Archivado en Publicaciones, Formacion

La verdadera historia de los sindicatos y la formaci贸n


Infolibre.(Yolanda Ponce) - Un lector desprevenido que haya ojeado estas 煤ltimas semanas los peri贸dicos de Madrid habr谩 cre铆do que durante dos d茅cadas ha existido una corrupta red sindical destinada a quedarse con los dineros de la formaci贸n. Esa red, liderada por la UGT, har铆a cosas tan malvadas como impartir cursos de 聯Corte y cata de jam贸n serrano聰 para trabajadores de hosteler铆a o de 聯Arreglos florales聰 para los de comercio; ofertarlos gratuitamente a trav茅s de sus propios centros de formaci贸n acreditados y dedicar a su preparaci贸n, difusi贸n, evaluaci贸n y gesti贸n un 19% del presupuesto de los planes de formaci贸n, a pesar de que, en 2011, estaba permitido facturar un 20% por ese concepto.


pdf
print
pmail
Como tapadera, esos sindicalistas habr铆an constituido la Fundaci贸n Tripartita, en cuyo patronato est谩n presentes, junto a CCOO y UGT, la Confederaci贸n Intersindical Galega, CEOE, CEPYME y el Gobierno, con voto de calidad. Y logrado, mediante una perversa creaci贸n llamada negociaci贸n colectiva, que m谩s de cien organizaciones empresariales 聳de ASAJA a CONFEMETAL y de la CNC a la CECAP聳 firmaran Acuerdos Sectoriales de Formaci贸n y constituyeran 聯Comisiones Paritarias聰 para analizar las necesidades de cualificaci贸n de su 谩mbito. Es m谩s, en el colmo de la audacia, la red habr铆a conseguido que esas mismas patronales y otras entidades, solicitaran y recibieran subvenciones por un importe superior al que los propios sindicatos recib铆an.

Si el mismo lector, desocupado, hubiera consultado la normativa, los presupuestos y los beneficiarios de la formaci贸n para el empleo, advertir铆a que esos medios de comunicaci贸n desconocen o evitan mencionar algunos datos que no encajan con la tesis de la trama sindical.

Para empezar, exageran enormemente el importe de las subvenciones que reciben CCOO y UGT para hacer formaci贸n y, al mismo tiempo, ocultan que muchas otras organizaciones y empresas tambi茅n las reciben; de esa manera se quiere trasladar al p煤blico la idea de que los fondos de formaci贸n son un chiringuito sindical. Pero no es as铆. En 2012, CCOO gestion贸 el 3,06% y UGT 3,18% del presupuesto de la Tripartita, que ascend铆a a 742 millones de euros, mientras que por ejemplo los centros de formaci贸n privados, obtuvieron un 6%, las organizaciones de econom铆a social (COCETA, CONFESAL聟) y las de aut贸nomos (ATA, CEAT, etc.) un 2% y CEOE, CEPYME y otras patronales un 7%.

Las tres cuartas partes de los fondos, algo m谩s de 570 millones de euros, las reciben directamente las empresas a trav茅s de bonificaciones en sus cotizaciones a la Seguridad Social. A diferencia de las organizaciones sindicales y empresariales, las empresas, para financiar sus cursos, no necesitan obtener la aprobaci贸n de planes de formaci贸n, ni incluir en ellos un alto porcentaje de colectivos desfavorecidos y acciones prioritarias, ni comunicar la lista de alumnos antes de iniciar cada acci贸n formativa, para facilitar el trabajo de los verificadores, ni siquiera necesitan presentar facturas para justificar los costes en que incurren (s贸lo se piden a una muestra aleatoria de ellas).

La web de la Fundaci贸n Tripartita no proporciona el listado de empresas bonificadas, aunque s铆 datos estad铆sticos que demuestran su espectacular aumento. En menos de diez a帽os, han pasado de 33.181 a 459.620. Incluso la Escuela de Periodismo y Comunicaci贸n de Unidad Editorial, propietaria de El Mundo, un peri贸dico tradicionalmente muy cr铆tico con la formaci贸n para el empleo, ofrece 聯Cursos de desarrollo profesional聰 que pueden financiarse a trav茅s de esta iniciativa aunque, como su precio supera los 80 euros por hora y alumno, la bonificaci贸n de las empresas no alcance para cubrir todos los costes.

Costes de la formacion



Tampoco suele mencionarse que el presupuesto de la formaci贸n para el empleo no procede de los impuestos, sino de una cuota que para ese fin acordaron pagar los empresarios y los trabajadores. El Gobierno no aporta ning煤n recurso complementario; antes bien, utiliza parte de esos ingresos, que seg煤n el Tribunal Constitucional solo deben destinarse al 聯mantenimiento, a lo largo de la vida laboral, de las aptitudes y cualificaciones profesionales en su d铆a alcanzadas y que capacitaron para acceder al puesto de trabajo聰, a la financiaci贸n de otras actividades, como la intermediaci贸n laboral, el impulso del emprendimiento o las bonificaciones a la contrataci贸n. Por tanto, no se trata, como sugiere alguna prensa, de que los sindicatos se est茅n quedando con un dinero p煤blico que podr铆a tener usos alternativos, sino de lo contrario, ya que de no ser por esa cuota no podr铆a financiarse la formaci贸n de los empleados p煤blicos, que en buena parte no cotizan por ese concepto, la de los aut贸nomos, que tampoco lo hacen, y bastantes de las medidas de los Planes Anuales de Pol铆tica de Empleo. 

Adem谩s, en los 煤ltimos dos a帽os, coincidiendo con el estancamiento de la concertaci贸n social, la inversi贸n total en este cap铆tulo ha descendido de manera notable.

Oferta formativa sindicatos

Con todo, la legitimaci贸n de los sindicatos para intervenir en formaci贸n no hay que buscarla en que los cursos se paguen con la cuota de formaci贸n profesional que aportan sus afiliados y representados,sino en que hacen un bien al sistema. La literatura acad茅mica ense帽a que la participaci贸n de los representantes de los trabajadores aumenta la inversi贸n empresarial en cualificaci贸n y procura un reparto m谩s equitativo de las oportunidades de aprendizaje. Los pol铆ticos europeos piensan lo mismo y en toda la Uni贸n, salvo Letonia, existen acuerdos bipartitos o tripartitos en esta materia y no es infrecuente que los agentes sociales gestionen directamente los fondos (B茅lgica, Francia, Holanda) ni que los sindicatos dispongan de grandes centros de ense帽anza (la Confederaci贸n de Sindicatos Alemanes, DGB).

Por 煤ltimo, no se dan datos sobre las caracter铆sticas de las personas que participan en los cursos y, por consiguiente, parece que los recursos econ贸micos adjudicados a los sindicatos no generan ning煤n servicio ni se exige por ellos ninguna contrapartida o justificaci贸n. Esta suerte de 聯deshumanizaci贸n聰 de la formaci贸n delata el escaso inter茅s de esos diarios por su impacto en las trayectorias personales y profesionales de los trabajadores. Tal vez sea 煤til saber, por ejemplo, que seg煤n la memoria de la Fundaci贸n Tripartita, nueve de cada diez alumnos consideraba, en el a帽o 2010, que hab铆a ampliado conocimientos para progresar en su carrera profesional gracias a acciones formativas impulsadas por los agentes sociales, o que casi la mitad de los alumnos de IFES, el centro de formaci贸n de UGT, eran personas ocupadas no cualificadas, las m谩s sensibles a los procesos de reconversi贸n y las m谩s reacias a 聯volver a la escuela聰. 

Entiendo que ciertos peri贸dicos y revistas se sientan m谩s confortables relatando presuntas corrupciones que mencionando estad铆sticas e informes. Es obvio, por otra parte, que se debe investigar a fondo cualquier presunto fraude, lo cometa un sindicato, una patronal, una academia privada o una congregaci贸n religiosa. Sin embargo, no creo que nada de eso justifique la imp煤dica presunci贸n de culpabilidad que se aplica estos d铆as a cualquier asunto relacionado con la UGT.

Corren tiempos dif铆ciles para la formaci贸n. El Gobierno la utiliza como coartada para abaratar el coste de la mano de obra joven, aumentando los supuestos contractuales en los que la precariedad laboral se disfraza de aprendizaje. Ciertos medios la utilizan para deteriorar la imagen de sindicatos y conseguir que lo que ahora es un derecho, se convierta en una mercanc铆a. Hay quien cree que lo hacen por ideolog铆a, yo creo que lo hacen solo por dinero.______________________________________
Yolanda Ponce es soci贸loga y coordinadora de la Asistencia T茅cnica de CCOO en la Fundaci贸n Tripartita