Archivado en Noticias, Fusiones

ABC - 03-03-08

El Gobierno impone la «fusión exprés» de Unicaja y CCM para evitar la intervención





pdf
print
pmail
Martes, 03-03-09
 
 
El agravamiento de la situación financiera y el deterioro de la solvencia de Caja Castilla-La Mancha (CCM) han llevado al Gobierno a instar tanto a esta entidad como a Unicaja -a través de los ejecutivos socialistas castellano-manchego y andaluz- a realizar una rápida fusión antes de que el Banco de España se vea abocado a tener que intervenir la caja castellana.
Ayer, ambas entidades enviaron un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en el que señalaban que las presidencias de estas cajas han alcanzado unas bases de acuerdo para su propuesta de integración. Añaden que la unión de Unicaja y CCM crearía la principal institución financiera de Andalucía y Castilla-La Mancha y una de las cinco primeras cajas de ahorros españolas.
El comunicado indica que el proyecto de integración de ambas entidades «gozaría del apoyo y respaldo de las autoridades financieras competentes, para dar lugar a una institución financiera de la máxima solvencia y fortaleza económica, no sólo para el presente, sino también para el futuro».
El Banco de España vigila
En este sentido, el Banco de España lleva meses siguiendo con preocupación la evolución de CCM, hasta el punto de que en algún momento se planteó precisamente la intervención. Respecto a esto, el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, contestó con mucha dureza el pasado miércoles al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, durante su comparecencia ante el Congreso de los Diputados. Montoro le señaló que en España estamos inmersos en una crisis bancaria, como lo demuestra el movimiento en torno a Caja Castilla-La Mancha para buscarle «un novio», donde sea y como sea.
El portavoz del PP se refería a los movimientos habidos primero en el Gobierno socialista de Aragón para intentar fusionar a CCM como Ibercaja y, al fracasar éste, se pensó primero en la intervención y luego en una salida a través de la entidad andaluza Unicaja.
Además, Montoro acusó al Banco de España de estar detrás de la operación Unicaja-CCM, al tiempo que insinuó que el supervisor bancario podía tener informes que aconsejaran la intervención de la entidad castellano-manchega.
Como parte de los acuerdos alcanzados, se desarrollarán con carácter inmediato, los trabajos de «due diligence» y aseguramiento de garantías financieras «que satisfagan el cumplimiento de los requisitos y condiciones establecidas por ambos consejos de administración para proceder a la unificación», añade el comunicado enviado a la CNMV.
Un «agujero» de 2.000 millones
Algunas fuentes cifran el «agujero» de CCM en unos 2.000 millones de euros, ligados fundamentalmente al sector inmobiliario y al aeropuerto de Ciudad Real. Además, añaden que se podría duplicar si la morosidad sigue evolucionando al ritmo actual y la situación de algunas empresas con créditos concedidos por esta entidad entran en concurso de acreedores o quiebran. Para sanear la fusión y no dañar en extremo las cuentas de Unicaja, el Fondo de Garantía de Depósitos de las Cajas les hará un préstamo a devolver en el tiempo que se determine.
La fusión de Unicaja y CCM daría lugar a una caja con un activo aproximado de 60.000 millones, más de 42.000 millones en depósitos, créditos superiores a los 44.000 millones y 1.500 oficinas repartidas por una treintena de provincias y por el extranjero, 918 de las cuales pertenecen a Unicaja.
La nueva entidad estaría presidida por Braulio Medel, actual presidente de Unicaja, y la vicepresidencia la ocuparía Juan Pedro Hernández Moltó, que en estos momentos preside CCM.
Por su parte, el secretario de Economía y Empleo del PP, Alvaro Nadal, exigió ayer que los directivos de Caja Castilla-La Mancha (CCM) «asuman sus responsabilidades» por haber provocado que esta entidad sea la primera en «reventar» en España a causa de una «mala gestión» orientada «políticamente, y que se aclare si ocuparán un puesto en la caja resultante, informa Ep. Añade que se trata de una fusión «forzada» y una «solución política» a un «problema económico» de la entidad castellano-manchega. «No sé si estaba en iliquidez o en insolvencia o en qué estaba, porque eso nadie lo ha dicho», incidió.
El secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, José Manuel Caballero, consideró «positivo» el anuncio de fusión porque ha sido un acuerdo «basado en una decisión independiente, profesional y autónoma de las cajas», que se ha tomado «al margen de la política». El resultado será, a su juicio, será la creación de una caja de ahorros «sólida, solvente y con gran fortaleza en un momento complicado» en todo el mundo.