Archivado en Comunicados

En el aniversario del terrible atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid, las víctimas y sus familias han manifestado un cierto deseo de recogimiento

11-M: NO QUEREMOS NI DEBEMOS OLVIDAR


Las Secciones Sindicales de CC.OO., ACCAM, UGT, CSICA y SABEI en Caja Madrid (todas las organizaciones presentes en la Entidad excepto Alternativa Sindical, que ha declinado participar) deseamos manifestar lo siguiente :


pdf
print
pmail

Se han convocado numerosos homenajes y actos dentro y fuera de España, como muestra de respeto y solidaridad con las víctimas. En concreto, en la Comunidad de Madrid se convoca a todos los trabajadores a las 12 horas del 11 de marzo a concentrarse en las puertas de los centros de trabajo para guardar 5 minutos de silencio. Invitamos a los trabajadores de la Caja en la Comunidad de Madrid a sumarse a esta iniciativa.

Otra forma de participación popular serán las concentraciones que se celebrarán ese día a la misma hora en la puerta de todos los Ayuntamientos. Podemos encontrar las convocatorias en los medios de comunicación.

En la reunión de la Asamblea General de Caja Madrid del pasado lunes, 7 de marzo, se guardó un minuto de silencio en memoria y recuerdo de las víctimas. En esa misma reunión el Presidente anunció la creación de una beca anual de la Obra Social que llevará el nombre de José Miguel Valderrama López, nuestro compañero de la Caja fallecido en los atentados; respondiendo así a la petición efectuada en su día por la representación de los trabajadores en los Órganos de Gobierno de la Entidad, que fue asumida sin reservas.

Recordamos asimismo que continúa abierta una cuenta en la Entidad a favor de las víctimas, cuyo número es 20380603266030000045. Las ayudas oficiales van llegando, pero las necesidades de las víctimas siguen siendo numerosas, como ellos mismos han indicado en estos días, por lo que cualquier aportación será de agradecer.

A buen seguro, cada uno de nosotros ha revivido en diferentes ocasiones los hechos y las sensaciones individuales de aquellos días; inevitablemente, el día 11 volveremos a hacerlo, con especial intensidad. Mantener vivo el recuerdo de lo ocurrido es no sólo una forma de expresar afecto hacia las víctimas, sino también la mejor manera de no bajar la guardia ante amenazas que subsisten en este tiempo en nuestras sociedades.

El 11 de marzo nunca más será una fecha cualquiera en el calendario.