Archivado en Comunicados, Prevision Social

Las pensiones mínimas de jubilación subirán el próximo año entre un 5% y un 6,5%


La Seguridad Social gastará el próximo año 79.579 millones de euros en pagar las pensiones y otras prestaciones económicas, cantidad que se ha incrementado un 7,5%. Esta cantidad supone más de un tercio del gasto público del conjunto de las administraciones, que se sitúa en 235.000 millones de euros.


pdf
print
pmail
El pago de pensiones absorberá el próximo año algo más de un tercio del gasto total del conjunto de las administraciones públicas. Así lo señaló ayer el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, en la presentación de los presupuestos de la Seguridad Social para el 2005. Explicó que para el pago de pensiones y demás prestaciones económicas se destinarán 79.579 millones de euros, lo que supone un 7,5% más que lo gastado en el 2004.

Hay que señalar que el gasto en pensiones en los últimos años crece por encima de lo que lo hace la economía, dado que el aumento del PIB nominal (real más inflación) está previsto que sea del 6,3%. Esta partida también crece muy por encima del aumento del gasto medio del Estado (6,5%).

Este fuerte aumento de las pensiones se debe en buena medida a la subida que experimentarán las pensiones mínimas contributivas el próximo año, entre un 5% y un 6%, según sea con cónyuge o no. A esta subida habría que añadir la desviación de la inflación que se produzca en el 2004 y que se situará sobre el 1,3%. Esta desviación se pagará con efecto retroactivo desde el 1 de enero y se abonará en forma de una "minipaga" a los más de siete millones de pensionistas del sistema público.

El crecimiento de las pensiones contributivas se estima en función del mantenimiento del poder adquisitivo (el 2%). El aumento del número de pensionistas supone otro 0,8%, el "efecto sustitución" (las pensiones que se dan de baja por fallecimiento suelen ser más bajas que las nuevas) supone un 1,6% adicional, mientras que el llamado "derivado de la mejora de las pensiones más bajas" representa un incremento del 2,7%.

El ministro explicó que las pensiones de jubilación para los mayores de 65 años con cónyuge a cargo se sitúan en 7.229,74; y en 6.052,9 sin cónyuge. Si el jubilado es menor de 65 años, la pensión mínima es 6.756,6 euros con cónyuge a cargo y de 5.639,90 sin cónyuge a cargo.

El ministro explicó que las pensiones mínimas "han estado congeladas durante los gobiernos del PP, excepto en los años electorales, como fueron el 2000 y el 2004, en que se subieron". Pero tal vez donde más énfasis puso fue en señalar el buen momento que atraviesa el sistema. Según dijo, a pesar del fuerte aumento del gasto, crecen más los ingresos por cotizaciones, que aumentan un 8,9% si se compara con el presupuesto inicial del 2003 y un 3,8% si se hace con el presupuesto liquidado. Esto permitirá que en el 2005 la Seguridad Social tenga un superávit del 0,7% del PIB, lo que representa 5.999 millones. Es el séptimo año consecutivo con superávit. Esto es posible porque se estima que el número de cotizantes aumente en 400.000 (al margen del proceso de regulación de emigrantes previsto en la ley de extranjería). Gracias a ello se destinará al fondo de reserva 5.351 millones, por lo que acumula unas reservas de 25.000 millones suficientes para cubrir cuatro meses.

Fue rotundo al afirmar que, a pesar de todo, no habrá una rebaja generalizada de cotizaciones como piden los empresarios, aunque sí habrá ajustes en algunos colectivos.

La Vanguardia