Archivado en Comunicados, Empleo

NOVANCA, vamos a seguir hasta conseguir la readmisión de Vicente, Paco y Ariel


El 29 de noviembre, un grupo muy numeroso de delegados/as de cajas rurales, de ahorro y banca de  Comfia-CCOO se concentraba en Madrid, a las puertas de la Caja de Crédito Cooperativo y del Banco Cooperativo Español, empujados por la repulsa al despido de tres compañeros delegados de Comfia-CCOO, Vicente Paco y Ariel. Esta concentración ha sido la culminación de la “primera fase” de movilizaciones de Comfia-CCOO. Ya estamos en la segunda fase.


pdf
print
pmail
Conocemos a los responsables. Indirectamente los que callan y lo permiten,  pero lo que pretendemos es ponerles cara a los que han propiciado directamente el despido de los tres compañeros, y no son otros que el equipo directivo de Novanca, consentido por el Consejo Rector.



El Consejo Rector está formado por cinco directores generales de cinco cajas rurales. Aunque no hayan sido los artífices directos de la revocación y posterior despido de Vicente, Paco y Ariel, si han consentido y avalado la actuación de Alfonso Naranjo, director de Caja de Crédito Cooperativo e instigador último de esta rastrera maniobra, que ha sido apoyada por su “equipo de dirección”.



No podemos consentir que desde la Dirección se ironicé con el drama de nuestros tres compañeros; que estas personas que cuentan con unos elevados ingresos que año a año se incrementan y que dilapidan los recursos de las cajas rurales propietarias, no sean consecuentes con la situación creada por su arbitrariedad y su responsabilidad que va ligada a la del cargo que ocupan.

PARA COMFIA-CCOO ESTA NO ES UNA CUESTIÓN BALADÍ. PODRÍA ESTAR CONTAMINANDO LA SITUACIÓN SOCIAL EN OTRAS CAJAS RURALES

El pasado 30 de noviembre, la Caja Rural de Granada (también copropietaria de Novanca, qué casualidad), ha iniciado un expediente contradictorio por falta tipificada como “muy grave”, contra el delegado de Comfia-CCOO en Málaga Salvador Jiménez, Presidente del Comité de Empresa de Caja Rural de Granada en esta provincia.  Las razones aducidas son absolutamente inconsistentes y la sección sindical considera que, a la espera de recibir documentación, los hechos imputados no son ni siquiera motivo para una sanción leve.

Las cajas rurales, cuyas cuentas de resultados a septiembre dejan mucho que desear, apuntan sus armas contra la representación sindical que reivindica mejoras para sus compañeros, que exige justicia social y que defiende a los trabajadores/as. Deberían, quizás, dedicarse a realizar bien su labor y a buscar que sus empresas sean rentables.

Novanca y su matriz Caja de Crédito Cooperativo, pueden llegar a convertirse en un fuerte dolor de cabeza para las cajas rurales propietarias, pues la cuenta de resultados va empeorando paulatinamente y les va a obligar a tomar decisiones empresariales pronto. Muy pronto.

¿Y VAN A PODER EXPLICAR A SUS SOCIOS ESTAS DECISIONES?     NOSOTROS SI

No nos callarán hasta ser escuchados   HASTA HACER JUSTICIA

Afíliate a CCOO