Archivado en Noticias

CCOO Asepeyo

¿Qué pueden hacer las empresas para combatir el absentismo laboral?


Reclaman un cambio en la legislación que permita a las mutuas gestionar las bajas.



pdf
print
pmail

La falta de competitividad de la fábrica de componentes del automóvil Delphi, situada en la localidad gaditana de Puerto Real, motivó su cierre el pasado año. Detrás de esta circunstancia se esconden diversos factores, entre ellos un elevado índice de absentismo laboral, que alcanzó una media del 11%, cuando en el conjunto del sector rondaba el 4%.

 La ausencia prolongada en el puesto de trabajo es uno de los principales problemas de las empresas españolas, lo que a su vez redunda en un menor grado de productividad. En España, el absentismo se acerca al 6% y en algunos casos llega al 10%, mientras la media europea es del 3%. En épocas de crisis, como la actual, el sector empresarial se muestra especialmente sensible con este problema y exige el apoyo del Gobierno para combatirlo. El nuevo presidente del Instituto de Empresa Familiar (IEF), Simón Pedro Barceló, ha pedido al ministro de Economía, Pedro Solbes, que convoque a los empresarios con el objetivo de buscar medidas que frenen la prolongada ausencia en el trabajo. Entre otros cambios, piden una mayor presencia de las mutuas en una necesaria reorganización del sistema de incapacidad laboral. Hasta la fecha, algunas organizaciones han realizado diferentes propuestas para reducir el absentismo.


Mayores controles
En su Informe de productividad, el IEF propone la introducción de cláusulas que penalicen el absentismo en los convenios colectivos. Sugiere, asimismo, reducir en dos puntos la aportación a la Seguridad Social de las empresas que tengan niveles de absentismo inferiores al 1%. Su objetivo es incrementar el salario líquido del trabajador.

 Asimismo, solicita que las mutuas de trabajo se puedan encargar de financiar y gestionar las altas y bajas laborales para aquellas compañías con cifras superiores  al 3%. Además de descargar de trabajo a la Seguridad Social, permitiría a estas entidades una mayor corresponsabilidad entre las bajas que han de financiar y el control sobre el periodo de inicio y finalización de las mismas, explica Javier Quintana, director de Estudios de dicho instituto. No obstante, reconoce que no es fácil y que se trata de un proyecto a largo plazo, que requerirá largas negociaciones.

 


Colaboración
Esta reivindicación coincide con la del sector del automóvil. Según la patronal Anfac, el 80% del absentismo está amparado en bajas médicas injustificadas, por lo que ha propuesto al Gobierno la mejora de la gestión de la incapacidad temporal por parte de la Administración y que se facilite la participación de las empresas en la gestión de la misma. En este sentido, considera adecuado que los médicos de empresa y de las mutuas estén facultados para otorgar el alta y la baja médica. Solicita también una mayor colaboración entre la Seguridad Social, las mutuas y las empresas para reducir la duración de las bajas. Piden igualmente una reducción de los costes del empresario por las prestaciones de incapacidad laboral y por la cotización de trabajadores sustitutos.

 Este sector en uno de los más afectados por el absentismo. Anfac ha calculado que en 2007 se perdieron 6,7 millones de horas de trabajo, lo que supuso dejar de fabricar 272.000 vehículos, el 64% de la producción de una factoría con 8.000 trabajadores a dos turnos.

 


Motivar al trabajador
La falta de motivación y la insatisfacción laboral son algunas de las causas que provocan la ausencia en el puesto de trabajo, que con frecuencia tienen su origen en los problemas para conciliar la vida laboral y familiar,  en la poca flexibilidad horaria y en la insuficiente motivación en el lugar de trabajo.

 En este sentido, las empresas han de plantearse una reorganización del trabajo y racionalizar  la jornada. Así lo defiende la Comisión para la Racionalización de los Horarios Españoles que desde ayer y hasta hoy celebra en Tarragona su tercer congreso nacional.

 Su presidente, Ignacio Buqueras, ha explicado a este periódico que el objetivo es “cambiar la cultura del presentismo, que en mi opinión puede considerare incluso tercermundista, por la eficiencia". Recuerda que somos el país de Europa que más horas dedica al trabajo, pero "no es lo mismo que estar trabajando. La productividad no está en función de las horas trabajadas", añade.

 


Medidas impopulares
El presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, va más allá e insinúa medidas tan drásticas e impopulares como que los trabajadores cobren menos si faltan al trabajo. Asegura que en muchos países "el día que no trabajas cobras el 80% y cuando trabajas, el 100%". Además, plantea que, si los sindicatos no denuncian estas prácticas, al  menos no deberían defenderlas.

Carmen Porras

 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]