Archivado en Comunicados, Prevision Social

Las pensiones mínimas contributivas subirán entre el 6% y el 8% en el 2005


El Gobierno subirá las pensiones mínimas contributivas a la Seguridad Social entre un 6% y un 8%. Así se desprende de la información que ayer proporcionó el Ministerio de Trabajo a los agentes sociales durante la mesa de concertación social.


pdf
print
pmail
El secretario de Estado de la Seguridad Social, Francisco Granado, explicó durante la reunión que todas las pensiones del sistema público subirán un 2%, que es el objetivo de inflación previsto para el próximo año. A esta cantidad hay que sumar en torno al 1,2%, que es la desviación de la inflación que estima el Gobierno en estos momentos (la cifra oficial exacta se calculará de acuerdo con el IPC de noviembre). Esto significa que todas las pensiones públicas subirán como mínimo en torno al 3,2%.

Además, para las pensiones mínimas contributivas sin cónyuge a cargo, subirán un 3% adicional. Esto supone que su aumento global quedará en torno al 6,2%, como anunció el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero. Las pensiones mínimas contributivas con cónyuge a cargo tendrán una subida adicional del 4,5%, por lo que el aumento global se situará en torno al 7,8%.

CC.OO. y UGT han solicitado que también se incrementen las pensiones mínimas no contributivas. El Gobierno se ha comprometido a estudiar esta petición. El secretario de Estado de la Seguridad Social ha recordado a los agentes sociales que cada décima de desviación en la inflación tiene un coste adicional de 123,78 euros. Esto significa que de confirmarse que existe una desviación de los precios del 1,2%, como estiman los técnicos, el sobrecoste en la pensiones será de 1.485 millones de euros. La mitad de esta cantidad se computa en los presupuestos del 2004, ya que es fácil de absorber con el elevado superávit de la Seguridad Social este año, que superará los 7.000 millones, mientras que la mitad restante se computará en los presupuestos del 2005.

Durante la reunión con los agentes sociales, patronal, sindicatos y Gobierno analizaron los puntos que se negociarán para garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones a medio y largo plazo. Entre las cuestiones que se tratarán se ha incluido la bajada de cotizaciones, que reclama la patronal CEOE y que rechazan los sindicatos.

Otro de los grandes capítulos será la partida del superávit que se destinará al fondo de reserva de la Seguridad Social. En este caso, los sindicatos pretenden que sea el grueso de esta partida, mientras que la patronal pide que un tercio se destine a mejorar las pensiones más bajas, otro tercio se dedique al fondo de reserva y el tercio restante a bajar las cotizaciones que pagan las empresas para facilitar la creación de nuevos empleos. Uno de los puntos más delicados que se ha decidido incluir en la negociación es el incremento del periodo de cómputo que se toma de referencia para calcular las futuras pensiones.

Actualmente este periodo son los últimos quince años de vida laboral. Gobierno y patronal, en principio, quieren alargarlo a toda la vida laboral del trabajador. Por su parte, UGT se había negado en redondo, aunque CC.OO. había mantenido en este tema una posición más ambigua.

Tras la reunión de ayer, el representante de UGT, Jesús Pérez Martín, matizó la postura de su organización al señalar que nunca habían tenido una posición cerrada, dando a entender que podrían aceptar un aumento por encima de los 16 años, siempre que esto no suponga un recorte en las futuras pensiones. Se estima que al tomar como referencia toda la vida laboral de la persona se recortaría el gasto cerca de un 25%.

La Vanguardia, 14/09/04