Archivado en Comunicados

sectores financieros

Nosotros somos los bancarios y las bancarias, NO somos los banqueros


Mil quinientas personas se reparten los 500 millones de euros que suponen las remuneraciones de las c煤pulas de direcci贸n del Sector Financiero. En relaci贸n a los resultados suponen un 2,10% de los beneficios totales del sector y, parad贸jicamente, en las entidades que han recibido ayudas, consumen un 8,90% del beneficio. Tres datos del a帽o 2010 para el conjunto de las 52 entidades que presentan un balance superior a 7.000 millones de euros.


pdf
print
pmail
Mientras tanto, m谩s de 250.000 profesionales del sector financiero (los Bancos de toda la vida, de los Bancos antes Cajas y de las Cajas Rurales) atendemos las necesidades de los clientes que, en muchos casos, descargan su indignaci贸n sobre la plantilla en la red de oficinas. Una plantilla que ha de gestionar la crisis en directo, con nombres y apellidos. El ejemplo m谩s cercano, la crisis de las participaciones preferentes o el tratamiento de la morosidad en el cap铆tulo hipotecario.

La agresividad de determinadas estrategias comerciales en el per铆odo de crecimiento y la presi贸n sobre las plantillas para colocar productos de manera indiscriminada, han configurado un modo de relacionarse con los clientes que ahora, en plena crisis, deja a las plantillas indefensas para retener y aumentar el negocio. El descr茅dito que vienen acumulando d铆a a d铆a los banqueros se extiende, en algunos casos de manera interesada, a todas las personas que trabajamos en el sector financiero.

Cada vez somos m谩s los trabajadores y trabajadoras que estamos entre la espada y la pared en nuestro quehacer diario y somos v铆ctimas, no s贸lo de una grave situaci贸n de presi贸n psicol贸gica, sino tambi茅n de episodios de violencia y amenazas cada vez m谩s graves (el pasado mi茅rcoles, sin ir m谩s lejos, tres compa帽eros han sido apu帽alados por un cliente)

Desde CCOO entendemos que la situaci贸n tiene ya nivel de gravedad suficiente como para exigir a las entidades que adopten medidas urgentes: para solucionar los problemas que aquejan a la clientela y para prevenir y proteger a sus plantillas.

La Ley de Prevenci贸n de Riesgos Laborales obliga a las empresas a garantizar la salud de sus trabajadores en funci贸n de los riesgos derivados de la actividad que realicen. Solicitamos de las empresas medidas de seguridad para garantizar los m铆nimos que marca la ley. Si los productos que comercializamos causan situaciones de riesgo para la salud, la empresa est谩 obligada por ley a poner las medidas para eliminar o minimizar este riesgo.

Nosotros no queremos ser los escudos protectores de las entidades y de sus gestores, no debemos ser quienes amortiguar las iras de la clientela recibiendo en nuestros cuerpos y en nuestra dignidad la agresividad de una sociedad damnificada, porque trabajamos con honradez y porque, en no pocos casos, somos los 煤nicos preocupados por el problema del cliente y el mantenimiento del negocio.



Ante esta agresi贸n, es el momento de reivindicar la alta cualificaci贸n de las personas que trabajamos en el sector y el buen hacer en el d铆a a d铆a. La media de participantes en los procesos de formaci贸n de las empresas supera los 130.000 en los 煤ltimos a帽os y s贸lo el a帽o 2009 se super贸 la cifra de 2.800.000 horas dedicadas a formaci贸n. Datos que demuestran una preocupaci贸n constante para mantener actualizados los conocimientos de profesionales altamente competentes.

La cadena de responsabilidad est谩 clara. Los trabajadores y trabajadoras del sector no hemos participado en las decisiones que han determinado el negocio financiero y, de paso, una parte importante de la crisis del pa铆s. Tampoco hemos dise帽ado las estrategias comerciales que las entidades han ofrecido a sus clientes. Hemos trabajado bien para cumplir los objetivos que otros nos marcaban y, desde esta l贸gica, no es tolerable que se nos exijan responsabilidades que no son nuestros.

Porque NO somos banqueros, somos bancarios y bancarias.

Febrero de 2012
COMFIA-CCOO