Archivado en

Nadie podría entender una reestructuración traumática en el Grupo Santander.

¡AQUÍ NO SOBRA NADIE!


   El mantenimiento de todos los puestos de trabajo junto a la aplicación de procesos de prejubilación que ayuden al ajuste deben ser las claves para acometer cualquier proceso reorganizativo en Santander Consumer.

 

 

 



pdf
print
pmail

  

  En la reunión que hemos mantenido con la Dirección de Relaciones Laborales solicitada la semana pasada, han puesto de manifiesto la situación de grave crisis que atraviesa nuestra unidad por la caida del consumo, y especialmente del mercado de automoción. Nos avanzan que, en próximas semanas estarán en disposición de poder comunicar decisiones sobre el futuro del Grupo Santander Consumer España, que en principio pasarán por una adecuación de la estructura para garantizar la continuidad de nuestro negocio aprovechando sinergias, como está ocurriendo desde la fusión, así como reordenaciones del personal en el ámbito del Grupo Santander. Según Relaciones Laborales,  el hecho de que se estén confeccionando los presupuestos para el año que viene avala la voluntad del Santander por la continuidad del negocio que desarrollamos en Santander Consumer.

  Para CC.OO. y U.G.T. ,  la saneada posición del Grupo donde trabajamos, capaz en épocas de recesión de conseguir más de once mil millones de euros de beneficios, debe abrir la posibilidad de la recolocación de los posibles excedentes, que lo son, fruto, entre otras cosas, de políticas expansivas tomadas desde la propia Dirección, en ningún caso achacables al esforzado trabajo de cada uno de nosotros, y que no han sabido anticipar los problemas con políticas que pudieran contrarrestar la caída del mercado.

    La reestructuración debe llevarse a cabo mediante la aplicación del Acuerdo de Prejubilaciones, que invitamos a renovar para los próximos años, y la recolocación de los empleados afectados por el posible ajuste de estructura de Santander Consumer en las redes del Banco Santander, e incluso de Banesto. Nadie sobra. Nuestra plantilla ha demostrado su capacidad liderando año tras año los ratios de eficiencia y productividad del Grupo, con crecimientos anuales medios de más del veinte por ciento,  tanto del balance como de los beneficios, posibilitando la expansión internacional,  exportando un modelo de negocio que sigue siendo válido en paises donde la crisis está afectando de manera más suave por contar con sistemas económicos más sostenibles que el español.

    Nadie podría entender una reestructuración traumática en el Grupo Santander, ni sus accionistas, ni el mercado, ni, por supuesto,  los trabajadores del Grupo. Las plantillas del Banco Santander y Banesto suman más de treinta mil personas, y desde principios de año se han contratado a más de mil cuatrocientos nuevos profesionales que ha habido que formar desde cero.

    Nuestra plantilla está sobradamente capacitada para poder seguir prestando sus servicios, sin ningún handicap, en los Bancos del Grupo, como han ido demostrando los compañeros que han ido pasando a la Red del Santander: nuestra Red de empresas, Recursos Humanos, Servicios Generales, etc....

    La representación de los trabajadores en Santander Consumer ha sabido siempre estar a la altura de las circunstancias en situaciones de gran dificultad, y estamos dispuestos a negociar con la dirección del Santander el alcance de este duro ajuste que se pretende con nuestra unidad.  El Santander debe situarse en el compromiso que dice adoptar en sus memorias de Responsabilidad Social de cara a sus empleados.

     El mantenimiento de todos los puestos de trabajo junto a la aplicación de procesos de prejubilación que ayuden al ajuste deben ser las claves para acometer cualquier proceso reorganizativo en Santander Consumer .