Archivado en Comunicados

Recientemente se ha producido en una Direcci贸n de Negocio el despido del director de una oficina.

NO TODO VALE


Es momento para una reflexi贸n necesaria sobre nuestros usos y costumbres, las pr谩cticas comerciales que promueven algunos y las pol铆ticas y criterios que se aplican.


pdf
print
pmail

NO TODO VALE

Recientemente se ha producido en una Direcci贸n de Negocio el despido del director de una oficina. Aunque tenemos constancia de que el n煤mero y circunstancias de los despidos y sanciones est谩n dentro de la normalidad y que no son estad铆sticamente preocupantes, uno de los aspectos que m谩s llama la atenci贸n en el caso de directores y directoras es que a menudo afectan a personas que han gozado de la mejor consideraci贸n en el desempe帽o de su funci贸n y que pr谩cticamente hasta el d铆a anterior eran presentados a los dem谩s compa帽eros como un ejemplo a seguir.

El despido de directores y directoras gal谩cticos es un buen argumento para una reflexi贸n necesaria sobre nuestros usos y costumbres, las pr谩cticas comerciales que promueven algunos y las pol铆ticas y criterios que se aplican. En primer lugar, los y las responsables de dirigir equipos de trabajo a menudo sienten una presi贸n m谩s all谩 de lo razonable, orientada a conseguir resultados en el corto plazo. En el dif铆cil equilibrio entre la necesidad de vender y la de consolidar y ampliar la estructura, existe la sensaci贸n de que los resultados inmediatos se anteponen a cualquier otra consideraci贸n.

Una apuesta de negocio s贸lo puede ser duradera si tiene una base s贸lida. Si la Caja realmente quiere consolidarse en las diferentes zonas geogr谩ficas, debe emplear el tiempo y los recursos necesarios, renunciando a pol铆ticas excesivamente enfocadas al corto plazo, a fomentar veleidades 贸 experimentos sin futuro. En cambio, nuestra actuaci贸n deber谩 orientarse de modo creciente a crear una estructura s贸lida. Esto requiere tiempo y paciencia, pero es mucho m谩s seguro, aporta m谩s calidad y mejores resultados a medio y largo plazo e incorpora satisfactoriamente criterios que la propia empresa se muestra dispuesta a asumir en t茅rminos de responsabilidad social corporativa.

Asimismo, para una entidad como la nuestra, no s贸lo es necesario transmitir al conjunto de la plantilla una forma de trabajar propia de Caja Madrid, sino que es imprescindible y estrat茅gico formar a los directores y directoras j贸venes en una forma propia de desarrollar la funci贸n directiva en Caja Madrid. A menudo, tambi茅n se echa en falta una labor seria de entrenamiento, seguimiento y supervisi贸n en este sentido. Un buen comercial puede llegar a ser un mal director, a poco que insista en beber de las fuentes de lo inmediato.

Por otra parte, en materia comercial, no todo vale con tal de cumplir objetivos. Hay nuevas v铆as de negocio que son ciertamente delicadas y sobre las que hay que andar con pies de plomo. Adem谩s de ponderar el riesgo, y puesto que los circuitos de decisi贸n, en materia de pr茅stamos a particulares, contemplan la oficina como el lugar en el que se recaban los datos, tenemos que ser escrupulosos en la exactitud de los mismos, justific谩ndolos documentalmente, y no podemos caer en la tentaci贸n de jugar con las finalidades, aunque nos cubramos con garant铆as suficientes.

Animamos al colectivo de directores a ser valientes y rechazar las actitudes que suponen presiones para asumir riesgos, o indicaciones encaminadas a conseguir objetivos a marchas forzadas. Es preciso comentar estas situaciones con los delegados de CC.OO, tanto en sus visitas a oficinas como llam谩ndoles por tel茅fono, ya que una de su funciones primordiales es precisamente la de la asesor铆a. Comunicar lo que nos pasa es bueno, porque con el intercambio de informaci贸n nos enriquecemos y porque la informaci贸n, utilizada convenientemente y con discreci贸n, nos permite enfocar los problemas ante la Direcci贸n, pudiendo disuadir, entre otras cosas, del uso de m茅todos perjudiciales.

Y principalmente, para evitarnos complicaciones futuras, hay que aplicar a la operativa diaria y a nuestras decisiones la normativa y criterios de la Caja, as铆 como el sentido com煤n. Esta es nuestra mejor p贸liza de seguro y lo 煤nico que no se volver谩 en contra si soplan malos vientos. CC.OO. sigue y seguir谩 trabajando para solucionar los problemas y mejorar las condiciones de los trabajadores y las trabajadoras de Caja Madrid.

Madrid, 21 de octubre de 2005