Archivado en Comunicados, Salud Laboral

España supera la media de la Unión Europea en casos de mobbing o acoso moral en el trabajo, según estudios


Según los estudios Cisneros I y II, documentos de referencia en el Estado español sobre la prevalencia de mobbing (Cuestionario Individual sobre PSicoterror, Ninguneo Estigmatización y Rechazo en Organizaciones Sociales), un 15% de la población activa ocupada es víctima de acoso moral en el trabajo. Esta cifra supera la media estimada para el conjunto de la Unión Europea (UE) que, según la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, se encuentra alrededor del 9%.


pdf
print
pmail
En opinión de expertos en psiquiatría legal, que se reúnen del 6 al 8 de octubre en Málaga en el marco del XIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría Legal (SEPL), en los últimos años “ha habido en incremento de demandas de presuntos casos de mobbing motivado por un mayor conocimiento por parte de la población de este tipo de situaciones”, tal y como explica el doctor José Manuel Romacho, médico especialista en psiquiatría legal, quien ha calificado de “plaga social del siglo XXI”, este problema. También en este sentido, el doctor Eloy Rodríguez Arrebola, presidente de este encuentro científico, apunta que “últimamente son cada vez más frecuentes las consultas y el seguimiento de alteraciones de la esfera psíquica de las personas en el entorno laboral y que implican a trabajadores, empresarios, sindicatos…”.

Este incremento de demandas ha generado una mayor participación del psiquiatra en la pericia. “En nuestro país”, explica el doctor Romacho, “la defensa o el tratamiento jurídico del mobbing se basa esencialmente en la trasgresión de los derechos fundamentales del trabajador, por lo que el informe pericial ha de ampliar el enfoque clínico tradicional”. Se refiere este experto a la necesidad de, en sus propias palabras, “no centrarse únicamente en el análisis de las secuelas psíquicas de las víctimas derivadas de un presunto hostigamiento, sino que el psiquiatra, además, ha de disponer de elementos suficientes para obtener información contrastada sobre las características definitorias de acoso laboral, aceptadas por la actual jurisprudencia”.

Además, y como explica el profesor Alfredo Calcedo Ordóñez, Catedrático de Psiquiatría y Co-Director del Master de Psiquiatría Legal de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), “hay que saber distinguir entre los diferentes tipos de daño y, sobre todo, entre el daño moral y el daño psiquiátrico”. Así, y si se da una situación de mobbing, “es normal que se produzca un daño moral, porque se atenta contra la dignidad de la persona, dicha persona está sometida a vejación y el sentirse dañado entra dentro de la dialéctica de la vida”, explica el profesor Calcedo. Ahora bien, continúa el experto, “que haya daño moral no significa necesariamente que exista un trastorno psiquiátrico”. Por este motivo, este catedrático de psiquiatría ha pedido “rigor” y el establecimiento de “criterios clínicos bien delimitados” en la detección y valoración de posibles trastornos psiquiátricos derivados de una situación de acoso laboral.

En el caso que exista este daño psiquiátrico, y como indican los expertos de la SEPL, el perito tiene que realizar una labor “de investigación”, con el fin de establecer una relación causa-efecto entre la sintomatología clínica del acosado y la reiteración de conductas de acoso con clara intencionalidad de desestabilizar a la víctima para que ésta abandone su lugar de trabajo. Además, y como apunta el doctor José Manuel Romacho, también ponente durante este XIII Congreso Nacional, para determinar que una persona está siendo víctima de acoso moral en el trabajo deben darse dos condiciones internacionalmente aceptadas: “que la conducta de hostigamiento se perpetúe durante un mínimo de 6 meses y que se dé con una periodicidad de, al menos, una vez por semana”.

Y como viene reivindicando la Sociedad Española de Psiquiatría Legal desde hace tiempo, toda esta labor sólo pueden llevarla a cabo los profesionales especializados en este campo, un ámbito para el que se requiere una gran formación y para el cual demandan mayor atención por parte de la administración. La creación específica de unidades periciales –médico forenses- multidisciplinares que acojan entre su plantilla a especialistas en psiquiatría legal sería una de las vías por las que aboga esta sociedad científica , dado el aumento de casos que se da cada vez más tanto en las consultas como en los juzgados.

Colectivos más afectados

Administración pública, sector sanitario, sector educativo, hostelería y ventas son, según los expertos, los colectivos que se ven más afectados por acoso moral en el trabajo. Y los informes Cisneros vuelven a arrojar datos en este sentido. En concreto, y tras los informes I y II dedicados a hacer una valoración general de la situación en España, se han llevado a cabo también los informes III, IV y V, centrándose en tres sectores laborales específicos, que son respectivamente: enfermería, docencia universitaria y administración pública.

Así, el Informe Cisneros III, realizado en el ámbito de la enfermería, dio como resultado una incidencia media de mobbing del 33% entre este colectivo. El perfil de la víctima, según el mismo estudio, era el de una mujer de edad media (entre 40 y 50 años) y con contrato fijo.

No se tienen todavía resultados definitivos del Informe Cisneros IV, que valora la incidencia de mobbing entre personal docente universitario, ya que el estudio continúa en marcha. Por otro lado, el Informe Cisneros V, de valoración del acoso moral en el trabajo sobre la población que trabaja en la administración pública publicó sus resultados el pasado mes de junio. Este quinto informe cuenta con la particularidad de haber valorado no solo mobbing, sino también el denominado Síndrome de Desgaste Profesional o burnout. Concluye que un 32% de los funcionarios están en una situación de alto riesgo laboral psicosocial; un 22% presenta una situación técnica de mobbing (son víctimas de hostigamiento al menos durante 6 meses y una vez por semana); un 10% refiere Síndrome de Desgaste Profesional; un 13% presenta índices de Cansancio Emocional grave; un 15,6% presenta despersonalización en sus relaciones profesionales; un 66% presenta índices de baja realización profesional en el trabajo; y un 4,6% presentan conjuntamente mobbing y burnout.