Archivado en Comunicados, Fusiones

Comunicado de CC.OO. de BBK y Kutxa valorando el fracaso del proyecto de fusión.

Ni comer ni dejar comer: fracaso del proyecto de fusión por motivos electorales.




pdf
print
pmail

Como ya toda la plantilla sabe, el pasado viernes la asamblea de KUTXA no alcanzaba los dos tercios necesarios para dar validez a su fusión con BBK, en cuya asamblea el proyecto fue aprobado con el 72% de los votos.

 

 

 

Los intereses electorales se han impuesto sobre la conveniencia económica y las necesidades sociales. La fusión de BBK y KUTXA era una magnífica oportunidad para avanzar por una camino que van a tener que transitar muchas entidades financieras para hacer frente a los efectos y consecuencias de la crisis económica y financiera que tenemos encima y cuya duración y profundidad es todavía una inquietante incógnita.

 

 

 

La fusión, en lo que a las plantillas se refiere, habría arrancado con un magnífico acuerdo laboral, impulsado por CC.OO. y suscrito también por Pixkanaka, que daba estabilidad y seguridad a las relaciones laborales, dando respuesta a las aspiraciones de prejubilación de un amplio colectivo de las dos cajas, regularizaba la situación de las personas en licencia retribuida de KUTXA, cerrando el paso a los traslados forzosos y dando garantías de empleo, incluso a las personas con contrato eventual, unificando la jornada de las dos cajas en torno a la de BBK, mejorando sensiblemente las aportaciones a las EPSVs (aumento de aportación y voluntariedad efectiva para las aportaciones de la plantilla en el caso de BBK y casi duplicaba la aportación en el caso de KUTXA), mejorando las condiciones de los prestamos de vivienda habitual de los dos colectivos. Una minucia, vamos.

 

 

 

Todo esto se ha ido al garete con la inestimable colaboración de la minoría sindical, ELA y LAB, que han sumado sus votos en las asambleas del viernes a los del PP y PSE para impedir que el acuerdo se aplicara. Pero detrás de toda esa pantalla de humo que ha intentado levantar esta “cofradía del santo reproche” con sus pronunciamientos de algunos comités de BBK y sus manipulaciones del acuerdo está su pretensión de expulsar a la plantilla de la expansión de las relaciones laborales aún a costa de perjudicar a toda la plantilla. Lo curioso es que en ese intento hayan encontrado la dócil colaboración de ALE (los autoproclamados campeones de la expansión), ASPEM (¿tendrá algo que decir su delegado de Barcelona?) e incluso la menguada representación de UGT (¡una representante entre 150 en el conjunto de las dos cajas!).

 

 

 

Al menos las plantillas tienen cerca a una parte de los responsables de que el proyecto de fusión no vaya adelante a los que pedir explicaciones.

 

 

 

Por nuestra parte hemos dejado claro, una vez más, nuestros criterios para cualquier proceso de fusión: acuerdo laboral previo, reforzamiento de la Obra Social, pluralidad en los órganos de gobierno.  Y, por supuesto, mantenimiento de la unidad de empresa en todo lo que concierne a las relaciones laborales: Una plantilla, un único convenio.

 

 

 

 

 

                                      Bilbao-Donostia, 1 de diciembre de 2008.