Despidos en CajaMurcia

Archivado en Comunicados, Empleo, Empleo

NO COMPARTIMOS QUE SE TRATE A LOS EMPLEADOS COMO UN COSTE MAS

Despidos en CajaMurcia


No es tolerable que utilicen la excusa de la crisis para recrudecer las políticas disciplinarias, enviando cartas de despido por cualquier motivo.


pdf
print
pmail

No es tolerable que utilicen la excusa de la crisis para recrudecer las políticas disciplinarias, enviando cartas de despido por cualquier motivo.

 

         Desde COMFIA-CCOO manifestamos nuestro total rechazo ante el goteo continuo de despidos que se está llevando a cabo en esta empresa.  Sobre todo a los compañeros/as que hicieron sus oposiciones hace algo más de un año. Los motivos que argumenta la empresa son: baja productividad,  falta de actitud comercial etc..., todo ello después de haber realizado unas pruebas de acceso bastante completas, incluidas pruebas psicológicas y entrevistas personales, además de ser realizado por empresas de “prestigio” y bastante costosas por cierto.

 

          Consideramos ahora el momento preciso para hacernos unas preguntas al respecto:

 

1.    ¿Porqué se sigue acudiendo a la misma empresa para realizar estas pruebas si el resultado que obtenemos es tan pésimo?

 

2.     El departamento de RRHH, ¿no hace estudio alguno del costo que supone a la plantilla, acoger a unas personas externas sin conocimientos prácticos previos algunos, y que cuando ya se desenvuelven bastante bien los mandamos a la calle?

 

3.    ¿Se ha detenido a valorar el trabajo que realizamos en su formación para luego cederlos totalmente gratis a otras Cajas?

 

Y sobre todo y lo más importante, sabemos de las dificultades actuales del negocio, pero nos gustaría que la moneda de cambio no fuera precisamente el despido de parte del mejor activo de la caja, basándose en dejar una plantilla claramente insuficiente y muy estresada.

 

Por parte de algunos dirigentes, teniendo la valentía de exigir que se trabaje por las tardes para poder sacar el trabajo adelante, cuando lo que está pasando es que tenemos la plantilla más eficiente basada sobre todo en la exigencia de horas extras no remuneradas, el continuo bombardeo de cursos y reuniones sin contraprestación alguna, la dilación al máximo de aplicación de derechos adquiridos etc.

 

La actual crisis económica de la que precisamente son en gran medida responsables las entidades financieras y, en consecuencia, sus máximos gestores, no puede ser, además, utilizada para castigar a los trabajadores, principales victimas de la crisis y que, por supuesto, no cuentan con los contratos blindados de los altos directivos. Contratos que les aseguran su futuro hagan lo que hagan. No es tolerable que utilicen la excusa de la crisis para recrudecer las políticas disciplinarias, enviando cartas de despido por cualquier motivo.

 

Como tampoco es aceptable que la crisis coyuntural sea su argumento para precarizar aún más el empleo, extinguiendo contratos directos y volviendo a contratar a esos trabajadores a través de una ETT. O establecer modelos de retribución que en lugar de incentivar, sirvan para hostigar

 

Hay un consenso social en cuanto a que una de las causas de la actual recaída económica es la crisis de valores y la omisión de normas de conducta en el buen gobierno de las empresas por parte de sus más altos dirigentes. Con prácticas de culto al dinero, especulativas, heterodoxas y, socialmente hablando, muy poco responsables. Lo correcto, lo sensato y lo esperable es que entre todos seamos capaces de crear empresas competentes, organizaciones líderes basadas en las personas y bien asentadas en su sector. Empresas con vocación de futuro, sostenibles y social-mente responsables. No olvidemos que las Cajas son de carácter benéfico-social, pero este carácter debe de ser aplicado también con sus empleados.

 

No es admisible que el Estado  desarrolle políticas que intentan dar estabilidad a nuestra sociedad, generar empleo y confianza, con medidas que incluyen también ayudas a las empresas financieras, y que éstas, por el contrario, apliquen políticas que generan inseguridad, deterioro y exclusión social. Eso es lo que provoca CajaMurcia con los despidos, el hostigamiento y la precarización del empleo.

 

Desde la sección sindical de COMFIA-CCOO exigimos que se abandone estas prácticas inaceptables y gestione esta empresa con proyectos de futuro, de éxito y continuidad, responsables y para eso tienen que respetar a los trabajadores y, por tanto, a la sociedad.

 

Nosotros defendemos “la sostenibilidad de todos” no el “enriquecimiento de unos pocos”.