Archivado en Noticias, Fusiones

ABC - 27-02-09

PP y PSOE se acusan mutuamente de generar alarma y poner en peligro a CCM





pdf
print
pmail
El presidente regional, José María Barreda, se mostró ayer decepcionado por que la líder del PP en la región, María Dolores de Cospedal, no haya desautorizado a la senadora Carmen Riolobos por acusarle de poner en peligro Caja Castilla La Mancha (CCM) al «mangonear» para hacer ricos a sus amigos. Sin embargo, fuera de la tribuna la líder del PP criticó que desde el PSOE se les tilede de provincianos por querer evitar que la región deje de tener una caja propia. Ambos partidos manifestaron su intención de no gererar alarma, pero lo evidente es que la Caja se ha convertido en un nuevo escenario de serio enfrentamiento entre los dos grupos parlamentarios de Castilla-La Mancha
Barreda intervino en el pleno de las Cortes regionales para cerrar el último punto del orden del día: una comparecencia del Consejo de Gobierno solicitada por el Grupo Popular para informar sobre la situación de CCM y su posible fusión con la andaluza Unicaja, que derivó en un cruce de acusaciones responsabilizándose mutuamente de haber generado desconfianza entre los ciudadanos hacia la caja.
Barreda, que nada más subir a la tribuna de oradores dijo que él también es cliente de CCM porque está «tranquilo y seguro» y no se le ocurría nada mejor para tranquilizar a los ahorradores y trabajadores de la entidad, calificó de «barbaridad difamatoria e injurias» las declaraciones de la senadora «popular».
También afirmó que «lo que no ayuda nada es introducir desconfianza y alarma» y el PP, con su actuación, demuestra que «no quiere una solución, sino un escándalo», todo ello con el objetivo «miserable» de deteriorar al Gobierno.
Fusiones beneficiosas
Por su parte, la vicepresidenta y consejera de Economía de Hacienda, María Luisa Araújo, defendió que las fusiones entre cajas de ahorro, si se hacen bien, son beneficiosas, y se demuestra inteligencia anticipándose a los riesgos del nuevo escenario financiero.
De este modo, hizo un repaso por las principales causas que han propiciado este cambio global, que arrancan en 2007. Aseguró que, según los datos del Banco de España, el resultado neto de las entidades financieras españolas ha descendido en un 38,7% en 2008, mientras que la morosidad ha crecido de media un 3,7%. «Son muchas las voces que han hablado de la necesidad de reestructurar el mapa bancario para que las entidades españolas ganen en competitividad», añadió.
Araújo criticó todas las informaciones y ruedas de prensa «basadas en rumores» que han tenido lugar durante las últimas semanas sobre este asunto y dijo que no hay nada que justifique ni tan siquiera la celebración de la comparecencia de ayer en el pleno. A pesar de ello, quiso aprovechar la ocasión para tranquilizar tanto a los impositores como a los trabajadores de la caja, ya que «si CCM es más sólido, su trabajo también».
Finalmente, la consejera explicó que los únicos contactos que ha hecho el Gobierno regional con el de Andalucía fueron los dirigidos a asegurar que no hubiera ningún obstáculo político, pero dijo que respeta la independencia de las decisiones «tomadas desde la unanimidad en el seno del consejo de la entidad».
«Saber la verdad»
Durante su intervención, la portavoz del Grupo Popular, Ana Guarinos, dijo que «los ciudadanos tienen derecho a saber la verdad sobre CCM» y que no hay derecho a que tanto en Ferraz como el Gobierno andaluz tengan más información que los castellano-manchegos.
Así, la portavoz «popular» preguntó a Barreda por qué va a «trasvasar» los ahorros de la región a Andalucía. «Si va a ser necesario inyectar dinero a CCM, ¿por qué no se hace y se evita que la caja salga de la región?», preguntó, y pidió que el Gobierno regional explique cómo ha llegado la caja a esta situación.