Archivado en Comunicados

Líneas Básicas de la Ley de Atención a las personas dependientes

LA ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA Y EL APOYO A LAS FAMILIAS, OBJETIVOS PRIORITARIOS


España cuenta con 2.782.590 personas que no pueden valerse por sí mismas (ancianos y discapacitados graves) ó que necesitan algún tipo de ayuda para alguna actividad de la vida diaria. Esta atención recae en las mujeres de cada familia en un 80% de los casos y sólo en un 6,5% de los mismos cuenta con el apoyo de los servicios sociales.


pdf
print
pmail

è CC.OO. publicó en noviembre su propuesta de Líneas Básicas de la Ley de Atención a las personas dependientes, una iniciativa pionera en nuestro país. Por su parte, el ministro de Trabajo acaba de presentar un Libro Blanco de la Dependencia, con diez puntos básicos para desarrollar un diálogo con los agentes sociales de cara a un futuro sistema de prestaciones público y universal. El documento gubernamental recoge casi literalmente buena parte de las propuestas de CC.OO., que ha logrado incluir este problema como asunto prioritario en la agenda del diálogo social. Tras la negociación con los agentes sociales, esperamos que la nueva ley pueda presentarse este año.

è La atención a las dependencias es uno de los retos más importantes del sistema de protección social, no sólo por la necesidad de prestar asistencia a las personas dependientes, sino también porque creará en torno a 300.000 empleos y liberará a las mujeres de una parte significativa de esta atención.

è Actualmente, el modelo de la atención a las dependencias es asistencial y penaliza a las familias medias, que no tienen ingresos para costearse una asistencia privada ni acceso a los recursos públicos. Los recursos actuales son totalmente insuficientes ya que, según la radiografía hecha por el Gobierno, sólo el 3,14% de las personas mayores de 65 años cuentan con servicio de ayuda a domicilio, el 2 % tiene teleasistencia y el 0,46% tiene plaza en un centro de día.

è Con el nuevo sistema nacional de atención a las dependencias, que se espera esté desarrollado en su plenitud en ocho años, el Gobierno pretende configurar el cuarto pilar del Estado del bienestar, tras el educativo, el sanitario y el sistema de pensiones. Para ello, incrementará los actuales 4.000 millones de Euros anuales de gasto en la atención hasta 8.500 millones en 2013, aunque el ministro se ha comprometido a no elevar los impuestos y no encarecer los costes laborales para financiar el sistema.

è Las características del nuevo sistema serán objeto del diálogo social, aunque podemos adelantar sus líneas principales: gestión descentralizada y financiación compartida entre Gobierno, comunidades autónomas y corporaciones locales; valoración y reconocimiento único en todo el país; por su parte, las familias aportarán según sus ingresos; prestaciones de carácter universal y público; prestación de servicios antes que económica; compatibilidad de la provisión pública con posibles conciertos con la iniciativa privada.

è La atención a la dependencia se articulará a través de una ley estatal de carácter básico, en el marco de la Seguridad Social. La ley deberá fijar un catálogo de ayudas económicas y prestaciones sociosanitarias : ayudas técnicas, ayuda a domicilio, teleasistencia, centros de día y residencias que, como hemos señalado, se espera darán lugar a una importante creación de puestos de trabajo.