Archivado en Noticias, Fusiones

Sur - 27-02-09

Empuja occidente





pdf
print
pmail
 
 
JUAN TEBA

CAJASOL, de sede sevillana y, presuntamente, de talante sevillano, tambi√©n, se ha venido arriba y parece dispuesta A merendarse a media cristiandad, seg√ļn su timonel mayor, Antonio Pulido. Pues cuidado. Por ah√≠ respira el profesor Medel, que tambi√©n est√° dispuesto a protagonizar ocupaciones de amplios espacios del gran escenario andaluz. Porque Medel se ha encontrado con la Providencia y, de su mano, ha encontrado a la Caja de Castilla-La Mancha. Unicaja y Caja de Castilla-La Mancha, por el occidente andaluz, el profesor (como Medel) Pulido agarrado de la mano del arquitecto argentino C√©sar Pelli, el padre del proyecto de una torre tan alta que convertir√° a La Giralda en la hermana menor de la Sevilla vertical. Pero como est√°n los 'sevillitas' (los guardianes de las esencias locales) que quer√≠an liquidar violentamente el AVE y el teatro de la Maestranza, al que llamaban 'la olla a presi√≥n' en 1992. Pues, ahora, esta furia integrista va dirigida contra la Torre Pelli, de 178metros de altura y dedicada a oficinas, mayormente. Con la creaci√≥n de dos mil empleos directos, con un coste de 311 millones de euros. Nos parece muy barato, la verdad. Pero la singularidad no va por ah√≠. El morbo va por el di√°logo entre los profesores Medel y Pulido, jefes carism√°ticos, respectivamente, de Unicaja y Cajasol, en el inevitable proceso de fusi√≥n que ya, de boquita peque√Īa, se ha iniciado aunque es probable que no finalice antes de la pr√≥xima glaciaci√≥n. Y el que est√° encantado de la vida es el padre de la criatura, C√©sar Pelli. Lo cierto es, con o sin sarcasmo, que esta parte occidental de Andaluc√≠a huye del papel hist√≥rico de la mujer de Lot y proclama su disposici√≥n para luchar contra la gran crisis, creando, invirtiendo y mirando hacia el oriente andaluz para que se sume a esta apuesta de disparate, que es la √ļnica que nos puede salvar. ¬ęHagamos una catedral que las generaciones venideras nos tachen de locos¬Ľ, dijeron los miembros del Consistorio municipal de Sevilla cuando iniciaron las obras de la catedral y de su torre mayor (la Giralda).Pues lo mismo, ahora, pero con velocidad en la sangre y lujuria en los sentidos.