Archivado en Comunicados, Prevision Social

El 30% de la población española tendrá más de 65 años en 2050


España contará con más de 53 millones de personas en 2050, gracias a los inmigrantes. A pesar de todo, la sociedad seguirá envejeciendo: los mayores de 65 años pasarán del 16,91% actual al 30,85% dentro de 46 años.


pdf
print
pmail
En los próximos 46 años, la población española crecerá desde los 43 millones actuales hasta superar los 53 millones. Según una proyección demográfica que hizo pública ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir del censo de 2001, la inmigración será el factor fundamental de este crecimiento. No obstante, la entrada de trabajadores extranjeros no será suficiente para frenar el envejecimiento de la población. Es más, en 2050, las personas mayores de 65 años habrán duplicado su peso demográfico, ya que pasarán de ser el 16,91% del total en 2005 a suponer el 30,85% en 2050.

El INE corrige de esta manera su proyección anterior, realizada con los datos de 1991. En aquel estudio, los expertos de este organismo estimaban que la población española decrecería hasta 2050 y que apenas superaría los 41 millones. El INE reconoció ayer que en aquella proyección no se previó el auge que experimentaría el fenómeno de la inmigración en los años siguientes.

Envejecimiento

El fuerte incremento del número de mayores de 65 años se deberá, según explica el experto en demografía y actual director del Instituto de Estadística andaluz, Juan Antonio Fernández Cordón, a que los inmigrantes que llegan ahora con 20 0 30 años tendrán más de 70 años en 2050 y surgirá un fenómeno nuevo, ya que habrá una “bolsa de inmigrantes al otro lado de la barrera”, demandando prestaciones sociales. Precisarán de pensiones y cuidados que recaerán sobre las arcas de una Seguridad Social que contará con un porcentaje menor de cotizantes, ya que las personas en edad de trabajar pasarán del 67,50% actual al 55,03%

Esta situación sólo se podría evitar en el caso de que el actual flujo de trabajadores extranjeros se mantuviera constante lo que, en opinión de Fernández Cordón, permitiría seguir compensando la disminución de la capacidad productiva que estaría experimentando la población activa española sin la mano de obra inmigrante.

El propio INE, sin embargo, descarta que eso pueda ocurrir, ya que cifra en 248.000 el número de inmigrantes que llegarán a España en 2060, un 59% menos que ahora.

Otro factor que forzará el envejecimiento de la población será el incremento de la esperanza de vida. Un varón que nazca en 2030 llegará a vivir 80 años, si es mujer cumplirá los 86. La diferencia entre ambos sexos se acortará, aunque seguirá existiendo.

Los hijos: en la treintena y menos de dos

Las mujeres españoles seguirán dando a luz por primera vez después de cumplir los treinta durante las próximas décadas. Según la proyección demográfica del INE, la edad media de las madres primerizas subirá de los actuales 30,82 años hasta los 31,15 en 2070
.
La barrera de los 31 se habrá superado ya en 2010. El incremento estará amortiguado por la influencia de las mujeres inmigrantes que eligen ser madres a una edad más temprana. La tasa de fecundidad también avanzará ligeramente. Pasará de los 1,25 hijos por mujer de la actualidad hasta 1,52. En este caso, también será fundamental la aportación de las mujeres extranjeras. El principal freno a la fecundidad será el menor número de mujeres en edad fértil, consecuencia del envejecimiento de la población.


Amaia Ormaetxea para EXPANSION. Viernes 20 de Agosto de 2004