Archivado en Comunicados, Prevision Social

Fondo de Pensiones: preocupación y serenidad

LO QUE MENOS NECESITAMOS SON NERVIOS Y OPORTUNISMO


Nuestro plan de pensiones presenta coyunturalmente unas pérdidas teóricas que debemos relativizar, dentro de un sistema de previsión social complementaria cuya perspectiva temporal media supera los 20 años hasta la jubilación que, si consideramos el período de cobro de prestaciones, puede alcanzar los 35 años.


pdf
print
pmail

Nuestro fondo de pensiones no es ajeno a la evolución de los mercados, que está castigando con extrema dureza las carteras de inversión. La actual crisis estructural del sistema financiero produce situaciones hasta hace poco increíbles: participación de los Estados en las entidades; inyecciones de dinero público para salvar entidades mal gestionadas…

 

No sólo nos está penalizando la Renta Variable. La Renta Fija ha de ser valorada diariamente a precio de mercado por imperativo legal y también nos aporta coyunturalmente rentabilidad negativa. Esto es significativo, ya que hoy nos aporta rentabilidad negativa una cartera que a su vencimiento (menos de 4 años en media) tiene una TIR media en torno al 5%.

 

Nuestro plan de pensiones presenta coyunturalmente unas pérdidas teóricas que debemos relativizar, dentro de un sistema de previsión social complementaria cuya perspectiva temporal media supera los 20 años hasta la jubilación que, si consideramos el período de cobro de prestaciones, puede alcanzar los 35 años.

 

Quienes están próximos al cobro de prestaciones tienen total capacidad de actuación sobre su prestación, para definirla, anticiparla, diferirla, modificarla…Ello permite convertir una decisión puntual en algo que puede concretarse progresivamente, sin perjuicio relevante en el corto, medio y largo plazo; y que sitúa el horizonte de esa decisión en el plazo de 10-15 años, pudiendo adoptar el beneficiario cualquier decisión de cobro en cualquier momento.

Asistimos a comportamientos oportunistas, en ocasiones irresponsables, incluso por parte de quien, participando de las decisiones, pierden los nervios e intentan presentarse como ajenos a las mismas. Conviene que las cosas estén claras:

 

- Las decisiones estratégicas en materia de inversión, adoptadas en la Comisión de Control del Fondo de Pensiones, se han adoptado por unanimidad.

 

- La gestión de inversiones corresponde a la Entidad Gestora, dentro de los criterios generales establecidos por la Comisión de Control. Dicha gestión de inversiones, que si de algo puede tacharse hasta la fecha es de conservadora, ha padecido en los ejercicios 2007 y 2008 problemas que deben ser subsanados : gestión activa con mal resultado en 2007, error en la definición de la cartera para 2008 ...

 

- Las decisiones regidas por el pánico en esta materia tienden a consolidar pérdidas o renunciar a ganancias.

 

- CC.OO. y otros sindicatos defendemos que la regulación legal de los criterios de valoración de los planes de empleo se adapte a las características de los mismos y no se les imponga la obligación de valorar diariamente a precio de mercado los activos de renta fija que se mantengan hasta su vencimiento. Desgraciadamente hoy eso no es posible.

 

- La Comisión de Control del Plan está debatiendo las medidas a adoptar, dentro de su ámbito de actuación como órgano de supervisión y control. No es cierto que alguien protagonice propuestas que espera que los demás secunden. Se están valorando alternativas que tienen, como siempre, ventajas e inconvenientes. Entre otras, las siguientes medidas:

 

   * Abrir más el amplio abanico de decisión que ya tiene la Entidad gestora para determinar la asignación estratégica de activos de renta fija y renta variable.

   * Ampliar la diversificación de la cartera en inversiones alternativas a los mercados tradicionales: infraestructuras; vivienda de protección oficial; inversión en empresas no cotizadas …

 

   * Utilización de instrumentos de inversión externos y de las posibilidades legales de diferenciar políticas de inversión en razón de la edad de las personas. Estas alternativas son especialmente relevantes y pueden tener inconvenientes en su aplicación.  

 

Ninguna de estas medidas, fruto de la reflexión colectiva y no de la iniciativa personal o de alguna organización, están adoptadas. En el futuro pueden aprobarse o, simplemente, desecharse.

 

CC.OO., ACCAM y UGT estamos trabajando en la Comisión de Control desde el principio, de forma coordinada y consensuada; es necesario que siga siendo así. Que nadie levante la voz cuando las noticias son malas para hacer creer a los demás que nada tiene que ver con los problemas, porque lo que necesitamos los trabajadores de la Caja es rigor, serenidad y consenso para tomar en cada momento las mejores decisiones. Ese es el compromiso de CC.OO.

 

Madrid, 14 de octubre de 2008