El PE pide revisar la legislación sobre igualdad salarial y nuevas sanciones para empresas que no la respeten.

Archivado en Noticias

CCOO Asepeyo

El PE pide revisar la legislación sobre igualdad salarial y nuevas sanciones para empresas que no la respeten.


Un español ganó de media más 5.000 euros más al año que una española en 2005.



pdf
print
pmail

El pleno del Parlamento Europeo reclamó hoy al Ejecutivo comunitario presentar, antes de que finalice 2009, una propuesta legislativa para revisar la legislación comunitaria en vigor en la materia. El informe adoptado hoy por el pleno de la Eurocámara, con los votos a favor de 590 eurodiputados, 23 en contra y 46 abstenciones, nuevas sanciones para las empresas que no respeten la igualdad salarial entre hombres y mujeres en la UE.

El informe, elaborado por la eurodiputada 'popular' alemana, Edit Bauer, recuerda que de media en la UE las mujeres ganan hasta un 25% menos que los hombres en el sector privado y un 15% en el público. Las diferencias de retribución en los Estados miembros varía entre el 4 y el 25%. Además, el informe recuerda que las mujeres se ven más perjudicadas por el sistema salarial vigente a la hora de solicitar bajas por maternidad, dado que éste tiene en cuenta la antigüedad laboral en el cálculo de las retribuciones.

En el caso de España, el salario bruto anual de media de los hombres ascendió a unos 21.093 euros en 2005, más de 5.000 euros más que el salario bruto medio de las mujeres, situado en 15.768 euros. La diferencia salarial entre hombres y mujeres en España era del 25% en 2002, apenas un uno por ciento menos que la diferencia de media en 1995.

Para garantizar mejor que se cumple el principio de igualdad salarial en la UE, los eurodiputados reclaman estudiar la posibilidad de introducir nuevas sanciones en la UE contra las empresas que no respetan la igualdad salarial, incluidas el pago de una indemnización a la víctima sin imposición de un límite máximo, multas administrativas, la exclusión de prestaciones y subvenciones públicas a las empresas que no respeten este principio y la divulgación de la identidad de los infractores. En la actualidad, los Estados miembros ya están obligados a prever una indemnización y sanciones por el incumplimiento de la igualdad salarial.

AUDITORÍAS OBLIGATORIAS A EMPRESAS

Asimismo, piden auditorías obligatorias periódicas a las empresas --hoy voluntarias--, que las empresas faciliten estadísticas salariales desglosadas por género, así como reforzar el papel de los organismos de control de la igualdad para que éstos puedan supervisar y hacer cumplir la igualdad salarial hasta donde se posible.

También piden estudios independientes sobre la diferencia salarial en la UE y que se definan aspectos como la diferencia de retribución no limitada al salario bruto por hora, la discriminación salarial directa e indirecta, la diferencia de pensión de jubilación que perciben hombres y mujeres, la remuneración de sueldos netos y de derechos ligados al empleo y prestaciones en especie.

Asimismo, los eurodiputados consideran que la nueva normativa que han encargado al Ejecutivo comunitario podría incluir aspectos para contribuir a combatir las diferencias salariales entre hombres y mujeres a través del asesoramiento a las víctimas de discriminación salarial y de una oferta de formación específica en la materia a abogados, jueces y defensores del pueblo.

Por su parte, las eurodiputadas socialistas Teresa Riera e Iratxe García Pérez celebraron en un comunicado conjunto las "muy importantes y trascendentales" recomendaciones emitidas por la Eurocámara a los Estados miembros para combatir la diferencia salarial y reclamaron nuevas políticas de igualdad para conciliar mejor la vida laboral, familiar y personal y la aplicación de las normas que ya protegen la igualdad salarial. Las eurodiputadas defienden celebrar cada 22 de febrero el Día por la Igualdad en la Retribución para visualizar "los avances y/o estancamientos" en el cumplimiento de este derecho.

Riera lamentó que "la actual brecha salarial en la UE" sea "una triste realidad, difícil de combatir" puesto que es "consecuencia de una discriminación indirecta sobre las mujeres". Además, criticó que sean las mujeres las que desempeñen frecuentemente un trabajo "más precario" y "a tiempo parcial". Por su parte, García Pérez denunció que una mujer, hoy por hoy, tenga que "trabajar 52 días más para poder obtener el mismo salario que un hombre", algo que consideró "inadmisible" en cualquier sociedad que se precie "moderna" y "del siglo XXI".

Por ello, subrayó que "hay que estar muy atentos a la Directiva Tiempo de Trabajo (todavía pendiente del visto bueno del pleno del Parlamento Europeo y que permite, según casos, jornadas laborales excepcionales de hasta 65 horas), ya que si la Europa más progresista y social no consigue sacar adelante sus propuestas, ésta Directiva será un retroceso para todo el mundo, pero sobre todo para los sectores más vulnerables --como son las mujeres-- a la hora de poder conciliar sus vidas con el trabajo".

Europa Press

 

 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]