¿Fusión de las Cajas Vascas?

Archivado en Comunicados, Fusiones

¿Fusión de las Cajas Vascas?


Desde CC.OO. planteamos tres grandes cuestiones, que exigen un amplísimo consenso, para apoyar el proceso de fusión que se ha puesto encima de la mesa. La ausencia del citado consenso en cualquiera de ellas haría imposible nuestro apoyo y creemos que amenazaría la viabilidad y el buen fin del proyecto.


pdf
print
pmail

Tras las reuniones de los Consejos de Administración de las tres cajas vascas y de sus respectivos presidentes con los sindicatos en cada una de ellas, CC.OO. quiere trasladar a las plantillas una primera valoración sobre el proceso de fusión que se nos ha anunciado.

No dudamos de que existen importantes razones económicas de presente y, especialmente, de futuro para fundamentar una fusión de BBK, KUTXA y VITAL. El tamaño, sin serlo todo, es una cuestión muy importante en mercados cada vez más abiertos y competitivos. Sin duda, el mapa de entidades financieras en España no está cerrado y las fusiones de cajas en ámbitos autonómicos están en la agenda en muchos territorios: Andalucía, País Valenciano, Castilla-León.. Si se unen tamaño, solvencia y eficacia las sinergias parecen más que evidentes en muchos campos: operaciones de inversión, ahorros de costes, cartera de participaciones nuevo impulso a la expansión etc.. Pero desde CC.OO. planteamos tres grandes cuestiones, que exigen un amplísimo consenso, para apoyar el proceso de fusión que se ha puesto encima de la mesa. La ausencia del citado consenso en cualquiera de ellas haría imposible nuestro apoyo y creemos que amenazaría la viabilidad y el buen fin del proyecto.

Democracia y Territorialidad

En ningún caso apoyaremos un proceso de fusión   que no garantice unos Organos de Gobierno plenamente representativos de la pluralidad existente en las cajas y de su diversidad territorial. Creemos coincidir, además, con lo manifestado por los tres presidentes, y nos felicitamos por ello, que en ausencia de esta garantía no merece la pena ni siquiera hacer el intento de la fusión.

¿De qué estamos hablando? Pues de Consejos de Administración y Comisiones Ejecutivas representativos de la pluralidad existente en la Asamblea General y no de órganos monocolores como hasta ahora. De participación de los representantes de esa pluralidad en la gestión de la caja, no como elementos decorativos.

Y hablamos de que cada territorio tenga una representación acorde con el peso de cada una de las tres cajas en el conjunto. Las fórmulas sugeridas por los presidentes merecen ser estudiadas con atención por todas las partes implicadas y creemos que pueden permitir garantías suficientes ante las desconfianzas que en algunos sectores parecen haberse suscitado.

Consenso Interno

El buen fin de una fusión exige también un importante nivel de consenso interno, de complicidad de los distintos sectores de las plantillas con un proceso que va a exigir, sin duda, esfuerzos significativos.

En ese sentido, es imprescindible despejar cualquier incertidumbre sobre las garantías de empleo en cualquier ámbito de las Cajas, sus Obras Sociales y las empresas instrumentales creadas ex profeso para, por ejemplo, autoabastecerse de servicios informáticos, como es el caso de Informática de Euskadi, Ibermática, Cromión, Servimática, Ienet etc... No vislumbramos ningún ajuste de plantillas que no se pueda resolver con una adecuada política de prejubilaciones.


Si el proceso sigue adelante, exigiremos la apertura de una mesa social de la fusión para comenzar a trabajar en la equiparación de las condiciones laborales y diseñar el cuerpo de convenio futuro, teniendo en cuenta que el convenio de BBK vence el 31.12.05, el de Kutxa el 31.12.06 y el de Vital el 31.12.07.

 

Somos conscientes que una fusión se puede hacer sin acuerdo laboral, sin consenso interno, pero estamos en condiciones de asegurar que el coste no será pequeño. Pedimos a los presidentes, desde el ejercicio responsable de nuestra representatividad, que no se caiga en la tentación del regate corto y no se intente abordar una negociación de esta envergadura con el estilo y el talante que han arruinado las relaciones laborales en alguna caja.

Una Nueva Caja, Pero Una Caja

Esta fusión tiene sentido para hacer una caja que no solo sea mejor y más eficiente, sino que también sea más social.

Por eso, desde CC.OO. planteamos la necesidad de un consenso sobre la Obra social de la nueva caja en el sentido más amplio. Se nos anuncian nuevos criterios para establecer los compromisos de gasto social.   Tenemos que decir, a falta de más profundizaciones, que no lo vemos claro.

Pedimos que se mantengan los criterios actuales sobre la emisión de cuotas participativas.

  El crecimiento y la expansión han difuminado los perfiles sociales de algunas grandes cajas. No es una consecuencia inevitable del crecimiento, sino de una voluntad expresa. Queremos, aunque parezca una perogrullada, que lo que salga de una hipotética fusión de BBK, KUTXA y VITAL sea una CAJA. Solvente, eficaz, dinámica, innovadora..., pero una Caja de Ahorros.

Sobre estos criterios, CC.OO., sindicato mayoritario en el conjunto de las tres cajas, colaboraremos con responsabilidad en la tarea de culminar con éxito un proceso que alguno de los presidentes insistió en que era irreversible, pero sobre el que todavía existen un buen número de dudas.

Pedimos a todos los agentes implicados visión de futuro para encontrar soluciones a los inevitables problemas que suscita una operación de esta envergadura y para aprovechar sus oportunidades.

Julio 2005

Secciones Sindicales de CC.OO. en BBK, KUTXA y VITAL