24 horas, lleg√°ndose a producir cambios en la jornada de forma diaria".

El abogado de la familia, Pedro Feced, ha demandado ahora a Mallorca por da√Īos y perjuicios, y a la Seguridad Social. La empresa ha recurrido. "Se tuvieron en cuenta todos los testimonios de la demandante y ninguno de los que aportamos", asegura Julio Moreno, responsable de Recursos Humanos de la compa√Ī√≠a, que tiene 1.000 empleados. "Nosotros presentamos documentaci√≥n sobre el fichaje de los empleados, en la que se demuestra que las horas extras eran compensadas con libranzas. No cobraban horas extraordinarias".

http://www.elpais.es