Archivado en Comunicados, Prevision Social

CC.OO. propone que la dependencia de los mayores empiece a financiarse con parte de las cotizaciones sociales


CC.OO. propuso hoy que la atención a la dependencia se financie inicialmente con cotizaciones sociales procedentes de parte de los superávits futuros del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, para después caminar progresivamente hacia un modelo de financiación sustentado en la fiscalidad general, tal y como sucede en el sistema sanitario.


pdf
print
pmail
Esta propuesta fue desgranada por el portavoz del sindicato, Fernando Lezcano, durante una rueda de prensa para informar del desarrollo del Consejo Confederal de CC.OO., el primero que se celebra tras la reelección de José María Fidalgo como secretario general el pasado mes de abril.

En el informe que Fidalgo presentó hoy al Consejo también se explica esta iniciativa, afirmando que la dependencia es para CC.OO. uno de los temas más relevantes a tratar en el marco del diálogo social. De hecho, según explicó Lezcano, el sindicato "volcará todos sus esfuerzos" para que en esta legislatura salga adelante una Ley General que reconozca la atención a la dependencia como un derecho subjetivo y universal.

Teniendo en cuenta que los Presupuestos Generales del Estado para 2005 no establecen ninguna dotación destinada a la dependencia, la propuesta elaborada por CC.OO. aboga por un primer sistema de financiación, de carácter transitorio, basada en cotizaciones sociales procedentes de parte de los excedentes del Fondo de Reserva, sin que ello conlleve un incremento de las cuotas a la Seguridad Social que pagan empresarios y trabajadores.

Progresivamente, el sindicato pretende que este modelo desemboque en un sistema de financiación estable, sustentado en la fiscalidad general, las comunidades autónomas y las corporaciones locales, de tal forma que la aportación de las cotizaciones sociales quede reducida en el futuro a algo meramente residual.

En su informe, Fidalgo también sostiene que si la atención a la dependencia no se pone en marcha en esta legislatura, con un gobierno de izquierdas, se corre el riesgo de que otras alternativas "no solidarias", como el establecimiento de un seguro privado de dependencia, vengan a sustituir a lo que ha de configurarse como un derecho subjetivo universal.

Propone además que la gestión de los servicios a las personas dependientes sea descentralizada y que el dispositivo asistencial se base en una red pública, con algunos servicios concertados con el sector privado.

"EL MISMO TRATO PARA TODOS".

El líder de CC.OO. repasa en su informe la marcha del diálogo social y las distintas mesas que se han abierto hasta la fecha. En este sentido, el portavoz del sindicato advirtió que el sindicato no concibe el diálogo social como una cuestión de "oportunismo", sino como una apuesta estratégica que permita acometer las reformas necesarias, reformas que, sin el consenso de los agentes sociales, "estarían condenadas al fracaso".

Lezcano también avisó de que CC.OO. no será nunca un "mero acompañante" de las decisiones que tome el Gobierno, ya que su intención no es sólo la de compartir iniciativas políticas, sino la de participar en su construcción. El portavoz sindical se refería así a algunos de los anuncios que ha realizado el Ejecutivo "al margen del diálogo social", como la subida de las pensiones mínimas para 2005.

A CC.OO. tampoco le han gustado otros "gestos" que ha tenido el Gobierno, como la reunión que el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvo este verano con los responsables de las federaciones de UGT. Lezcano dijo al respecto que Zapatero es "libre" de reunirse con quien quiera, pero precisó que sería bueno para la marcha del diálogo social "que todas las partes recibieran el mismo trato".

"No nos asusta (esta reunión), porque somos conscientes de nuestro papel en el diálogo social, pero hay gestos que es bueno ponderar", matizó el portavoz de CC.OO., quien añadió que "no le consta" que el presidente haya pedido una reunión similar con su sindicato.

Además del proceso de diálogo social en materia de empleo y protección social, el informe de Fidalgo trata también otros temas, como la reforma educativa y la necesidad de garantizar la viabilidad del sistema sanitario. También realiza una valoración "moderadamente positiva o parcialmente crítica" del Tratado Constitucional de la UE, pero, basándose en los avances conseguidos en el texto, realiza un llamamiento a los ciudadanos para que voten a favor de la Carta Magna europea.

IBLNEWS, 20 de octubre de 2004