Archivado en Comunicados

9 Congreso de CC OO

Ignacio Fernández "Toxo" elegido nuevo Secretario General de CCOO


Los delegados asistentes al IX Congreso Confederal de CCOO eligieron ayer a Ignacio Fernández Toxo como secretario general del sindicato con una diferencia de 28 votos sobre el otro candidato, José María Fidalgo. La nueva Comisión Ejecutiva de CCOO contará con 22 miembros de la lista de Toxo y 21 de Fidalgo


pdf
print
pmail
En concreto, Toxo logró el apoyo del 51,4% de los delegados (512 votos), mientras que Fidalgo recibió 484 votos favorables a su candidatura. En cuanto a la Comisión Ejecutiva, la lista encabezada por Toxo logró 509 votos, frente a los 488 de la de Fidalgo.

La Comisión Ejecutiva estará formada por

Ignacio Fernández Toxo: Fernando Lezcano, Paloma López, Antonio del Campo, Salce Elvira, Rodolfo Benito, Carmen Chacón, Ramón Górriz, Marisol Pardo, Juan Blanco, Rosana Costa, Miguel Montalbán, Laura Arroyo, Jordi Ribó, Cristina Bermejo, Antonio Camacho, María García, Pedro J. Linares, María Dolores García, Francisco Javier Jiménez, Luisa Montes y Natalio González.

José María Fidalgo: Laura Pinyol, José Luis Sánchez, Carmen Bravo, Salvador Bangueses, María José Alende, Fernando Puig-Samper, Montserrat Mir, Carlos Bravo, Rosa Eva Martínez, Luis Fernández Luis Martín, Irene Álvarez, Regino Martín, Teodora Castro, Llorens Serrano, Ana María Herránz, Javier Doz, Laura Fuentes, César López, Nuria Rico y José María Díaz Ropero.

Ésta era la segunda vez en la historia del sindicato en la que dos personas aspiraban a liderar CCOO, después de que hace cuatro años el impulsor del sector crítico, Agustín Moreno, le plantara batalla a Fidalgo en el VIII Congreso.

Éste será el primer mandato para Ignacio Fernández Toxo, que se convierte así en el cuarto secretario general de la Confederación Sindical de CCOO y que hace ocho años 'rozó' la Secretaría General del sindicato cuando se produjo la marcha de Antonio Gutiérrez.

Sin embargo, y aunque Toxo tenía muchas 'papeletas' para sucederle, Gutiérrez eligió a su sucesor en la persona de José María Fidalgo. Para no crear divisiones internas, tanto Toxo como el otro candidato con posibilidades, Rodolfo Benito, dejaron el camino despejado a Fidalgo, que salió elegido con el apoyo del 71,7% de los delegados sindicales (cuatro años después logró el 59% de los votos favorables).

Toxo anunció que se presentaría a la Secretaría General de CCOO a principios del pasado noviembre, casi un mes y medio después de que Fidalgo hiciera pública su intención de presentarse a la reelección.

El nuevo secretario general de CCOO, que ha contado desde el principio con el apoyo del sector que lidera Rodolfo Benito y más tarde con el del sector crítico, era hasta ahora el secretario de Acción Sindical y 'número dos' de CCOO, y ha manifestado su deseo de integrar a las diversas corrientes del sindicato y de darles responsabilidades dentro de la dirección.

De hecho, durante la defensa de su candidatura esta tarde ante el plenario del Congreso, Toxo señaló que el mismo lunes hará una propuesta para que en la nueva dirección del sindicato figuren tanto personas incluidas en su lista a la Comisión Ejecutiva Confederal como de la lista de Fidalgo.

Toxo, el hombre que vino del metal

El nuevo secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, nació en la localidad gallega de El Ferrol en 1952 y su vida laboral y sus primeros tiempos en el sindicato estuvieron vinculados al sector del metal.

De hecho, Toxo, casado y con dos hijos, comenzó su trayectoria profesional como metalúrgico de la empresa Bazán, de la que fue despedido y encarcelado por su activa participación en la huelga general de El Ferrol en 1972.

Tras salir de la cárcel, Toxo, que fue presidente del Comité Intercentros de Bazán, vivió en la clandestinidad durante cuatro años.

En noviembre 1987, Toxo se convirtió en el secretario general de una de las federaciones más fuertes de CCOO, la del Metal, cargo que desempeñó hasta mayo de 2004 y que le permitió formar parte del Consejo Confederal del sindicato, máximo órgano entre congresos.

En esos 17 años al frente del Metal, la Federación cambió de nombre tras fusionarse con la de Minería y pasó a denominarse Federación Minerometalúrgica de CCOO

A lo largo de su trayectoria laboral, Toxo ha sido miembro del Consejo de Administración de la siderúrgica española Aceralia (noviembre 1997-abril 2002) y de Arcelor (abril 2002-octubre de 2004) y desde mayo de 2008 es miembro del Consejo de Administración de ArcelorMittal.

En el año 2000, con la marcha de Antonio Gutiérrez de la dirección de CCOO, Toxo tuvo la oportunidad de hacerse con la Secretaría General de CCOO, pero Gutiérrez prefirió a José María Fidalgo. Toxo 'se quitó de en medio' y retiró la candidatura que había presentado para no causar divisiones internas.

Cuatro años más tarde, en abril de 2004 y en el marco del VIII Congreso Confederal, Toxo, el hombre que vino del metal, entró en la Ejecutiva de CCOO de la mano de Fidalgo, que iniciaba su segundo mandato en el sindicato. Fidalgo nombró además a Toxo secretario de Acción Sindical y Políticas Sectoriales y se convirtió en el 'número dos' de la central.

Desde su nuevo cargo, Toxo participó activamente en el diálogo social y en las negociaciones con la patronal para los acuerdos interconfederales de negociación colectiva y siempre ha dicho que su elección no implicaría poner "patas arriba" la política de CCOO y sus propuestas en el proceso de negociación con Gobierno, UGT y CEOE.

INTEGRACIÓN Y UNIDAD.

Toxo confirmó su intención de disputarle a Fidalgo la Secretaría General a principios de noviembre. En su discurso, ha defendido la integración de todas las corrientes del sindicato y la necesidad de que las organizaciones territoriales y federaciones participen en la toma de las grandes decisiones. La falta de estos dos hechos durante la etapa de Fidalgo fue lo que le motivó a presentarse, según ha declarado el mismo.

Para dar cabida a todas las corrientes en el seno del sindicato, Toxo considera que habría que 'tocar' los órganos de dirección, eliminando el Secretariado Confederal, "órgano inventando y monocolor" que, en su opinión, ha usurpado las funciones y competencias de la Comisión Ejecutiva.

Además, entiende que el Comité Confederal, que ahora tiene una función consultiva, debería convertirse en un órgano de dirección integrado por los miembros de la Ejecutiva, más los secretarios generales de las 12 federaciones de rama y de las 17 organizaciones territoriales y de Ceuta y Melilla. Junto a estos cambios habría que proceder, a su juicio, a una "amplia remodelación" de las personas y sus responsabilidades dentro del sindicato.

En la votación celebrada esta tarde, Toxo salió elegido por 512 votos, frente a 484 de su rival, José María Fidalgo. La Ejecutiva presentada por el ya secretario general del sindicato concitó 509 votos, mientras que la de Fidalgo obtuvo 488 votos. Toxo también se alzó con la victoria en sus propuestas para la Comisión de Garantías y la Comisión de Control Financiero.

La nueva Comisión Ejecutiva de CCOO contará con 22 miembros de la lista de Toxo y 21 de Fidalgo

La nueva Comisión Ejecutiva de CCOO Compuesta por 43 miembros, estará formada por XX miembros de la lista de Ignacio Fernández Toxo y XX de la lista de José María Fidalgo, ya que los delegados asistentes al IX Congreso Confederal de CCOO eligieron hoy a Toxo como nuevo secretario general del sindicato con el apoyo del 51,4% (512 votos).

Toxo, que accede por primera vez a este cargo después de haberse ocupado de diversas responsabilidades dentro del sindicato, se impuso en la votación al que ha sido secretario general de CCOO durante ocho años, José María Fidalgo, que logró el respaldo 484 delegados.

La lista de la Comisión Ejecutiva de Toxo salió respaldada por 509 votos, frente a la del anterior líder de CCOO, que consiguió un total de 488 votos.

La nueva Comisión Ejecutiva de CCOO, que eleva su composición de 33 a 43 miembros (incluyendo al secretario general) contará con un total de 22 miembros de los 80 que incluía la lista de Toxo, encabezados por el propio Toxo y seguidos por Fernando Lezcano, Paloma López, Antonio del Campo, Salce Elvira, Rodolfo Benito, Carmen Chacón, Ramón Górriz, Marisol Pardo y Juan Blanco.

Asimismo, formarán parte de la Comisión por la lista de Toxo Rosana Costa, Miguel Montalbán, Laura Arroyo, Jordi Ribó, Cristina Bermejo, Antonio Camacho, María García, Pedro J. Linares, Maria Dolores García, Francisco Javier Jiménez, Luisa Montes, Natalio González.

Por el contrario, un total de 21 miembros de la lista de Fidalgo formarán también parte de la Comisión Ejecutiva encabezados por Laura Pinyol y seguidos por José Luis Sánchez, Carmen Bravo, Salvador Bangueses, María José Alende, Fernando Puig-Sanper, Monserrat Mir, Carlos Bravo, Rosa Eva Martínez y Luis Fernando Luis Martín.

Asimismo, de la lista de Fidalgo, también formarán parte de la Ejecutiva Irene Álvarez, Regino Martín, Teodora Castro, Andrés Gómez, Ana María Herranz, Javier Doz, Laura Fuentes, Cesar López, Nuria Rico, José María Díaz Ropero.

El Consejo Confederal de CCOO estará formado por 200 miembros, incluyendo la Ejecutiva, según acordó la Comisión electoral tras sacar adelante la propuesta de Fidalgo por 16 votos a favor frente a 11 en contra.

Durante su intervención en el plenario para defender su candidatura, Toxo subrayó que es posible trabajar en unidad tras el Congreso y que no hay que tener miedo a la diversidad y al debate. "Discutimos con los gobiernos y las empresas hasta la saciedad, ¿por qué no discutir entre nosotros?", se preguntó.

ACABAR CON "LA EXCLUSIÓN Y LOS CORRALITOS".

El sucesor de Fidalgo destacó además la necesidad de acabar con "las zonas de exclusión y con los corralitos" dentro del sindicato, pero avisó de que el programa de acción aprobado en este Congreso "compromete a todos" y que debe haber lealtad a las decisiones que se tomen en el seno de la dirección confederal.

En este sentido, afirmó que todos los que estén dispuestos a trabajar en esa línea tienen un hueco en la dirección del sindicato a partir del lunes, con independencia de la candidatura a la que se han adscrito, la suya o la de Fidalgo.

El resultado de hoy está en línea con el recuento oficial de avales conocido esta misma mañana, que dio ya la ventaja a las candidaturas presentadas por Toxo, tanto a la Secretaría General como a la Comisión Ejecutiva Confederal.

En concreto, Toxo recibió los avales de 497 delegados de los 1.001 que asisten a este Congreso para ser el próximo secretario general del sindicato, frente a los 483 obtenidos por el otro candidato y anterior líder de la confederación, José María Fidalgo. Por su parte, la lista a la Ejecutivo confeccionada por Toxo ha sido avalada por 498 delegados y la de Fidalgo por 481.

Fidalgo, el sindicalista de los dos metros, dice adiós a un tercer mandato

José María Fidalgo, hasta ahora secretario general de CCOO, se despidió esta noche de la posibilidad de dirigir cuatro años más el sindicato, al haberse inclinado la balanza, por un puñado de votos, por la candidatura alternativa abanderada por Ignacio Fernández Toxo, que desde hoy se ha convertido en el cuarto secretario general de la historia de la confederación.

Fidalgo, el sindicalista de los dos metros de altura, nació en León en 1948 y su primer contacto con el movimiento sindical data de 1974 y le viene de su profesión: nada menos que médico especialista en cirugía ortópedica y traumatología.

Desde el madrileño Hospital de La Paz, donde trabajó como médico adjunto de traumatología, Fidalgo participó activamente en el movimiento de los Médicos Internos y Residentes (MIR), siendo despedido en 1975 por su actividad sindical. Fue readmitido un año después como consecuencia de la amnistía laboral.

Su llegada a CCOO se produjo en 1977. Desde 1981 a 1987 fue secretario general de la Federación de Sanidad del sindicato, cargo que abandonó por la Secretaría Confederal de Política Institucional, puesto para el que fue reelegido en 1991 y en 1996.

Como responsable de las políticas institucionales de CCOO, Fidalgo participó en la mayoría de los procesos de negociación y movilización del sindicato, destacando los acuerdos por los que aumentan las pensiones asistenciales y de ayuda familiar, alcanzados en 1990, dos años después de la huelga del 14-D.

En el 96 dejó su huella en uno de los pactos más importantes para el sistema de pensiones, el Acuerdo para la Consolidación y Racionalización de la Seguridad Social, que mejoró las prestaciones más bajas.

En abril del año 2000, fue elegido por el entonces secretario general de CCOO, Antonio Gutiérrez, para sucederle en el cargo.

Con el apoyo de Gutiérrez, Fidalgo logró que los delegados del VII Congreso le dieran el 'sí quiero', entre ellos el que ha sido su rival en este Congreso, Ignacio Fernández Toxo, que estaba muy bien situado en la carrera por la Secretaría General y que decidió retirar su candidatura para no provocar daños internos al sindicato.

De 2000 a 2004, Fidalgo, ya como líder de CCOO, alcanza acuerdos importantes con el Gobierno, la patronal y UGT en materia de prevención de riesgos, y con la CEOE y el Gobierno en materia de protección social, acuerdo éste último que UGT se negó a firmar y que supuso una especie de 'impasse' en la unidad de acción con el sindicato de Cándido Méndez.

Sin embargo, los dos sindicatos aunaron sus fuerzas para luchar contra lo que bautizaron como el 'decretazo', norma impuesta por el Gobierno del PP que recortaba derechos a los trabajadores. Aquello provocó una huelga general el 20 de junio de 2002 y el Ejecutivo de José María Aznar rectificó, cambiando incluso de ministro de Trabajo: Juan Carlos Aparicio, actual alcalde de Burgos, fue relevado por Eduardo Zaplana.

DIVISIONES INTERNAS.

A principios de 2002, CCOO sufre una crisis interna cuyas consecuencias aún son visibles. Rodolfo Benito, entonces secretario de Organización y Comunicación de CCOO, cuestiona el desarrollo del diálogo social y cerca de un mes más tarde es cesado de sus cargos. El episodio se salda además con tres dimisiones en el seno de la Comisión Ejecutiva. Se configuraron así tres corrientes dentro del sindicato: la de Fidalgo o mayoritaria, la de Rodolfo Benito, y la del sector crítico.

En abril de 2004, durante la celebración del VIII Congreso Confederal, Fidalgo es reelegido secretario general de CCOO, aunque sus apoyos se reducen desde el 71,7% logrado en 2000 al 59% cuatro años después. A aquel Congreso también se presentó para la Secretaría General el líder de los críticos, Agustín Moreno, que rozó el 30% de los votos de los delegados.

Sabiendo que de ser reelegido sería su último mandato -en CCOO el límite de mandatos está en tres-, Fidalgo anunció el pasado 24 de septiembre su intención de volver a optar a la Secretaría General de CCOO en el IX Congreso. Entonces, era el único candidato, pero poco más de un mes después, el 'número dos' de la central y responsable de Acción Sindical, Ignacio Fernández Toxo, anunció que le disputaría el cargo, contando entre sus apoyos con los de Rodolfo Benito y los del sector crítico.

Ahora que las urnas 'han hablado', Fidalgo se despide de la dirección de CCOO, aunque con la posibilidad de permanecer en la Comisión Ejecutiva del sindicato si así lo desea.

Europa Press