Archivado en Noticias, Fusiones

Expansión - 25-02-09

El PP advierte de que no confía en Fernández Ordóñez y no le dará un cheque en blanco





pdf
print
pmail

El portavoz de Economía del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, advirtió hoy de que el principal partido de la oposición no confía en el gobernador del Banco de España y por tanto no le dará un "cheque en blanco" en su supervisión del sistema financiero ante la actual crisis.

 

En su réplica a la comparecencia del gobernador en la Comisión de Economía en el Congreso, Montoro señaló que la credibilidad y la confianza "no está en las instituciones, sino en las personas", y acto seguido señaló que Fernández Ordóñez "fue nombrado como fue nombrado" y tiene "carné" socialista.

Por eso consideró difícil confiar en el gobernador, que "viene de donde viene" y fue un alto cargo del Gobierno socialista, ante una crisis financiera como la actual, la "más grave" de la historia de España.

Montoro aseguró que el diagnóstico de la situación económica y financiera es "más fácil" y "menos farragoso" del descrito por Fernández Ordóñez, al que reclamó que diera ante la Cámara su opinión sobre el proceso de fusión entre Unicaja y Caja Castilla-La Mancha.

Tras escuchar la intervención de Montoro, el portavoz socialista Francisco Fernández Marugán se preguntó "qué pasaría" si los demás diputados se dirigieran al representante del PP con la actitud "tan desagradable" con la que él habló al gobernador.

Por su parte, la diputada de CiU Inmaculada Riera subrayó durante su turno que las entidades financieras siguen frenando el crédito, "imprescindible para la viabilidad económica".

Riera señaló que se debe evitar que las empresas viables, las que "han hecho bien sus deberes" se vean abocadas al cierre por la restricción de crédito. En la misma línea habló el portavoz del PNV, Pedro Azpiazu, quien advirtió de que el Fondo de Adquisición de Activos no está cumpliendo el objetivo por el que recibió el apoyo del Congreso: que el crédito llegue a empresas y familias, y pidió al gobernador una solución al respecto.

Tanto Joan Herrera, de ICV, como Joan Ridao, de ERC, advirtieron de la gravedad de una liquidez "bajo mínimos" en palabras del segundo. Ridao lamentó que las medidas financieras sirvan para que los bancos salden su deuda exterior y "maquillen" sus resultados, y también subrayó la gravedad del incremento de la morosidad de los pagos de las administraciones al sector privado.