Archivado en Negociacion Colectiva

Los convenios de empresa y la externalizaci贸n de servicios: una relaci贸n perversa


convenios empresa

El aliciente que ofrece la regulaci贸n actual de los convenios de empresa ha seducido, hasta el momento, a la mayor铆a de las empresas multiservicios que operan a nivel estatal. Al menos eso es lo que se desprende del hecho de que, desde la Ley 3/2012, hayan surgido un gran n煤mero de nuevos convenios en este tipo de empresas (el 53.8% de los existentes se firmaron a partir del a帽o 2012). El motivo es de sobra conocido: la prioridad aplicativa de ciertas materias en los convenios de empresa les permite, ahora m谩s que nunca, rebajar los salarios y condiciones del convenio sectorial y competir con ventaja ante empresas especializadas en una sola actividad, o lo que es lo mismo, el llamado dumping o competencia empresarial. 



pdf
print
pmail

Es curioso observar como un el 64% de los convenios de estas empresas comparten la hosteler铆a, el hospedaje y las colectividades, como actividades comunes e invaden profesiones hist贸ricamente reguladas por convenios sectoriales con un alto grado de especialidad. Es esa especializaci贸n la que garantiza unos m铆nimos de calidad necesarios en su sector (camareros/as, cocineros/as, camareras/os de piso, etc.). As铆, cualquier hotel de este pa铆s puede contratar, mediante una empresa de outsourcing, a una camarera de piso (puesto altamente feminizado) por algo menos de la mitad del salario que pagar铆a de hacerlo directamente o por ETT (los 煤nicos que legalmente pueden poner personal a disposici贸n); puede contratarle a tiempo parcial, por horas o a destajo, llamarle sin plazo m铆nimo, sin limitaciones de casi ning煤n tipo y a la vez presumir de ser una empresa socialmente responsable.

Cadenas tan relevantes como NH, Meli谩 y Hoteles Playa, entre otros, ya est谩n optando por este tipo de contrataci贸n y reduciendo su unidad productiva a la m铆nima expresi贸n. Tambi茅n en el sector de las cafeter铆as y la restauraci贸n empieza a tomar fuerza este modelo amenazando con externalizar ahora los todos servicios de limpieza.

Constatada esta realidad no podemos centrarnos 煤nicamente en que el problema sea la prevalencia de convenio de empresa sobre el convenio sectorial, tal y como se帽alan los datos citados en el primer p谩rrafo. Bajo mi punto de vista ser铆a un error quedarnos en ese simple an谩lisis. El origen est谩 en la falta de una adecuada regulaci贸n en materia de externalizaci贸n de los servicios en las empresas.

Cuando el fen贸meno empez贸 a surgir en los a帽os 90 los agentes sociales nos centramos en resolver la problem谩tica de las Empresas de Trabajo Temporal y conseguimos regular m铆nimamente el escenario de la contrataci贸n temporal pero no afrontamos tambi茅n una regulaci贸n adecuada en materia de subcontrataci贸n mediante la externalizaci贸n que fuese m谩s all谩 de la limitaci贸n en la concatenaci贸n de contratos.

Entonces ya era preocupante el auge de las empresas de servicios que sin regulaci贸n estricta campaban a sus anchas y han podido aplicar el Salario M铆nimo Interprofesional sin limitaciones, sin oposiciones, sin presencia sindical (el 98% de su personal trabaja en la empresa cliente y tiene contrato poco estable).

El resto de empresas, las empresas ?cliente? (AA.PP y semip煤blicas o privadas), se han dedicado a externalizar parte de su actividad contratando servicios externos con un 煤nico objetivo basado en el ahorro de costes. Se han olvidado as铆 de otros factores importantes como la p茅rdida de calidad del servicio externalizado, la profesionalidad y la especializaci贸n de las plantillas o la igualdad de trato y de salario entre el personal externo y el interno. Algunas de las empresas que, en cambio, han seguido apostando por esos valores y por la calidad del servicio, pueden estar amenazadas y llegar a desaparecer a causa de la falta de escr煤pulos de otras.

Es necesario volver a analizar el escenario y la repercusi贸n de una abusiva externalizaci贸n en las condiciones laborales. Debe formar parte de la agenda patronal y sindical para introducir criterios y mecanismos de actuaci贸n en los convenios colectivos o acuerdos bipartitos. No olvidemos que los intereses en esta materia deber铆an ser compartidos: para la igualdad de trato en las condiciones laborales de las plantillas externalizadas y para evitar una competencia desleal que distorsione los costes de los servicios y premie a quien menos escr煤pulos tenga a la hora de ofrecer un contrato.

Se hace imprescindible regular esta pr谩ctica para establecer unas reglas del juego responsables y justas. Las patronales de este pa铆s deben asumir compromisos concretos, mediante el di谩logo social, con acuerdos de eficacia general que vinculen y obliguen por igual a todos los tipos de empresas, especializadas o multiservicios, p煤blicas o privadas, de la misma forma que lo hicimos en su d铆a con las ETT.

Si los convenios de empresa siguen teniendo amplia potestad para establecer los salarios m铆nimos y si la externalizaci贸n es ya una realidad implantada, estamos obligados a abordar y explorar alternativas para todos los afectados (empresas y trabajadores/as). La judicializaci贸n, la denuncia o el conflicto no puede ser la 煤nica soluci贸n.

Los sindicatos, la jurisprudencia, los organismos consultivos e incluso las organizaciones empresariales mantenemos un criterio com煤n respecto a la convivencia de los convenios de empresa y los sectoriales, de manera que las empresas est谩n obligadas a compaginar condiciones de unos y de otros seg煤n la actividad que realicen. El problema est谩 encima de la mesa, ambos modelos de negociaci贸n colectiva son necesarios. La externalizaci贸n de los servicios debe regularse para que un mismo puesto de trabajo tenga la misma retribuci贸n y condiciones, sea con personal contratado por la empresa directamente, por ETT o por empresa multiservicios.  

Afiliate a CCOO