Archivado en Documentacion, Socio Economico

Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo


Los Estados Miembros de la OIT se reúnen en la Conferencia Internacional del Trabajo, que tiene lugar cada año en Ginebra, Suiza, durante el mes de junio.


pdf
print
pmail

LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO

Los Estados Miembros de la OIT se reúnen en la Conferencia Internacional del Trabajo, que tiene lugar cada año en Ginebra, Suiza, durante el mes de junio.

Cada Estado Miembro está representado por una delegación integrada por dos delegados o delegadas gubernamentales, un delegado o delegada empleadora y un delegado o delegada trabajadora, más sus consejeros y consejeras técnicas respectivas; los representantes de empleadores y trabajadores se designan de acuerdo con las organizaciones nacionales más representativas. Este año el delegado de los trabajadores era Javier Doz. (Nos turnamos cada año con UGT). Su intervención ante el plenario fue enviada en la nota de la Secretaría de fecha 8 de junio de 2004.

Además había tres consejeros técnicos de CC.OO. (Juan Carlos Jiménez de la Secretaría de Acción Sindical Internacional, Gema Torres de la Secretaría de Formación para el Empleo y Juan Antonio Jiménez de la Secretaria de Migraciones), tres de UGT, una de ELA y otro de CIG.

Las funciones de la Conferencia, que se define a si misma como el parlamento mundial del trabajo, son varias:

En primer lugar está la de elaborar y adoptar normas internacionales del trabajo que revisten la forma de convenios y recomendaciones. Los convenios son tratados internacionales que, una vez adoptados, se someten a la ratificación de los Estados Miembros. La ratificación crea una obligación jurídica de aplicar las disposiciones del convenio de que se trate. Por su parte, las recomendaciones pretenden orientar la acción en el plano nacional, pero no están abiertas a la ratificación ni son jurídicamente vinculantes.

La Conferencia también supervisa la aplicación de los convenios y recomendaciones en el plano nacional. Examina las memorias que todos los Estados Miembros han de presentar para facilitar información detallada acerca del cumplimiento de las obligaciones contraídas en virtud de los convenios que han ratificado, y acerca de su legislación y práctica respecto de los convenios (ratificados o no) y recomendaciones sobre los cuales el Consejo de Administración haya solicitado la presentación de memorias.

Desde la adopción, en 1998, de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, otro cometido importante de la Conferencia es el examen del Informe Global preparado por la Oficina en virtud de los procedimientos de seguimiento establecidos por la Declaración. A lo largo de un ciclo de cuatro años, la Conferencia examina por turnos los informes globales que abarcan los cuatro derechos fundamentales, a saber: a) libertad sindical y de asociación y reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva que era el que correspondía este año al iniciarse el segundo ciclo; b) la eliminación de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio; c) la abolición efectiva del trabajo infantil, y d) la eliminación de la discriminación en el empleo y la ocupación.

La Conferencia es además un foro en el que se debaten otras cuestiones sociales y laborales alrededor del tema central contemplado en la Memoria que presenta cada año el Director General de la OIT. Durante los últimos años, estas memorias han tratado de los temas siguientes: El seguro social y la protección social (1993), Preservar los valores, promover el cambio: La justicia social en una economía que se mundializa (1994), Promover el empleo (1995), La actividad normativa de la OIT en la era de la mundialización (1997), Trabajo Decente (1999) y Reducir el déficit de trabajo decente - un desafío global (2001).

La Conferencia también adopta resoluciones que proporcionan orientaciones para la política general y las actividades futuras de la OIT.

Cada dos años, y este era uno de ellos, la Conferencia aprueba el programa de trabajo y el presupuesto bienales de la Organización, financiados por los Estados Miembros.

ORDEN DEL DÍA DE LA 92ª REUNIÓN DE LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO

En esta conferencia además de la "Memoria del Director General sobre Aplicación del programa de la OIT en 2002-2003"

(http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/rep-i-a.pdf ) con un anexo sobre la situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados

(http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/rep-i-a-ax.pdf ), el "Informe Global presentado en virtud del seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo" y el "Programa y Presupuesto" a los que aludíamos antes, se trató un informe titulado "Por una globalización justa: El papel de la OIT".

Hubo cuatro comisiones trabajando simultáneamente:

Comisión de normas sobre la aplicación de convenios y recomendaciones. (Comisión de carácter permanente en las Conferencias). Asistió Juan Carlos Jiménez.

Comisión sobre "Desarrollo de los recursos humanos y formación" – revisión de la Recomendación sobre desarrollo de los recursos humanos, 1975 (núm.150) (para la elaboración de normas, segunda discusión). Participó Gema Torres y suyo es el resumen de la comisión que figura en este informe.

Comisión sobre "el trabajo en el sector pesquero" – discusión con vistas a la adopción de una norma general (un convenio complementado por una recomendación) (elaboración de normas, primera discusión).

Comisión sobre "Trabajadores migrantes" (discusión general basada en un enfoque integrado). Participó Juan Antonio Jiménez que ha redactado el apartado correspondiente de este informe.

Se inscribieron 318 representantes gubernamentales (con 991 consejeros y consejeras técnicas), 137 representantes empresariales (con 416 consejeros y consejeras) y 137 representantes de los trabajadores (con 528 consejeros y consejeras).

Por lo que respecta a la participación de las mujeres, las delegadas titulares no representaron más del 15,5 por ciento este año, frente al 12,18 por ciento del año pasado. El número total de mujeres acreditadas ante la Conferencia representa el 23,24 por ciento del total, frente al 20,44 por ciento del año pasado.

En la Comisión de Resoluciones sólo se aprobó una relativa a "la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres, a la igualdad de remuneración y a la protección de la maternidad" que se puede encontrar en

http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-18.pdf

INFORME GLOBAL PRESENTADO EN VIRTUD DEL SEGUIMIENTO DE LA DECLARACIÓN DE LA OIT RELATIVA A LOS PRINCIPIOS Y DERECHOS FUNDAMENTALES EN EL TRABAJO.

(http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/rep-i-b.pdf ).

Este informe es el primero del segundo ciclo de informes globales presentados con arreglo al seguimiento de la citada Declaración de la OIT, cuatro años después de haberse presentado el primer informe global sobre la libertad sindical y de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva. Según el informe el respeto por los derechos laborales fundamentales ha mejorado un poco y la situación es algo más alentadora que hace cuatro años, aun cuando persisten graves acciones de intimidación contra trabajadores cuando buscan organizarse, incluyendo muertes, detenciones y violencia y en numerosos países no se respetan los derechos fundamentales del trabajo.

El informe advierte que hay algunos signos alentadores de avance en el respeto de los derechos laborales al plantear que ha habido "una tendencia en general positiva, vinculada a la propagación de la democracia, los elevados índices de ratificación de las normas internacionales del trabajo fundamentales y la mayor transparencia en los mercados mundiales", y que eventualmente podría alcanzarse un nivel de ratificación universal de los convenios más relevantes.

Por otra parte el informe dice que hay un mayor reconocimiento del hecho que la libertad sindical y de asociación y del derecho a la negociación colectiva "incide de manera importante en la solidez del desarrollo económico… al propiciar el reparto de los beneficios del crecimiento y fomentar la productividad, las medidas de ajuste y la paz laboral".

Durante los últimos cuatro años además del aumento en las ratificaciones de las normas laborales internacionales fundamentales, la OIT ha notado que estas adhesiones han sido complementadas con una mayor concienciación sobre la necesidad de avanzar en reformas legales, un mayor diálogo social y cooperación entre gobiernos, empleadores y trabajadores.

El informe incluye ejemplos de la asistencia técnica realizada en el marco de la Declaración de la OIT, con un importante respaldo financiero de donantes. Se cubren aspectos que van desde asesorías sobre las reformas legales hasta proyectos multifacéticos a largo plazo que operan en algunos países o en grupos regionales de todos los continentes.

En el marco de la Declaración, la OIT trabaja con los mandantes para:

  • Superar los obstáculos que impidan la ratificación y la aplicación de las convenciones más importantes;

  • Apoyar las posibilidades de organización y negociación de grupos de trabajadores más vulnerables;

  • Entender mejor cómo estos principios pueden ayudar a la construcción de un mercado de trabajo que promueva los derechos, el desarrollo económico y la reducción de la pobreza; y

  • Profundizar los conocimientos, los servicios de asesoría, la cooperación técnica, la promoción y la concienciación en torno a este tema.

El Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, 1948 (núm. 87) ha sido ratificado por 142 Estados miembros, por encima de los 135 que se habían adherido hace 4 años. Y el Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva, 1949 (núm. 98) ha recibido 154 ratificaciones, por encima de las 149 del año 2000.

A nivel regional las tasas de ratificación son variables. En Europa es de 96 por ciento para el Convenio núm. 87 y de 100 por ciento para el Convenio núm. 98. En África son de 87 por ciento y 96 por ciento, en América de 91 por ciento y 86 por ciento, en Asia Pacífico de 46 por ciento y 64 por ciento, y en los países árabes de 27 por ciento y 45 por ciento.

En términos estrictamente numéricos, precisa el informe, este nivel de ratificaciones aún deja fuera de la protección de estos instrumentos internacionales a cerca de la mitad de los trabajadores del mundo. Por diferentes motivos, países grandes como Brasil, China, India, México y Estados Unidos aún no han ratificado los convenios fundamentales sobre libertad sindical y de asociación.

Pero el informe también advierte que las ratificaciones no ofrecen un panorama completo de lo que ocurre en el mundo. "En muchas partes del mundo y en muchos sectores de la economía se presenta un hecho alarmante: no se respetan ni la libertad de asociación ni el derecho a la negociación colectiva", dice el informe. "Incluso en los casos en que la legislación reconoce estos derechos, las personas que desean ejercerlos pueden enfrentarse con serias dificultades".

A pesar de los progresos obtenidos con la cooperación técnica y las ratificaciones, el sistema de control de cumplimiento de las normas sigue detectando violaciones en todas las regiones del mundo. En algunos casos son problemas persistentes y preocupantes. Uno de los casos al que se le ha dado mayor atención es el de Colombia, donde un programa especial de cooperación técnica busca proteger a los dirigentes sindicales de la violencia y los asesinatos. En el caso de Venezuela, tanto organizaciones de empleadores como de trabajadores han presentado protestas contra las políticas del Gobierno. Y en este momento está operando una Comisión de encuesta sobre la libertad sindical en Belarús, que deberá hacer sus recomendaciones hacia fines de este año.

El informe recuerda que en el marco de la Declaración de la OIT todos los países miembros, "aun cuando no hayan ratificado los convenios aludidos, tienen un compromiso que se deriva de su mera pertenencia a la Organización de respetar, promover y hacer realidad, de buena fe y de conformidad con la Constitución de la OIT, los principios relativos a los derechos fundamentales que son objeto de estos convenios", y que incluyen la libertad sindical y de asociación y el derecho a la negociación colectiva . La OIT está dispuesta a ofrecer asistencia a todos los países, incluso a los más grandes, para apoyarlos en el proceso de ratificación y aplicación de estos convenios. El acta de la sesión de presentación puede encontrarse en http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-14.pdf

POR UNA GLOBALIZACIÓN JUSTA: EL PAPEL DE LA OIT

La OIT está auspiciando un debate mundial sobre los resultados del informe de la Comisión Mundial sobre la dimensión social de la globalización, dado a conocer en febrero. Somavia dijo que este documento hizo un aporte en el tratamiento de este tema al contribuir a cerrar "la brecha del diálogo", y al proponer "iniciativas para la coherencia de políticas a nivel nacional e internacional".

Después de una sesión especial durante la cual Jefes de Estado y de Gobierno así como representantes de los trabajadores y empleadores destacaron la importancia del informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, "Por una globalización justa: Crear oportunidades para todos",

(http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/rep-wc.pdf ), Somavia expuso para la consideración y comentarios de los delegados tripartitos lo que calificó como cuatro desafíos clave que enfrenta la OIT para contribuir a una globalización justa y al cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio: hacer del trabajo decente una meta a nivel mundial, convertir a la OIT en actor importante en la definición de la globalización, movilizar al tripartismo para la acción, y lograr que la Organización sea "un verdadero equipo mundial".

El informe a la Conferencia hace propuestas para hacer del trabajo decente una meta mundial, mediante la generación de políticas nacionales que permitan abordar la globalización e incorporar el empleo digno a los procesos de producción. También contiene ideas sobre el diálogo y la coherencia a nivel internacional en materia de crecimiento, inversión y empleo, globalización y migraciones, el reforzamiento de las normas laborales internacionales y el papel de la OIT en la gestación de acciones para el cambio.

Ver: http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/adhoc.pdf

Los análisis y propuestas de este informe tienen una gran importancia para el movimiento sindical internacional y para construir una alternativa solidaria a la globalización en lo político, económico, social y laboral. Su difusión es una prioridad para el sindicalismo.

VISITA DE ZAPATERO

El Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó la importancia de darle una dimensión social a la globalización y de considerar el trabajo digno como un objetivo mundial, al hablar por primera vez ante una organización del sistema de las Naciones Unidas desde que asumió su cargo en un discurso ante los delegados de los 177 Estados miembros que asistieron a la 92a Conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El discurso puede encontrarse en

http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-13p.pdf .

Zapatero dijo que "nuestro potencial para el futuro es inmenso. Sin embargo, la comparación entre realidades que hoy conocemos ofrece resultados vergonzosos: países inmensamente ricos y otros casi mendigos".

"Mi reflexión sobre la mundialización de la economía y sus consecuencias sociales parte de la necesidad de que el trabajo decente se convierta en un objetivo global, y no únicamente en un objetivo de la OIT", agregó.

Al expresar sus preocupaciones políticas "en torno a los efectos sociales de la globalización y, más en general, sobre la gobernanza internacional", Zapatero dijo ante los delegados a la Conferencia que la OIT constituye una plataforma para el debate internacional sobre las "ideas muy útiles para una reflexión estratégica" contenidas en el informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización.

Zapatero subrayó cómo el informe de la Comisión Mundial, presentado en febrero, destaca la necesidad de fortalecer los sistemas de buen gobierno, y dijo que es "una importante tarea que estará presente en las discusiones internacionales durante los próximos años".

Por otra parte mencionó la preocupación por la falta de equidad en las "reglas globales clave de comercio y finanzas" lo que repercute en forma desigual entre los países. "En muchas ocasiones, la atención se ha venido centrando en tratar de lograr que los mercados funcionaran de manera eficaz, pero no se ha prestado gran atención a lo que la globalización significaba para los individuos, las familias y las comunidades locales, o a las posibilidades y riesgos que planteaba para hacer avanzar la igualdad de género".

El Presidente del Gobierno español también se refirió a la Declaración de los Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo de la OIT, aprobada en 1998, y comentó que "libertad de asociación, abolición del trabajo forzoso y del trabajo infantil, no discriminación, serían referencias claves para entender que un Estado puede participar en la economía internacional desde unas condiciones económicas y sociales no basadas en el incumplimiento de principios de reconocimiento universal".

"Si Europa entiende que no sólo es compatible, sino necesario, aplicar reglas sociales a la mundialización, la OIT es una obligada institución de referencia", agregó.

"El futuro de la OIT y su papel en un nuevo orden internacional que potencie la dimensión social de la globalización, constituye un aspecto clave de mi visión política de los asuntos internacionales", dijo Zapatero a los delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores que asisten a la Conferencia.

Por otra parte pidió a los asistentes a la sesión especial apoyo y solidaridad para las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo en Madrid, y dijo que "recientemente el Gobierno español decidió expresar su reconocimiento a las víctimas en su condición de trabajadores" que "vieron truncada su vida de trabajo".

"Un reconocimiento y solidaridad que quiero hacer extensivos a cuantos sufren los efectos de la violencia, de la miseria y de la guerra, especialmente a los ciudadanos de Irak", agregó Zapatero.

El Presidente del Gobierno español concluyó recordando que en el edificio sede original de la OIT, que es ocupado ahora por la Organización Mundial de Comercio, hay un lema que dice: "Quien quiere la paz, prepara la justicia".

INDUSTRIA PESQUERA

Los delegados discutieron cómo generar instrumentos que permitan mejorar la seguridad y las condiciones laborales de unos 35 millones de trabajadores del sector pesquero.

La Comisión de la OIT sobre trabajo en el sector pesquero concluyó las discusiones preliminares para el establecimiento de nuevos instrumentos legales internacionales que permitan revisar las normas aprobadas en el marco de la Organización, contenidas en 5 Convenios y 2 Recomendaciones aprobadas entre 1920 y 1966.

Si las nuevas normas internacionales fueran adoptadas como resultado de las discusiones que se realizarán durante el próximo año, estas deberían reflejar los cambios experimentados por el sector durante las últimas décadas. Las nuevas normas internacionales consideradas en el marco de la OIT podrían permitir que la cobertura se extienda a más de 90 por ciento de los trabajadores del sector. En la actualidad, los Convenios existentes cubren apenas alrededor de 10 por ciento.

Se espera que esa nueva cobertura sea amplia y abarque a todos los que trabajan en el sector pesquero, incluyendo aquellos que lo hacen por cuenta propia y aquellos que reciben una comisión por capturas; que sean flexibles para facilitar su ratificación y aplicación; y que incluyan nuevas medidas de salud y seguridad para reducir la elevada tasa de accidentes y muertes, un hecho que ha sido señalado en el pasado por informes de la OIT. Las normas también incluirían nuevas medidas para su cumplimiento y aplicación tanto por parte de los países bandera como de los que albergan los puertos.

(Ver el informe de la Comisión en

http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-21.pdf )

APLICACIÓN DE NORMAS

La Comisión de Aplicación de Normas discutió sobre distintos temas. Como parte de los esfuerzos para que se cumpla en Myanmar lo dispuesto en el Convenio sobre trabajo forzoso, 1930 (nº 29), hubo una sesión especial sobre la situación en este país. Fue la cuarta vez que se realiza una sesión especial sobre Myanmar desde que se adoptaron medidas basadas en el artículo 33 de la Constitución de la OIT.

(Ver en http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-24p3.pdf)

Durante la discusión se habló sobre los acontecimientos en ese país desde diciembre de 2003. Se hizo notar "con profunda preocupación" que las tres principales recomendaciones realizadas por una Comisión de Encuesta aún deben ser implementadas en Myanmar, y que a pesar de las declaraciones de buenas intenciones del Gobierno la práctica de trabajo forzoso sigue vigente en muchas zonas del país.

La Comisión también manifestó su preocupación por la situación de tres personas que fueron condenadas por cargos de alta traición en Myanmar, incluyendo el de tener contactos con la OIT, y pidió su liberación. Al mismo tiempo destacó positivamente la continua cooperación del gobierno con el oficial de enlace de la OIT, aunque en la práctica los resultados aún son limitados. Se destacó en especial la necesidad de otorgar garantías legales a los ciudadanos que quieran acercarse a la OIT para presentar quejas sobre prácticas de trabajo forzoso, de manera que puedan hacerlo sin obstáculos y sin el temor de ser procesados.

Además de esa sesión especial la Comisión examinó otros 24 casos relacionados con libertad sindical, trabajo forzoso, discriminación, trabajo infantil, estrategias de empleo, inspecciones laborales, salarios, protección de la maternidad y trabajadores con responsabilidades familiares, que están relacionados con normas de la OIT.

(Ver en: http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-24p2.pdf )

El Informe general del comité de expertos presentado ante la Comisión abordó este año los temas de políticas de empleo y de contribución de las normas de la OIT en el desarrollo de recursos humanos y en la forma en que pequeñas y medianas empresas pueden lograr empleo pleno, productivo y elegido libremente.

(Ver http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/rep-iii-1b.pdf )

La Comisión acordó que la creación de empleo debe ser un aspecto central en las políticas gubernamentales, que el trabajo debe ser trabajo decente, y que el desarrollo de los recursos humanos y las pequeñas y medianas empresas pueden contribuir al objetivo de generar trabajos dignos.

Finalmente, la Comisión recibió el informe del Comité Mixto OIT/UNESCO de Expertos sobre la aplicación de las Recomendaciones relativas al Personal Docente.

RECURSOS HUMANOS

Se ha adoptado la “Recomendación sobre el desarrollo de los recursos humanos: educación, formación y aprendizaje permanenteâ€.

http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-20a.pdf

La decisión de revisar la Recomendación nº 150 (R.150-Recomendación sobre desarrollo de los recursos humanos, 1975), se tomó al final de una discusión general sobre formación y desarrollo de los recursos humanos que se llevó a cabo en la 88ª Conferencia, en la que se valoró que los cambios producidos en el mundo productivo y las relaciones laborales hacían necesario adaptar las normas de la OIT en materia de educación y formación.

La revisión se realiza atendiendo al procedimiento de doble discusión que observa las siguientes fases:

  • La Oficina prepara un informe sobre la legislación y la práctica en los distintos países, junto con un cuestionario que se envía a los gobiernos. En uno y otro se pide a los gobiernos que consulten a las organizaciones más representativas de empleadores y trabajadores.

  • La Oficina prepara un nuevo informe basado en las respuestas de los gobiernos, indicando las principales cuestiones que debe considerar la Conferencia en su primera discusión.

  • La Conferencia examina estos informes en la Comisión correspondiente y, si decide que la cuestión es apropiada para ser objeto de un Convenio o una Recomendación, adopta las conclusiones que considere adecuadas y decide que se incluya la cuestión en el orden del día de la reunión siguiente, o bien pide al Consejo de Administración que inscriba la cuestión en el orden del día de una reunión posterior.

  • Basándose en las respuestas de los gobiernos y teniendo en cuenta la primera discusión de la Conferencia, la Oficina prepara uno o varios proyectos de Convenio o de Recomendación que vuelve a enviarse a los gobiernos para que los informen.

  • A partir de ahí se redacta un informe definitivo que se volverá a estudiarse en la comisión correspondiente de la Conferencia en la segunda y definitiva discusión.

Sobre la base de la conclusión de la discusión del 88, y una vez seguido el procedimiento descrito más arriba, en la Conferencia del 2003 se efectuó una primera lectura de la recomendación revisada. La CIOSL valoró muy positivamente este primer texto, al considerar que el Grupo de Trabajadores consiguió que se utilizara un lenguaje muy progresista, estableciéndose un claro vínculo entre el desarrollo de los recursos humanos y la mundialización, el concepto amplio de los derechos (derecho a la educación y a la formación, así como los derechos en el trabajo) y la importancia del tripartismo en el diálogo social.

A finales de 2003 recibimos a través del MTAS la primera propuesta de recomendación remitida por la OIT en el proceso de consulta, proceso en el que CC.OO. participó.

Para la discusión definitiva en la Comisión de Recursos Humanos de la 92ª Conferencia, el Grupo de Trabajadores de la CIOSL planteó, además de una serie de cuestiones generales, intentar reforzar las siguientes:

  • tiempo libre remunerado

  • alivio de la deuda directa y considerable

  • formación como instrumento para pasar de la economía informal a la formal

  • negociación colectiva y diálogo social como medios para alcanzar los resultados

En el texto definitivo han quedado recogidos de forma explícita los dos últimos puntos, no así los dos primeros.

Señalar que la mayor parte de las enmiendas discutidas en plenario (gobiernos, organizaciones empresariales y organizaciones sindicales) hacían referencia a cuestiones de ordenación de los capítulos y redacción. El texto se ha simplificado, mejorando sustancialmente su comprensión.

Pero la cuestión de mayor interés tiene que ver con una enmienda sobre negociación colectiva. Esta enmienda, propuesta por MERCOSUR y apoyada por el grupo de trabajadores, fue rechazada por los representantes empresariales, quienes finalmente pidieron una votación en la Comisión (algo poco habitual), votación que perdieron dado que la mayor parte de los gobiernos también apoyaron dicha enmienda. El texto de la “discordia†es el siguiente:

Los miembros deberían:

‘fortalecer, en los planos internacional, nacional, regional y local, así como en los planos sectorial y de la empresa, el diálogo social y la negociación colectiva respecto de la formación, como un principio básico para el desarrollo de sistemas, para la pertinencia, la calidad y la relación costo-beneficio de los programas’

Hasta el último día hubo conversaciones para intentar modificar este texto de forma que fuera asumido por los representantes empresariales. Esta dinámica responde al “espíritu†de la OIT, que trata de que todas las normas sean el producto del consenso entre las partes.

La intransigencia de las organizaciones empresariales llevó finalmente a una situación excepcional, como es que una recomendación deba ser votada en la reunión plenaria. La Recomendación fue finalmente aprobada sin el apoyo del grupo de representantes empresariales que votaron en contra.

Hay varios elementos interesantes en esta Recomendación frente a la anterior (R.150). Desde el punto de vista del papel orientador del desarrollo legislativo a nivel nacional destacar el “reconocimiento del derecho a la educación y la formación para todos†(Cap. I, 4.a). También la definición de conceptos (aprendizaje permanente, competencias, cualificaciones, empleabilidad), que en el caso español, coincide con los términos que venimos utilizando en los últimos años.

El contenido recoge orientaciones sobre los distintos temas relacionados con la educación y la formación:

  • elaboración y aplicación de políticas

  • educación y formación previa al empleo

  • desarrollo de competencias

  • formación con miras al trabajo decente y la inclusión social

  • marco para el reconocimiento y la certificación de las aptitudes profesionales

  • orientación profesional y servicios de apoyo a la formación

  • investigación en materia de desarrollo de los recursos humanos, la educación, la formación y el aprendizaje permanente

  • cooperación internacional y técnica

y elemento importante, el papel que se otorga al diálogo social y la negociación colectiva en el desarrollo de los distintos objetivos.

La trascendencia de esta Recomendación se sitúa en la perspectiva de discusión a medio plazo, de un Convenio sobre esta materia. El valor de las normas de la OIT, especialmente para los países en desarrollo, nos compromete a implicarnos lo mejor posible en estas discusiones.

El informe de la comisión se encuentra en :

http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-20.pdf

MIGRACIONES

El trabajo de la Comisión de los trabajadores migrantes se desarrolló sobre el informe denominado “En busca de un compromiso equitativo para los trabajadores migrantes en la economía globalizadaâ€. (http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/rep-vi.pdf )

La comisión estuvo compuesta por 75 miembros gubernamentales, 39 miembros empleadores y 60 miembros trabajadores.

En la séptima reunión de la Comisión se constituyó un grupo de redacción para elaborar un proyecto de resolución y de conclusiones que tuvieran en cuenta las opiniones vertidas en las primeras sesiones plenarias.

Respecto de los empleadores han sido en el transcurso de los debates de la comisión los aliados de los trabajadores casi en la totalidad de las enmiendas debatidas.

Esta posición de los empleadores no fue bien vista por los gobiernos occidentales, los cuales en diversas ocasiones mostraron su desagrado.

Para los empresarios, la fuerza laboral es internacional y multicultural, y consideran que:

  • Existe una vulneración de los derechos de los inmigrantes.

  • La mayoría de la migración suele estar en los últimos eslabones salariales.

  • Para la patronal no es atractiva la inmigración irregular por las sanciones que tiene.

  • La inmigración de jóvenes supone una perdida importante para sus países de origen.

  • La explotación no siempre se da sólo en los países de destino.

  • Los empleadores piden a la OIT directivas técnicas de ayuda y claridad en la reglamentación y normas laborales.

  • Los convenios 97 y 143 son muy bajos y apoyan programas adecuados a las migraciones a las realidades del mercado laboral nacional. Entienden que estos programas deben ser viables, flexibles y adaptables, contemplando a los inmigrantes temporales y permanentes.

  • Es legítimo que los países de origen quieran retener a sus trabajadores cualificados, pero deben valorar cómo hacerlo.

  • Igualmente legítimo que los estados nacionales tengan derecho a regular sus flujos.

  • Los gobiernos deben realizar políticas de retorno.

  • Para los empleadores, los convenios de la OIT son una referencia, pero están desfasados.

  • Los empleadores consideran que los irregulares son vulnerables y los gobiernos deben proceder a regularlos, porque es una necesidad.

El grupo de los trabajadores en todos los trabajos de la comisión fue defensor del texto objeto del debate, así como del primer borrador de conclusiones, manteniendo una defensa adecuada a los recortes pretendidos principalmente por los gobiernos.

En la estrategia de grupo estaba el no cuestionar los convenios 98 y 143 como caducos o desfasados, temiendo que pudiera crearse un pretexto para iniciar un nuevo convenio que sería bastante largo en el tiempo y su resultado evidente. Era pues necesario partir de lo existente y crear un organismo multilateral que marcara directivas, criterios y promoción de los convenios de la OIT.

El establecimiento de una base de conocimiento global, la difusión de información, el apoyo a los programas de lucha contra el racismo y la xenofobia, la promoción de Programa Global de Empleo de la OIT.

El establecimiento de programas de acción especializada para trabajadores temporales y del servicio doméstico, se consideraban importantes en los debates de la comisión para parte del grupo de trabajadores.

A la comisión se le presentó un proyecto de conclusiones sobre un proyecto equitativo para los trabajadores migrantes en la economía globalizada, al que se presentaron un centenar de enmiendas gubernamentales que hizo que el trabajo de la comisión para el consenso del informe fuera tortuoso y en ocasiones tenso.

Desde los primeros debates en la comisión, principalmente en la presentación de discusión de las enmiendas, apareció un bloque compuesto principalmente por Australia, Canadá, Reino Unido, Japón, Suiza y Nueva Zelanda, alrededor de los Estados Unidos, que se encargaron de marcar un enfoque basado en:

- No generar nuevos órganos multilaterales

  • Reafirmar la soberanía de los estados en las políticas migratorias

  • Reafirmar el carácter laboral de las migraciones basado en derechos para los migrantes regulares

  • Restringir todo enfoque de igualdad de trato, igualdad de derecho y igualdad de protección migrantes

  • Reducir los efectos negativos en los países de origen de la “fuga de cerebrosâ€

  • Reafirmar la existencia de otros organismos internacionales

  • Resaltar las funciones de la OIT centrándola básicamente en la de recopilación de información y agenda técnica.

Frases significativas que indican las políticas que defienden diferentes estados:

EE.UU.:

Se defiende ante las insinuaciones de obstaculización del trabajo, argumentando;

“Que EE.UU. acepta un millón de inmigrantes al añoâ€

“Que los inmigrantes permanentemente tienen acceso ilimitado al mercado de trabajoâ€

Defiende los estados nacionales, los cuales deben abordar el tema a través de su legislación nacional y no a través del multilateralimo.

“EE.UU. tiene 30 millones de inmigrantes temporalesâ€

“ Reconoce tener irregulares pero afirman aplicar la legislación laboralâ€

“ La mayoría de los países son receptores y emisoresâ€.

La OIT tendría que defender buenas prácticas y ayudar a los países a elaborar normativas; de hecho muchos países piden esa colaboración técnica.

Dinamarca:

Considera que antes de abrir las puertas habría que asentar y dar empleo a los que ya están.

Considera que habría que informar a los inmigrantes potenciales y no generar incentivos para inmigrar.

Australia:

Consideraba que era importante la ordenación de las migraciones pero que ésta se tendría que realizar desde la soberanía de cada país. Y desde esa soberanía el derecho a seleccionar a los inmigrantes, consideraba necesario un sistema de penas y sanciones a los que empleen inmigrantes irregulares.

Australia manifiesta que su inmigración es planificada y considera que la OIT no debe imponer normativa y que la OIM es más competente para abordar el fenómeno migratorio.

Japón:

Considera que sus leyes nacionales garantizan la igualdad de trato. Afirma igualmente el control y la estancia corresponde al estado nacional y que la OIT debe proteger los derechos laborales.

México:

No comparte la campaña de ratificación de los Convenios 97 y 143 pues están obsoletos; considera que la convención de los derechos de los trabajadores migrantes y sus familiares es más extensa y más actual que los Convenios 97 y 143.

El alcance del 143 es menor que la Convención de Naciones Unidas.

Libia:

Los países de destino se han beneficiado y deberán compensar a los países de origen de los costes de la fuga de cerebros

India:

Tiene 5 millones fuera. Considera que los Convenios 97 y 143 son incongruentes con sus leyes.

Sugiere que se necesita un enfoque regional. Considera importante el papel de la OIT

Nigeria:

Intervino en nombre del grupo Africano; consideraba la importancia de las remesas de los emigrantes, pero que no compensan el daño que genera la fuga de cerebros y los costes sociales.

Considera igualmente necesario compensaciones por los gastos de formación realizados en el país de origen.

Igualmente considera necesario la fusión de convenios vigentes y su actualización.

Reino Unido:

Resalta la realización de sus acuerdos bilaterales, considera que la OIT no debe duplicar las funciones y no debe promocionar las normativas (97 –143)

Considera que la OIT no debe limitar las competencias de los gobiernos.

Considera que la regularización puede tener efecto en las redes de explotación.

Que las tendencias demográficas no implican que las migraciones aumenten.

Que la OIT debe tener mejor estadística y no avanzar en más derechos sin compromisos y sin que los gobiernos presten un mayor intercambio de información entre gobiernos.

Canadá:

Considera que los irregulares que están protegidos laboralmente aunque probablemente por su vulnerabilidad no hagan uso de dicha protección.

Considera que los estados nacionales deben gestionar los flujos. Explica que tiene unas formas de selección y desde ellas se empieza a preparar a los posibles inmigrantes para su integración.

Considera que la OIT no debe promocionar los Convenios 97 y 143, sino que lo que debe promocionar son sus principios básicos.

La OIT debe establecer observatorios regionales, Canadá afirma que fomenta el diálogo social y no utiliza la inmigración temporal.

Que es necesario llevar a cabo más análisis de estudios sobre las repercusiones de los trabajadores migrantes altamente cualificados.

La migración es un proceso bidireccional con beneficio mutuos.

Francia:

Para Francia, la OIT debería promocionar los Convenios 97 y 143; considera que en ese proceso de promoción debe dejar claro que los migrantes regulares o irregulares no deben tener los mismos derechos.

Que los irregulares tienen los derechos humanos, protección ante la explotación y servicios públicos de primera necesidad, asimismo que el marco multilateral debe apoyarse en normativas regionales.

Francia no ha ratificado los Convenios por tener un concepto de ellos que está a la baja.

En Francia existe una promoción y protección de los inmigrantes regularizados.

Al final, el documento sobre un compromiso equitativo para los trabajadores y trabajadoras inmigrantes en una economía globalizada, contempla un plan de acción de la OIT para los trabajadores migrantes con un enfoque que reconoce las necesidades del mercado de trabajo y el derecho soberano de las naciones a determinar sus propias políticas migratorias, incluidos los criterios para la entrada y permanencia de inmigrantes en el país.

El plan de acción comprendería:

  • Un marco multilateral no vinculante

  • Identificación de medidas útiles para la aplicación más amplia de las normas internacionales del trabajo.

  • Apoyo al Programa Global de Empleo de la OIT en el plano nacional.

  • Asistencia técnica y fomento de concienciación.

  • El fortalecimiento del diálogo social.

  • Mejora de la información y conocimiento de las tendencias globales sobre migraciones laborales.

Especial relieve tendría el marco bilateral no vinculante que pretendía objetivos directrices internacionales sobre prácticas óptimas en relación a las necesidades del mercado de trabajo y las tendencias demográficas en los distintos países.

Se proponía también la promoción de la concentración de acuerdos bilaterales y multilaterales entre países de acogida y de origen a fin de gestionar las migraciones con fines de empleo. Así como la imposición de un régimen de licencias y supervisión a las agencias de reclutamiento y de contratación de inmigrantes que posibilitase:

  • La promoción del trabajo decente.

  • La prevención de las prácticas abusivas del tráfico de inmigrantes y de la trata de personas.

  • La protección de los Derechos Humanos a todos los trabajadores y trabajadores inmigrantes.

  • La prevención y lucha contra la inmigración irregular.

  • Mejoras de las inspección de trabajo.

  • Adoptar medidas para garantizar la aplicación de la legislación laboral a los y las inmigrantes.

Ver el informe completo en: http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/pr-22.pdf

ALGUNAS REFLEXIONES PARA TERMINAR

Las reflexiones que hacíamos en el informe del año pasado siguen teniendo actualidad: hay que renovar unos métodos de trabajo, en muchos casos de más de veinticinco años de antigüedad, con interminables sesiones burocratizadas.

Sigue siendo imprescindible renovar y democratizar el funcionamiento del Grupo de Trabajadores para "facilitar una real participación de todas las delegaciones asistentes a la Conferencia, no sólo durante ésta sino principalmente en los periodos previos de preparación. El funcionamiento actual no permite una participación suficiente ni en la selección de temas ni en la fijación de prioridades ni en la elaboración de las propuestas del Grupo de Trabajadores, limitándose a una mera democracia formal que ratifica o rechaza las decisiones tomadas por la dirección del Grupo. Esta falta de participación previa impide, además, que se puedan realizar trabajos de interlocución, presión y "lobby" con los representantes de los gobiernos con suficiente antelación."

El insuficiente peso de la OIT en el escenario mundial se visualiza plenamente en el escaso seguimiento que tuvo en la prensa nacional el viaje e intervención de Zapatero. Si los trabajos de la OIT no tienen repercusión pública parece difícil que ejerza ninguna influencia moral o ideológica sobre la globalización.

Merece reseñarse la posición de la Organización Internacional de los Empleadores rechazando en la Comisión de recursos humanos el diálogo social en el ámbito internacional, como ya se ha descrito. Los empresarios mostraban así su voluntad de que la globalización avance con las mínimas cortapisas posibles y que nada obligue a las multinacionales a tener que dialogar o negociar. Resulta significativo que una organización internacional rechace la interlocución y el dialogo en el ámbito que le es propio y se comporte así como una coordinadora de organizaciones nacionales.

Hay que señalar que sólo los gobiernos de Australia, Colombia, Fiji y El Salvador votaron con los empresarios en la Comisión de recursos humanos mientras que los gobiernos de Belice, Botswana, Ecuador, Estados Unidos, Líbano, Malasia y Suiza se abstuvieron.

En cualquier caso, habrá que analizar con atención cual es la incidencia de una recomendación que se aprueba con el voto en contra del sector empresarial en pleno. Hace dos años pasó lo mismo con el convenio 183 de protección de la maternidad y su ratificación ha sido escasa.

El miembro gubernamental de Cuba, encabezó en nombre de 18 países (Argelia, Belarús, Burundi, China, Cuba, Egipto, Etiopía, India, Indonesia, Jamahiriya Árabe Libia, Malasia, Myanmar, Pakistán, República Arabe Siria, Sudán, Venezuela, Viet Nam y Zimbabwe), el cuestionamiento de los métodos de trabajo de la Comisión de Aplicación de Normas que es quien vigila el cumplimiento de los convenios de la OIT y solicitó que se realizase un nuevo examen de dichos métodos proponiendo reforzar el peso gubernamental en la Mesa de la Comisión y proponiendo que la lista de casos (países) estudiados cada año se determine sobre la base de un grupo de criterios permanentes establecidos por la Comisión de Expertos y no como ahora por los grupos trabajador y empleador. Para este grupo de países la Comisión de la Conferencia no debe funcionar ni como un tribunal inquisidor, ni como un órgano de condenas o confrontación.

En el marco de la preparación del próximo congreso de la CIOSL, la delegación de CC.OO. celebró numerosas reuniones con las organizaciones sindicales presentes. Citamos aquí, además de las celebradas con los sindicatos colombianos, italianos, la CTA argentina, la CTC cubana y la CUT brasileña, la celebrada con el Presidente y varios responsables de Internacional de la AFL-CIO estadounidense en la que se decidió celebrar un encuentro al más alto nivel en Washington en el primer trimestre de 2005.

Julio de 2004