El Presidente da la espalda a los trabajadores al negarse a negociar un Acuerdo Laboral en materia de previsión social.

Archivado en Comunicados, Prevision Social

El acuerdo del Consejo de ampliar las coberturas de pensiones a todos los empleados, da una tregua a la empresa para evitar informar sobre estas

El Presidente da la espalda a los trabajadores al negarse a negociar un Acuerdo Laboral en materia de previsión social.



Para CC. OO. esto no es mas que otra estrategia empresarial para acumular fondos para posibles prejubilaciones (o mas bien despidos, que es como prejubila la Caja Rural del Sur) y dilatar en el tiempo la obligación que tiene de informar a los interesados. Mientras no se cree un Plan de Empleo Externo, todo esto nos parecerá un engaño mas a los que últimamente nos tiene acostumbrado la empresa.




pdf
print
pmail
El pasado verano, los trabajadores de la Caja Rural del Sur nos vimos sorprendidos por la decisión unilateral de la empresa de ampliar las coberturas de previsión social a todos los empleados. Esta ampliación consiste en: -Para todos los trabajadores provenientes de la Caja Rural de Sevilla y para los incorporados despues de la fusión, lo que recoge el Convenio Colectivo de Cajas de Ahorro para los ingresados con posterioridad a 1988, o sea unos 600 euros anuales, además de lo estipulado en el Convenio Colectivo de Caja Rurales (viudedad y orfandad); -Y para los trabajadores provenientes de la Caja Rural de Huelva un reconocimiento de lo que ya tienen, o sea, lo estipulado en el Convenio de Caja de Ahorro (que ya tenían) y lo que recoge el Convenio Colectivo de Cajas Rurales (que tambien tenían). Todo ello mediante la externalizacion con un seguro colectivo sin imputacion(opción que preve la ley), en lugar de un Plan de Empleo Externo como están haciendo todas las entidades y como es el deseo de todos los trabajadores.Entretanto estamos esperando que RGA nos remita los Certificados de Permanencia, aunque ahora tienen una buena excusa, ya que la empresa ha iniciado la pertinente autorización del Banco de España, lo que le posibilita a acogerse a la legalidad en cuanto a las polizas existentes (que dicho sea de paso ¡no hay por donde cogerlas!).