Archivado en Comunicados, Mujeres e Igualdad

Laura Arroyo: 'Sin las mujeres, o relegadas a ciudadanas de segunda categor铆a, no hay salida de la crisis ni recuperaci贸n'


lura Arroyo. REvista trabajadora
En mayo de 2010, en el n煤mero 36 de la revista "Trabajadora", las p谩ginas de entrevista fueron para Laura Arroyo, por encontrarse al frente del Centro de Estudios, investigaci贸n e Historia de Mujeres "8 de Marzo" de Comisiones Obreras. Hoy, cuatro a帽os despu茅s, Laura Arroyo comenta y analiza la realidad socio-laboral de las mujeres en la actualidad.


pdf
print
pmail

A PRINCIPIOS DEL a帽o 2010 se presentaba el Instituto de Estudios, Investigaci贸n e Historia de Mujeres "8 de Marzo". Cuatro a帽os de estudio y an谩lisis de la realidad social y laboral de las mujeres en plena crisis econ贸mica cuyos resultados hablan de m谩s desigualdad, mayor pobreza, p茅rdida de derechos laborales y sociales, menor protecci贸n..., de empeoramiento en general de la situaci贸n de la ciudadan铆a, y particularmente de las mujeres, cargado de intencionalidad. Se nos han presentado los cambios adornados con el envoltorio de la "necesidad" pero el regaloest谩 envenenado. La carga ideol贸gica de las reformas es evidente.

     La sociedad ha cambiado, la situaci贸n de las mujeres tambi茅n, necesariamente. Tasas de desempleo insostenibles y de precariedad en el empleo indecente, alarmantes indicadores de pobreza, familias sin ning煤n recurso econ贸mico, y un estado de bienestar en retroceso que no es capaz de atender a las necesidades b谩sicas de la ciudadan铆a. Una mayor铆a ciudadana empobrecida frente a una minor铆a que sostiene al mismo tiempo la necesidad de seguir profundizando en las pol铆ticas de austeridad y la eficacia de 茅stas en la manida "recuperaci贸n econ贸mica". La afirmaci贸n es err贸nea si objetivamente se analizan los datos y obscena si se atiende a los valores y posturas ideol贸gicas que la sostienen.

     Aumentan las desigualdades en todas sus dimensiones econ贸micas y sociales, y lo hacen las desigualdades de g茅nero. "Aparecen nuevos mecanismos de discriminaci贸n y nuevas situaciones de desigualdad que en ocasiones tienen apariencia de igualdad", esto afirmaba hace cuatro a帽os, en la entrevista anteriormente citada, y la afirmaci贸n sigue siendo pertinente. Se est谩 produciendo un retroceso en todas las dimensiones de la igualdad acercando los indicadores sociolaborales de hombres y mujeres lo que permite hablar del espejismo de la reducci贸n de las diferencias de g茅nero .

     驴C贸mo se est谩 haciendo frente a esta "tozuda" realidad de desigualdad? Profundizando en la brecha y excluyendo de la agenda pol铆tica las pol铆ticas de igualdad, cuesti贸n sobre la que CCOO lleva alertando de sus negativas consecuencias estos a帽os. Lo que esconden los recortes en pol铆ticas p煤blicas y servicios sociales, en pol铆ticas y acciones de igualdad de g茅nero, contra la violencia de g茅nero, aborto, etc., es ideolog铆a. El efecto es una mayor carga de trabajo reproductivo y de cuidados para las mujeres, la paralizaci贸n del objetivo de corresponsabilidad establecido por ley, el regreso al hogar y el control de los cuerpos y la vida de las mujeres, en definitiva la supervivencia y mantenimiento de las relaciones de poder entre los g茅neros y del orden patriarcal.

     Los retos son enormes pero el convencimiento de que el progreso y el bienestar no son posibles sin igualdad de g茅nero es mayor. Las pol铆ticas no son neutrales al g茅nero, tienen diferentes impactos sobre mujeres y hombres. Es necesario seguir insistiendo en que ha de tomarse este principio en consideraci贸n en el dise帽o y evaluaci贸n de las pol铆ticas. La presencia del principio de igualdad de g茅nero en toda pol铆tica es imprescindible para el desarrollo econ贸mico y la consolidaci贸n democr谩tica, en la consecuci贸n de un Estado social, democr谩tico y de derecho.

     Por tanto nuestro reto debe ser seguir avanzando hacia la igualdad en todos los 谩mbitos y continuar denunciando. Hacer visibles las desigualdades mediante la denuncia, la propuesta, la movilizaci贸n, la acci贸n sindical en los centros de trabajo, y poner en primer plano de la agenda el principio de igualdad de g茅nero. Una apuesta por el empleo, por la cantidad de empleo sin soslayar la calidad del mismo, por combatir la brecha salarial y la parcialidad y temporalidad que son la caracter铆stica principal de la contrataci贸n en nuestro pa铆s, y la defensa de la necesidad de recuperar y mejorar pol铆ticas y servicios p煤blicos que contribuyan a compensar la situaci贸n de desigualdad y a la eliminaci贸n de las brechas.

     Est谩n en peligro muchos de los logros en materia de igualdad conseguidos, no sin esfuerzo, en las 煤ltimas d茅cadas, y claramente en retroceso las pol铆ticas y programas de igualdad que a煤n requer铆an tiempo y recursos para su implementaci贸n y consecuci贸n de objetivos. Este es el objetivo: revertir la situaci贸n y avanzar en igualdad. Sin igualdad de g茅nero no hay democracia plena, no hay calidad democr谩tica. Sin la participaci贸n de las mujeres en igualdad no hay desarrollo econ贸mico ni social, no es posible el progreso mientras persistan las enormes desigualdades actuales. Sin las mujeres, o relegadas a ciudadanas de segunda categor铆a, no hay salida de la crisis ni recuperaci贸n.

Revista Trabajadora